Los millenials prefieren enfocar su vida a en decisiones que no involucren afectar su finanzas a largo plazo Foto: Archivo
Los millenials prefieren enfocar su vida a en decisiones que no involucren afectar su finanzas a largo plazo Foto: Archivo

Ya sabíamos que los millenials no tenían la misma actividad sexual frecuente que las generaciones pasadas, pero ahora nos enteramos que esto tiene una explicación económica, incluso un término en específico: "activo libre de riesgo", que encaja muy bien en las decisiones por las que se inclinan en torno a sus finanzas.

Por supuesto no es que los jóvenes sean economistas expertos o les hayan añadido esta materia desde el kínder (aunque deberían), sin embargo su estilo de vida y filosofía hace que intuyan que la estabilidad económica en sus vidas no está asegurada.

La economía financiera en el estudio del riesgo, abarca cómo medirlo y qué riesgos vale la pena tomar. La base de estas decisiones es un concepto llamado el "activo libre de riesgo". Es la seguridad que entregará su objetivo con el menor riesgo posible.

Los activos libres de riesgo tienden a ser costosos, en términos de la oportunidad perdida para obtener mayores rendimientos. Por ejemplo, una cuenta de ahorros no paga mucho interés, pero usted renuncia a la posibilidad de rendimientos más altos a cambio de una mayor seguridad y certeza.

Saben el riesgo que implica el compromiso a largo plazo de una familia o relaciones personales a largo plazo, lo que en determinado momento destinaría sus prioridades en recursos económicos Foto: Archivo
Saben el riesgo que implica el compromiso a largo plazo de una familia o relaciones personales a largo plazo, lo que en determinado momento destinaría sus prioridades en recursos económicos Foto: Archivo

El precio de un activo libre de riesgo es la base de todas las decisiones: determina cuánto riesgo tomamos, como explica la economista Allison Scharager en su nuevo libro, Un economista entra en un burdel: Y otros lugares inesperados para entender el riesgo.

Por ejemplo, si una cuenta de ahorros ofrece un rendimiento del 8% ajustado a la inflación, hay menos necesidad de tomar un riesgo e invertir en acciones. Por el contrario, si la mejor tasa de oferta de una cuenta de ahorro es el 1%, entonces el rendimiento potencial de comprar acciones, a pesar del riesgo, parece más atractivo.

Entonces, ¿qué tiene esto que ver con los millennials sin sexo?

Las relaciones son arriesgadas. Puede encontrar un cumplimiento profundo, o ser rechazado. Una relación casual puede volverse desagradable, la otra persona puede estar demasiado apegada, usted puede estar demasiado apegado y podría haber una ruptura desordenada.

Ir a una primera cita puede ser incómodo, incómodo, maravilloso o cualquier otra cosa. Hay evidencia de que los millennials pueden estar menos inclinados a tomar estos riesgos. A pesar de la tecnología que les permite conocer a más personas son más cautos para casarse o tener relaciones a largo plazo. Todo esto resulta en menos sexo, describió la economista en el portal Quartz .

Los Millennials son los grandes consumidores el siglo XXI (iStock)
Los Millennials son los grandes consumidores el siglo XXI (iStock)

Algunos comentaristas y economistas especulan que los millennials son más reacios al riesgo que las generaciones anteriores. Esto es difícil de generalizar. Pero una cosa que diferencia a los millennials de las generaciones anteriores es que se benefician de una mayor devolución sin riesgo de no salir de la casa.

Cuando la televisión era aburrida y los videojuegos eran rudimentarios, tenías que salir al mundo real para el mejor entretenimiento y estimulación, tanto buenos como malos. No más. Ahora todos pueden vivir lo que se siente como una vida entretenida sin correr el riesgo de salir de casa. Es casi seguro que los prestigiosos programas de televisión de prestigio o los videojuegos inmersivos sean una velada agradable: Tinder no ofrece tales promesas.

Pero al igual que evitar el riesgo en cualquier otro mercado, los beneficios son limitados. Tomar riesgos es la forma en que obtenemos más de la vida y avanzamos. Una tarde con Netflix puede sentirse bien en el momento, pero la falta de interacción social puede contribuir a la soledad y la ansiedad .

¿Qué quieren los millenials?

Podría decirse que los millennials buscan un socio que pueda satisfacer todas sus necesidades: alguien del mismo estatus financiero, un socio erótico, un mejor amigo y, algún día, un fuerte padre o madre de familia. Y aunque esta pueda parecer una tarea difícil saben que hay muchos peces en el mar (o en las aplicaciones de citas) que cumplirían con sus estándares.

Se trata de buscar el amor verdadero, pero seguir siendo independientes. Los millennials quieren estar juntos, pero, al mismo tiempo, perseguir sus objetivos profesionales individuales, mantener viejas y nuevas amistades y seguir disfrutando de sus pasatiempos. Alcanzarán el éxito como pareja solo después de haber alcanzado su éxito individual.

"En ellos el deseo no está influido por la presión social, por el contrario, valoran y defienden el deseo sexual personal. Los modos de amar dan prioridad a la comunicación virtual, así como a compartir gustos o afinidades por ciertos temas", indicó en diálogo con Infobae Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo.

Para Ghedin, es posible que en estos últimos tiempos los millennials afronten las responsabilidades con un saber más congruente con lo que quieren. "Muchos de ellos saben que, pasado el tiempo, tendrán que asumir responsabilidades adultas para mantenerse a tono con un sistema de relaciones y de valoración social. Sin embargo, la idea de responsabilidad ha cambiado para dar lugar al deseo personal: '¿Realmente quiero hacer esto?'", aseguró.

En el plano sexual es donde más se ve su mirada personal sobre las relaciones y el amor. Para el experto, los jóvenes del mundo de hoy están más dispuestos a los contactos diversos, se dejan llevar por el deseo, las ganas y la inquietud por saber qué pasa con sus capacidades para seducir y visibilizar sus cuerpos, sin embargo piensan dos veces antes de aventurarse a crear una familia o tomar decisiones que los mantengan en ese estatus por mucho tiempo.