Como los espacios urbanos y arquitectónicos son vectores de la revolución cibernética

Gabriel Périès, experto en ciudades inteligentes, pasó por Buenos Aires y habló de los espacios urbanos que crecerán en el futuro y cómo deberán conectarse para albergar a cada vez más humanos
Gabriel Périès es doctor en Ciencia Política y en Ciencias de la Información y de la Comunicación. Y experto en ciudades inteligentes

El dato pronóstico brindado por la Organización de las Naciones Unidas nos involucra a todos. En 2050 seremos 10.000 millones de habitantes en la Tierra. Y el 75 % de los humanos viviremos en las grandes ciudades.

Por eso, expertos en habitabilidad y diseño de ciudades inteligentes intentan responder cómo se organiza el espacio vigente hoy de cara al futuro para albergar a tanta población.

Uno de los expertos que analiza este tema en profundidad es el profesor franco argentino Gabriel Périès, doctor en Ciencia Política y en Ciencias de la Información y de la Comunicación (Universidad Paris I Pantéon Sorbonne).

La conectividad de las ciudades del futuro es uno de los puntos críticos analizados por expertos (Getty Images)

Durante su paso por Buenos Aires, en el marco de una conferencia magistral brindada en la Universidad del Salvador (USAL), el investigador en el equipo de "Etica, Tecnologías, Humanos, Organizaciones y Sociedad" ETHOS del Instituto Mines-Télécom – Business School, habló con Infobae en exclusiva sobre cómo se debe concebir el planeamiento de las ciudades de cara a la nueva era tecnológica que ya nos atraviesa y también teniendo en cuenta el exponencial crecimiento poblacional en las urbes.

El propósito de su visita fue presentar un tema de investigación transdiciplinaria como el nombrado, articulando la ciencia política con los elementos de la arquitectura heredada del gran arquitecto Charles-Édouard Jeanneret-Gris, más conocido a partir de la década de 1920​ como Le Corbusier, y de las ciencias del ingeniero al nivel urbano, cuestionando de esa manera el concepto de ciudad inteligente o de smart city.

"Se trata de proponer una aproximación metodológica de lo que representa esta transformación del espacio urbano dentro del marco de lo que llamamos la revolución cibernética", precisó Périès. Y agregó que esto es una aproximación enriquecida del tema desde un punto de vista metodológico sobre la base del estudio de dos problemáticas específicas que integran las relaciones existentes entre el orden social y la ciudad dentro de su proyección arquitectónica y urbanística a la manera del gran Le Corbusier.

El dilema de la observación en las grandes ciudades se cuestiona a medida que crecen y avanzan

Périès observa el cuestionamiento que se realiza a la gobernanza global de este dispositivo – en el sentido foucaultiano – al nivel urbano y ver cómo se articula esta nueva estructura para supuestamente definir un sistema moderno y normativo tanto a nivel urbano como global hacia lo que constituye y constituirá en un futuro próximo un espacio de socialización planetario hoy en plena mutación: el espacio urbano que tendría que integrar más de 75% de la población mundial dentro de 25-30 años segun la ONU.

Los conceptos de arquitectura y urbanismo están presentes en varios ámbitos sociales, incluído el empresarial también. Allí, ejemplifica, que se toma como modelo el flujo del espacio urbano para organizar el propio espacio, es decir el empresarial. "El reto para ello será determinar cómo circula en forma más eficiente la información dentro de su espacio", indicó el experto autor junto con el investigador David Servenay del libro "Una Guerra Negra: Investigación Sobre Los Orígenes Del Genocidio Ruandés (1959-1994)".

"La arquitectura también está en el saber técnico del ingeniero informático especializado en redes. Él piensa los componentes técnicos necesarios. Para determinar esto, muchos se basan en las grandes enseñanzas del gran maestro aquitecto Le Corbusier y su tratado de "El Orden", en donde determinó hace 100 años que el modelo del orden es el de la línea recta en contraposición con el circular para la organización del espacio urbano", afirmó el especialista.

Périès pasó por Buenos Aires, en el marco de una conferencia magistral brindada en la Universidad del Salvador (USAL)

Es un concepto recogido de las transformaciones que tuvo París durante el Segundo Imperio respecto a la modernización del conjunto de la capital francesa llevada a cabo de 1852 a 1870 por Napoleón III y el barón Georges Haussmann.

El proyecto cubrió todos los dominios del urbanismo, tanto en el corazón de París, como en los barrios periféricos: calles y bulevares, reglamentación de las fachadas, espacios verdes, mobiliario urbano, redes de alcantarillado y abastecimiento de agua, equipamientos y monumentos públicos.

Fuertemente criticada por algunos de sus contemporáneos por su enorme costo y por haber reducido la mezcla social, olvidada durante una parte del siglo XX y después rehabilitada por el descrédito del urbanismo de la posguerra, esos trabajos condicionaron para siempre el uso diario de la ciudad por sus habitantes. Sentaron el fundamento de la imagen popular de la capital francesa en el mundo, superponiendo al Viejo París y a sus callejas pintorescas un París moderno hecho de anchos bulevares y plazas despejadas.

"Durante la Revolución Industrial llegaron a Francia miles de personas de regiones vecinas, que no hablaban francés y buscaban trabajo, alimentación, educación y salud para ellos y sus familias. Frente a esta llegada masiva de población extranjera, también se crearon movimientos sociales que derivaron en las revoluciones de 1830 y 1848. Inclusive la revolución de la comuna de París en 1871", recordó Périès.

Y agregó: "Por ello, Haussmann reorganiza la ciudad parisina para poder desplazar en forma más veloz las fuerzas policiales a caballo y también para poder disparar en línea recta y desarticular cualquier manifestación callejera. La respuesta a nivel urbano fue la barricada construida con adoquines".

Este autor cuestiona el reto de la integración dentro del espacio urbano con las nuevas tecnologías y la cibernética. Plantea interrogantes de cómo se va a organizar la ciudad para la avalancha informática del futuro. Cómo las cámaras de seguridad integran los espacios comunes que se pueden observar.

Para finalizar, Périès afirma que quienes estudian a la sociedad hoy, buscan tratar de determinar los componentes instituyentes y colectivos de esta dimensión global como individual dentro del contexto social de la emergencia de lo que se llama la smart city o la « ciudad interactiva » y el « e-ciudadano ».

"Aparece entonces el cuestionamiento de las dimensiones sociales, manageriales y técnicas del concepto de ciudad inteligente planteando el análisis de las polisémicas nociones de arquitectura y de urbanización proyectadas dentro de los espacios de la ingeniería, de la gestíon de los sistemas de información empresariales relacionados con la seguridad dentro de la ciudad y de sus ecosistemas. De su gobernanza, pues", precisa.

Y concluye: "También se trata de proponer un examen de las relaciones que establecen hoy las TIC dentro del espacio urbano, y la problemática de la seguridad por un lado y, por otra parte, cómo los conceptos de urbanismo, de arquitectura y de gobernanza de los sistemas de información estructuran un orden específico dentro del marco empresarial que viene a su vez orientar la reorganización de los espacios sociales y urbanos — los ecosistemas — dentro de los cual evoluciona el ciudadano, construyendo el individuo conectado de la revolución ciber".

SEGUÍ LEYENDO: