Investigadores prueban cemento que cargaría autos eléctricos mientras se conduce

El cemento magnetizado permitiría largos recorridos para vehículos pesados mientras se van cargando.

Los carros que usen esta carretera no tendrían necesidad de usar puntos de carga durante el recorrido. (Foto: REUTERS/Mark Blinch)
Los carros que usen esta carretera no tendrían necesidad de usar puntos de carga durante el recorrido. (Foto: REUTERS/Mark Blinch)

Toda una carretera que permitirá que los carros eléctricos que la usen se carguen mientras la atraviesan, esa es la nueva invención que podría aumentar el número de beneficios detrás de estos carros verdes.

Una carretera que cargará los carros eléctricos está en preparaciones en Estados Unidos, así lo anunció el Departamento de Transporte de Indiana. Esta invención estaría siendo apoyada por la Fundación Nacional de Ciencia (NSF por sus siglas en inglés) junto a la Universidad Purdue y contaría con la colaboración de la compañía alemana Magment para el desarrollo del proyecto.

La idea detrás de este nuevo tipo de carretera funcionaría bajo la base de un nuevo tipo especializado de cemento creado con partículas magnetizadas incrustadas en la superficie, las cuales podrían proporcionar una carga rápida y eficiente para los vehículos electrónicos mientras avanzan sobre esa ruta en específico.

Como parte del anuncio, Magment afirmó que este tipo de carretera ofrece “una eficiencia de transmisión inalámbrica sin precedentes” y que tendrá un costo estimado equivalente al de la construcción e instalación de una carretera estándar. Además, destacaron que el material será “robusto y a prueba de vandalismo”, lo que tendrá que confirmarse cuando llegue su etapa de uso práctico.

La iniciativa contará con un tiempo de investigación dividido en tres distintas fases, las cuales irán desde experimentos en laboratorio para probar el funcionamiento del cemento magnetizado hasta la elaboración de un tramo con el material especializado en el equivalente a aproximadamente unos 400 metros a lo largo de la carretera.

Según indicó el Departamento de Transporte, la idea de la última etapa de prueba es confirmar “la capacidad del innovador material para cargar camiones eléctricos pesados a alta potencia”. La cantidad de carga que se espera conseguir en la práctica sería de aproximadamente unos 200 kilovatios y más en lo posible.

Uno de los puntos más llamativos de este proyecto es la posibilidad de ofrecer una alternativa ecológica que a su vez permita largos recorridos entre ciudades. De forma tal que los conductores de autos eléctricos tendrían una ventaja especial a la hora de usar estas carreteras que se vería no solamente en la carga del vehículo, también en el ahorro conseguido por seguir ese recorrido.

Dado el caso que se llegue hasta las últimas fases de prueba y sean un éxito, esta tecnología será aplicada a un segmento entero de la carretera interestatal pública en Indiana. También es posible que, dependiendo de la recepción que acoja en la región, la iniciativa pueda expandirse a más lugares con alta población usuaria de automóviles eléctricos.

SEGUIR LEYENDO: