En 2018, Margaret Dawson fue distinguida por su rol en los negocios en el marco de los Premios para Mujeres en Tecnología en Estados Unidos; y en 2016 obtuvo el prestigioso Stevie Business Award, también por sus logros en el mundo IT.
En 2018, Margaret Dawson fue distinguida por su rol en los negocios en el marco de los Premios para Mujeres en Tecnología en Estados Unidos; y en 2016 obtuvo el prestigioso Stevie Business Award, también por sus logros en el mundo IT.

Margaret Dawson tiene una vasta trayectoria en el mundo de la tecnología y los negocios. Hizo su propia startup, dio sus primeros pasos en la industria automotriz y pasó por grandes compañías: fue parte de Amazon, HP, Microsoft; y en la actualidad se desempeña como vicepresidenta global de Marketing de Red Hat.

El año pasado fue distinguida por su rol en los negocios en el marco de los Premios para Mujeres en Tecnología en Estados Unidos; y en 2016 obtuvo el prestigioso Stevie Business Award. Dawson vive en Estados Unidos, estudió Comunicación y se desempeñó como periodista hasta que pasó al mundo de la comunicación corporativa para luego dedicarse al Marketing. Fue creciendo y adquiriendo diferentes roles gerenciales.

En la actualidad, además de estar abocada a su trabajo corporativo, se dedica a realizará mentorías especialmente para mujeres en tecnología. Estuvo de visita en el país donde participó de una serie de eventos de liderazgo vinculados al universo IT y los negocios, entre ellos uno organizado por la fundación Voces vitales, una entidad abocada a promover el liderazgo de mujeres en ámbitos políticos y empresariales.

Infobae entrevistó a Dawson para hablar sobre su visión sobre liderazgo y gestión: ¿qué se necesita para ser un buen líder? ¿Cómo se logra construir una cultura empresarial que propicie el compromiso y la confianza dentro de una organización? Ésos fueron algunos de los temas de la charla, donde también compartió su visión sobre el feminismo.

-¿Sabía que en la historia hay una Margert Dawson que es considera una de las “madres fundadoras” de Australia?

-Sí, era una convicta.

-¿Eran parientes?

-No. Bueno, no lo sé. Pero diría que todos los Dawson eran ingleses o irlandeses, así que diría que todos éramos convictos, no me sorprendería (risas) Porque no sé si sabés, pero la primera colonia penal fue en Estados Unidos. Pero luego los colonos se enojaron así que buscaron otro lugar para mandar los barcos con los convictos que habían robado, pan, dinero y estaban luchando por la independencia. Muchos de los prisioneros irlandeses estaban peleando por la independencia, y los ponían en un barco y los mandaban a Australia o Estados Unidos. Ella estuvo en uno de esos barcos.

-Exacto y fue pareja de un cirujano, William Balmain, con quien tuvo hijos. Me pareció interesantes que haya sido una de las mujeres fundadoras de Australia y que quizás estuvieran vinculadas.

-No lo sé, pero es curioso, porque siempre me la nombran y es así: tecnología o convictos. Uno de los dos temas. (risas)

-¿Se definiría como feminista?

-Sí

-¿Por qué?

-Porque feminismo significa que estás a favor de las mujeres, eso es lo que significa. Si leés la definición de feminismo significa que apoyás a las mujeres pero agregaría que realmente soy 100% feminista y que también son humanista porque apoyo a los humanos. Y creo que el feminismo y ser feminista ha tomado una connotación negativa sin ningún motivo. Creo que debemos estar orgullosa de ser feministas y quiere decir que quiero brindar apoyo a otras mujeres.

Margaret Dawson estuvo de visita en el país donde participó de una serie de eventos de liderazgo vinculados al universo IT y los negocios.
Margaret Dawson estuvo de visita en el país donde participó de una serie de eventos de liderazgo vinculados al universo IT y los negocios.

-¿El feminismo tiene una connotación negativa desde qué perspectiva?

-Creo que pasó porque mucha gente piensa “Oh, las mujeres quieren dominar el mundo”. En los años 70 el feminismo se asociaba al radicalismo: quemar el corpiño, todas esas cosas pero en la base, no debemos tener miedo a adherirnos al feminismo. Conozco muchos hombres que son feministas y tuve el placer de trabajar con ellos.

-También hay muchas mujeres que son machistas

-Eso es verdad. El género no evita que seas sexista o machista, es un buen punto.

-Estuve leyendo un libro que se llama Feminismo para el 99%, escrito por tres mujeres activistas del Paro Internacional de Mujeres. ¿Lo leyó?

-No lo leí

-Es interesante. Su visión es que para ser feminista hay que cuestionar las base del capitalismo porque, en su perspectiva, las desigualdades, en todas sus formas, están inscriptas en el ADN del sistema. Cuando hablan de feminismo hacen referencia a desigualdades económicas, raciales, y de todo tipo.

-No lo leí, pero pienso que si el punto es pensar cómo darle a todas las mujeres la mismas oportunidades, estoy de acuerdo con eso. Porque pienso que tiene que ver con partir de la misma base, tener las mismas oportunidades, recibir el mismo salario sin importar si sos hombre o mujer. En todas partes del mundo, es algo simple. Recuerdo la historia de esta mujer que comenzó una campaña para obtener agua potable para pequeños pueblos en África porque se dio cuenta de que si no tenían que ir al río a buscar agua, que era un trabajo que hacían las mujeres, entonces esas mujeres tendrían tiempo para ir al colegio. Y al estudiar, las mujeres tenían más oportunidades, y el dinero volvía al pueblo. Se inició un ciclo que comenzó con algo simple como llevar agua potable a los pueblos para darles oportunidades. Antes ellas pasaban todo el día con un jarrón en la cabeza yendo y viniendo al río para obtener agua limpia. Tenemos que asegurarnos de que todas las mujeres del mundo tengan oportunidades, puedan salir adelante, ser exitosas, con eso estoy de acuerdo.

-¿Cree que los gobiernos deberían ayudar a que se igualen las condiciones?

-Creo que no deberían entrometerse. Siempre está esa división entre cuánto debe quedar en manos del estado y cuánto debe dejar en manos de la sociedad para que se haga lo correcto. Creo que si el gobierno está creando políticas que impiden que las mujeres obtengan esas oportunidades, entonces eso es un problema. Pero no creo que el estado deba involucrarse demasiado. Las mujeres deben votar y tener todos los derechos. Eso es un elemento político, solo hemos tenido el derecho a votar por 100 años y desde hace menos tiempo todavía aquí. Así que si hablamos de derechos básicos sobre los cuales el gobierno debe legislar, entonces sí. Pero asumiendo que está eso eso, que está la igualdad política, creo que desde la perspectiva de negocios o de tecnología, el gobierno no debería ordenar algo. Aunque ahora que lo digo, no lo sé, porque en Suecia, por ejemplo, el gobierno estableció que cualquier empresa pública debía tener un 50% de mujeres en sus juntas directivas y eso está haciendo una gran diferencia en esas compañías: tienen mejores resultados financieros. Así que, creo que es una pregunta difícil. Porque no soy una persona que cree que el gobierno debe legislar y controlar todo. Tiene que haber una capacidad de mercado libre. Soy capitalista, pero también soy una capitalista con un costado social y liberal. No creo que podríamos hacer mucho, filantrópicamente, si no tuviéramos dinero a través del capitalismo. Y creo que la economía de libre mercado funciona, y a veces lo que pasa es que el gobierno se involucra en alguno de los dos lados y desequilibra el equilibrio y cómo funciona. Así que cuando se trata del feminismo o los derechos de las mujeres, la mayoría de las veces quisiera que no fuera un obstáculo. En Estados Unidos todavía tenemos el debate sobre el aborto. ¿Por qué el gobierno habla de eso? No es un asunto de ellos. Es mi cuerpo.

Dawson suele compartir su experiencia en el mundo IT por medio de charlas y mentorías.
Dawson suele compartir su experiencia en el mundo IT por medio de charlas y mentorías.


-Pero el gobierno también es responsable de legislar, tiene que haber leyes que habilitan o no determinadas cosas. Hay una estructura, se legisla y así se reconocen los derechos. Somos partes del gobierno, elegimos a los que están en funciones así que el gobierno es una representación de la sociedad.

-Sí, en una democracia, aunque no todos lo tiene. Estas son preguntas muy complicadas y creo que todos tienen derecho a hacer sus propias decisiones. Así que ése es mi punto: ¿puede el gobierno establecer reglas legales básicas para que las personas puedan tomar decisiones libremente que son buenas para vos, ya sea que seas mujer, hombre, binario, o transgénero? Creo que ése el desafío. Porque ¿cuál es esa base, cuánta es suficiente legislación para asegurar esas libertades, para que te sientas seguro para hacer eso?

-Estudió comunicación, comenzó trabajando como periodista, ahora es parte de una compañía, y se abocó a la tecnología. ¿Cómo fue ese trayecto?

-Por un lado descubrí que me encantaba la tecnología, que era algo que no sabía. La tecnología, en muchas cosas, es similar a como me sentía con los autos. Cuando trabajás en la industria automotriz, podés levantar el capot, ver cómo funciona algo y en una industria dominada por los hombres y en tecnología ocurre lo mismo. Quería poder levantar el capot y entender: ¿por qué lo hiciste de este modo? ¿cómo funciona? ¿cómo lo creaste? Solía reunirme con ingenieros o tecnólogos cuando era periodista y me encontraba tratando de querer entender algo más que el negocio. Quería entender “¿cómo pensaste esta idea o cómo sabías que los semiconductores iban a ser cada vez más pequeños? o ¿cómo hiciste la arquitectura de esta microprocesador?”. Quería entender qué había en sus cabezas y cómo llegaban a hacer esos circuitos. Y pensaba que yo podía hacer eso: yo entiendo esto y cuanto más preguntaba y hacía preguntas entendía por qué estaba ocurriendo eso. Lo que hice fue tomar mi formación en comunicación, la escritura, la capacidad de contar historias y adapté eso a la tecnología. Así que empecé en comunicación porque ésa era una base para ser periodista y luego Relaciones Públicas, donde trabajaba con periodistas y al haber estado del otro lado, podía llevar ese valor a la compañía y decir: “cuando hables con este periodista no le des una porquería de marketing, contales lo que les está pasando”, porque algunos hablan con periodistas y les dan mensajes de posicionamiento.

-Sí, o tratan de venderte un producto.

-Sí, o tratan de venderte un producto entonces, volveré a ese punto. Luego así fue como comencé y luego tuve la oportunidad de desempeñar roles más técnicos: gestión de producto, jefa de marketing cuanto más aprendía cuanto más me involucraba con la tecnología, más investigaba y mejor me iba. La parte de contar historias la usé cuando empecé a hacer más presentaciones. Siempre sentí, tanto cuando era periodista como ahora, que mi rol no consistía en venderte nada. Y si alguna vez me escuchás hablar, incluso en una conferencia de tecnología, nunca hablo de nuestros productos, porque siento que para hablar de productos, pueden charlar conmigo después, pueden venir al stand, si estamos en un show. Mi trabajo es, con suerte, otorgarles diferentes ideas, perspectivas o compartir lo que he aprendido y ver si eso los ha ayudado. Cuando era periodista pensaba que podía enseñarle al mundo más sobre Taiwán, la industria, negocios, la economía en China y ayudar a alguien a pensar cosas de otra manera. Lo mismo ahora: si puedo ayudar a alguien a entender la computación en la nube, la estrategia, cómo se usa, o brindarles una forma diferente de pensar su arquitectura, o si necesitan preocuparse sobre seguridad en los datos, lo que sea. Se trata de compartir visiones, historias. Y esto es lo que yo he aprendido: probablemente vos tuviste tus experiencia, dejame mostrarte mi perspectiva, hagamos preguntas y pensemos de manera diferente.

-¿Alguna vez pensó en estudiar ingeniería o hacer algo más técnico?

-Sí, de hecho no escribo código desde que estaba en la universidad. Lo hice durante un tiempo corto, pero es curioso que menciones eso porque hace unos días le estaba diciendo a mi esposo que quería volver a escribir código porque es como que casi lo hago: lo entiendo, hablo con desarrolladores todo el tiempo y cada vez que llego a ese punto donde siento que no tengo comprensión total sobre lo que está haciendo alguien tengo que ir a hacerlo.

-¿Qué habilidades cree que se requerirán, dentro del mundo de la tecnología en los próximos 5 o 10 años?

-Uno es expertos en ciencia de datos y desarrolladores. Si podés escribir código y entender la lógica relacionada con esto podrás obtener un trabajo en cualquier lugar. No tenemos suficientes desarrolladores hoy en día y cada compañía está tratando de hacer aplicaciones y usarlas para tener ventaja competitiva. Hubo una época en que se tercerizaba el desarrollo de apps pero todo se está haciendo otra vez en las empresas. Y las apps que creás y usás en el negocio se basan en el cliente y se logra una ventaja competitiva. Se necesitan desarrolladores para Google, Facebook o bancos. Todos actúan como empresas de tecnología. Además, la ciencia de datos: seguridad, gestión, todo lo que tiene que ver con dato es vital. No hay suficientes científicos de datos. Y por último: habilidades de liderazgo. No tenemos buenos líderes.

La industria tecnológica necesita expertos en ciencia de datos y desarrolladores (Shutterstock)
La industria tecnológica necesita expertos en ciencia de datos y desarrolladores (Shutterstock)

-Usted es coach y hace poco recibió un premio por sus dotes como líder, así que le pregunto: ¿qué se necesita para ser un buen líder?

-Tengo mucha teorías al respecto, pienso mucho sobre este tema. En mi opinión hay muchas característica que hacen a un buen líder y el truco es saber cuándo usar cada una de ellas. En algunos casos se trata de saber qué se espera. En algunos casos habrá que ser operativo, ver cómo se lleva el negocio. Un buen líder también tiene que inspirar a otros a que lo sigan, que crean en su visión, hay que inspirar. También hay que tener empatía. Me costó entender qué es esto último: se trata de esa habilidad para ser compasivo con la gente, entender lo que atraviesan, relacionarse con ellos. Eso es muy importante y a veces no se tiene en cuenta. Después hay cosas en el medio: entender la métrica, ese costado del negocio, ser un constructor. Los grandes líderes construyen cosas, saben cuándo empujar para llevar el negocio a otro nivel o quedarse donde están. La mayoría de los líderes que veo tienen una o dos características en vez de 6 o 7, o se focalizan mucho en una parte e ignoran las otras.Y avanzan porque son muy buenos en un aspecto que hace al liderazgo que usualmente es “logra hacer cosas” y pierden la parte compasiva, la excelencia operativa, la capacidad de inspirar a la gente. O a veces hay CEOs que son muy inspiradores pero no están llevando el negocio.

-En las empresas de tecnología a veces se dice que piensan mucho en cómo inspirar a sus empleados

-Lo cual es bueno, si hay una buena red abajo. Lo que noté es que cuando crecés en el liderazgo se aprende lo que necesitás tener alrededor tuyo. Si tenés conciencia de vos mismo sabes qué tipo de gente y habilidades necesitás alrededor para que le vaya bien a la compañía.

-En lo que se refiere a la cultura corporativa, ¿a la hora de trabajar es mejor hacerlo teniendo en cuenta objetivos o focalizando en la cantidad de horas que pasa el empleado en la oficina? ¿Conviene que haya flexibilidad?

-Honestamente, creo que lo más importante es tener una visión: cuál es el destino al que vamos, en qué creemos todos. Comenzamos con la visión: que la gente tenga un objetivo común, un destino común hacia donde ir. Ése es el comienzo. También es importante que todos sepan cómo se define el éxito: métricas, formas de definir el éxito. Luego la forma en que la gente llega ahí debe ser flexible. Si eres mi empleado y tenemos estilos muy diferentes lo que digo es: acordemos cuáles son tus prioridades y acordemos cómo se define el éxito. Vas a lograr estas tres cosas y el éxito se definirá de este modo. ¿Cómo llegás ahí? Lo tenés que identificar vos y si tenés un problema, me podés venir a preguntar. Pero hay managers que dejan asentado cada uno de los pasos del proceso. Eso es micromanagement. Ya sea a nivel micro o macro: establezcan el destino, la visión, lo que se considera éxito, pónganse de acuerdo y luego que la gente llegue a ese destino como ellos quieran. Y luego vayan monitoreando si se llega al objetivo. La respuesta es: dejá que lo hagan a su modo. Eso quiere decir que puedan trabajar desde su casa o que se vayan a la 3 de la tarde para retirar a sus hijos colegio y luego vuelvan a conectarse a las 8 PM, o que necesiten un escritorio para trabajar parados. Que hagan lo que resulte natural para ellos y los ayude a trabajar y focalizarse en la producción o las métricas para determinar el éxito. Muchas veces las compañías determinan el cómo pero no el qué.

-Y eso puede tener un impacto negativo

-Sí, pero requiere confianza. Voy a confiar que vas a hacer el trabajo que se requiere hacer aunque no te vea hacerlo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: