Ahora las aplicaciones tienen que informar claramente de los costos de sus suscripciones a los usuarios (Foto: Reuters)
Ahora las aplicaciones tienen que informar claramente de los costos de sus suscripciones a los usuarios (Foto: Reuters)

Más de 5% cayeron las acciones de Apple luego de que jueces de la Suprema Corte de Estados Unidos tomaran la decisión de permitir que los consumidores demanden a la compañía por prácticas de monopolio en el mercado de las aplicaciones para iPhone.

En una decisión de 5 a 4, los jueces confirmaron lo anteriormente avalado por un tribunal inferior que hacía posible la demanda colectiva de usuarios que se quejan de Apple, por obligarlos a pagar en exceso por aplicaciones, amparados con prácticas que violan la ley antimonopolio.

Y es que los 4 demandantes se quejaron de que la compañía con sede en Cupertino, California, exija que las apps se vendan en su App Store, con una comisión del 30% por cada compra.

Apple argumentó que solo actuaba como un agente para los desarrolladores de las aplicaciones, bajo sus propios precios, pero con una comisión para Apple.

También establecieron que permitir que la demanda procediera amenazaría al e-commerce. Consideraban que los usuarios no podían demandarlos y que debían dirigir sus quejas contra los que fijan los precios minoristas de las apps.

(Reuters)
(Reuters)

Sin embargo, los usuarios de iPhone responsabilizan a Apple cuando se trata de los pagos por las aplicaciones, y no a un desarrollador; dijeron que fueron víctimas directas de los recargos.

Uno de los jueces explicó: "Dejar a los consumidores a merced de minoristas monopolísticos simplemente porque los proveedores en el otro extremo también podrían demandar a los minoristas, contradiría directamente el objetivo de la aplicación eficaz de la ley privada en casos de competencia".

La demanda colectiva data de 2011 por supuestas prácticas de monopolio, bajo acusaciones contra Apple de violar las leyes federales.

Un juez de Oakland, California, había desestimado el proceso, pero un tribunal de apelaciones dio la razón a los demandantes, pues consideró que Apple es la vendedora directa de las aplicaciones a través de su App Store.

El caso podrá ser juzgado por los tribunales, y sentará las bases para futuras quejas de usuarios de Apple.