Run Run tiene enfermedades producto de contacto con perros sin vacunar: Se contagió tras su paso por Comas

El zorro andino dejará el Parque de las Leyendas y continuará su cuarentena en otro centro especializado.

Foto: Composición.
Foto: Composición.

Run Run, el zorro andino más famoso de todo el Perú, dejó el Parque de las Leyendas para continuar su cuarentena en otro centro especializado. El Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) informó a la población que el animal padece de enfermedades infecciosas, ya que fue contagiado por perros sin vacunas.

De acuerdo a un comunicado, Serfor indicó que, tras la captura de Run Run, el pasado 8 de noviembre, se le han practicado distintos exámenes clínicos para determinar su estado de salud.

“En base a los análisis veterinarios, se ha determinado que Run Run no solo estaría bajo de peso, debido a una dieta inadecuada ante de ser rescatado en Comas, sino que también adolece enfermedades infecciosas adquiridas a causa de su convivencia con canes sin vacunar, lo cual pone en riesgo su salud”, manifestaron.

Asimismo, argumentaron que, debido a su pasado doméstico y a las enfermedades encontradas, por el momento es inviable su reinserción en un ambiente natural. “Es un individuo con alto riesgo de transmitir enfermedades a las poblaciones de animales silvestres con las que podría interactuar”, explica el comunicado.

“A solicitud del Parque de las Leyendas y con el fin de salvaguardar el buen estado sanitario de los especímenes albergados en dicho zoológico, se ha dispuesto su traslado a otro centro de cría temporal, donde pueda continuar con su tratamiento –en estado de cuarentena-, a fin de que pueda recuperarse adecuadamente”, continúa la misiva.

Cabe recordar que el caso de Run Run se hizo conocido tras la denuncia pública de la señora Maribel Sotelo, quien lo compró por S/50 en el Centro de Lima como si se tratara de un perro, según lo que le había comentado el vendedor.

Tras tenerlo un tiempo en casa, el animalito comenzó a tener un comportamiento extraño, pues era un zorro andino (Lycalopex culpaeus), hasta que escapó. Ante ello, los vecinos del vecindario Sol Naciente de Comas se quejaron de que se metía a sus corrales y se comía a las gallinas que criaban. Aunque jugaba con los niños y con otros animales, no podía quedarse libre por la zona.

La historia del zorrito dio vueltas en todo el mundo. Han contado el caso periodistas de TV Azteca y Milenio (México), el medio italiano La Stampa y el medio británico Sky News. También se reportó su historia en el diario neerlandés De Telegraaf y Daily Sabah de Turquía. El nombre de Run Run llegó hasta TVB News de China.

BATALLA LEGAL DE RUN RUN

Hace unos días, el Instituto Peruano de Asesoría Legal del Medio Ambiente y Biodiversidad (Ipalema) presentó una demanda de amparo contra Serfor y la Municipalidad de Lima (MML) –que administra el Parque de las Leyendas– ante el Juzgado Constitucional de Lima.

La presidenta de esta organización, la abogada Sonia Córdova Araujo, cuestiona en su escrito que el Serfor haya tomado la decisión de encerrar a Run Run en el Parque de las Leyendas sin la evaluación correspondiente y descartando “cualquier tipo de reinserción a un medio natural controlado, pero sin barreras físicas como un Centro de Rescate o un Centro de Conservación de Fauna Silvestre”.

La Ley de Fauna Silvestre indica en su artículo 95 que estos centros de conservación de fauna silvestre son “instalaciones, públicas o privadas, para el mantenimiento en cautividad de especies de fauna silvestre amenazadas con fines de protección, conservación, reintroducción, reinserción, repoblamiento o reubicación”. Para que un animal silvestre sea ingresado a uno de estos refugios debe ser aprobado por el Serfor.

Además, la citada ley establece que se debe actuar privilegiando la liberación, siempre que esto permita cautelar aspectos ecológicos, distribución natural, salud pública, salud ambiental y la salud animal. De no proceder estas condiciones ya se puede pensar en el cautiverio o, en última instancia, en la eutanasia.

Por lo tanto, el Parque de las Leyendas no sería el lugar apropiado porque como zoológico tiene por finalidad el entretenimiento y la educación, y no busca la reinserción de los animales rescatados, según la demandante. “Al ponerlo en un Zoológico han condenado al zorrito Run Run a que sea objeto de nuestra curiosidad y morbo, un objeto más de exhibicionismo”, se lee en el escrito.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR