Cómo los perros rastrearon a sus humanos en el mundo antiguo

“Finalmente estamos empezando a ver cómo encajan la historia del perro y la historia humana”, dice Wolfgang Haak, arqueólogo del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana

Los perros son uno de los mayores enigmas de la domesticación. A pesar de décadas de estudio, los científicos aún no han descubierto cuándo o dónde surgieron, y mucho menos cómo o por qué sucedió (The New York Times)
Los perros son uno de los mayores enigmas de la domesticación. A pesar de décadas de estudio, los científicos aún no han descubierto cuándo o dónde surgieron, y mucho menos cómo o por qué sucedió (The New York Times)

En algún momento hacia el final de la última edad de hielo, un lobo gris se acercó con cautela a un campamento humano. Esos primeros pasos tentativos pusieron a su especie en el camino hacia una transformación dramática: hace al menos 15.000 años, esos lobos se habían convertido en perros, y ni ellos ni sus compañeros humanos volverían a ser los mismos. Pero cómo evolucionó esta relación durante los siguientes milenios ha sido un misterio.

Ahora, en la comparación más completa hasta ahora del ADN antiguo de perros y humanos, publicada en la revista Science, los científicos están comenzando a completar algunos de los espacios en blanco, revelando dónde viajaron los perros y los humanos juntos, y dónde pueden haberse separado.

“Es un estudio realmente interesante”, dice Wolfgang Haak, arqueólogo del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana. “Finalmente estamos empezando a ver cómo encajan la historia del perro y la historia humana”.

Los perros son uno de los mayores enigmas de la domesticación. A pesar de décadas de estudio, los científicos aún no han descubierto cuándo o dónde surgieron, y mucho menos cómo o por qué sucedió. Un estudio de 2016 concluyó que los perros pueden haber sido domesticados dos veces, una en Asia y otra en Europa o el Cercano Oriente, pero los críticos dijeron que no había pruebas suficientes para estar seguros. Unos años más tarde, los investigadores informaron signos de perros en las Américas ya hace 10.000 años, sin embargo, esos caninos parecen haber desaparecido sin un rastro genético. Otros estudios han encontrado evidencia de perros antiguos en Siberia y en otros lugares, pero los científicos no saben cómo llegaron allí o cómo están relacionados.

Para llenar algunos de los espacios en blanco, dos grandes nombres de la genética humana y canina se unieron: Greger Larson, biólogo evolutivo de la Universidad de Oxford, y Pontus Skoglund, paleogenomicista del Instituto Francis Crick. Larsen, Skoglund y sus colegas examinaron más de 2000 conjuntos de restos de perros antiguos que se remontan a casi 11.000 años en Europa, Siberia y el Cercano Oriente. En el proceso, agregaron 27 genomas de perros antiguos a los cinco ya registrados. Luego los compararon con los genomas de 17 humanos que vivían en los mismos lugares y tiempos que los perros.

La mayoría de los animales domesticados recogen material genético de sus parientes silvestres, incluso después de la domesticación, porque las dos especies a menudo viven en estrecha proximidad y aún pueden aparearse (REUTERS)
La mayoría de los animales domesticados recogen material genético de sus parientes silvestres, incluso después de la domesticación, porque las dos especies a menudo viven en estrecha proximidad y aún pueden aparearse (REUTERS)

El ADN del perro por sí solo reveló algunas sorpresas. Ya hace 11.000 años, ya existían cinco linajes de perros distintos; estos dieron lugar a caninos en el Cercano Oriente, el norte de Europa, Siberia, Nueva Guinea y las Américas, informa el equipo en Science. Debido a que los perros ya se habían diversificado tanto en ese momento, “la domesticación tenía que ocurrir mucho antes”, dice Skoglund. Eso encaja con la evidencia arqueológica: los restos definitivos de perros más antiguos provienen de Alemania hace unos 15.000 a 16.000 años.

Sorprendentemente, las piezas de estos antiguos linajes todavía están presentes en los perros de hoy. Los chihuahuas pueden rastrear parte de su ascendencia hasta los primeros perros estadounidenses, por ejemplo, mientras que los perros esquimales lucen las firmas genéticas de los antiguos perros siberianos, encontró el equipo. “Si ves un grupo de perros diferentes en un parque para perros”, sostiene Skoglund, “es posible que todos tengan diferentes ancestros que se remontan a 11.000 años atrás”.

Cuando los investigadores compararon el ADN de su perro con el ADN de un lobo antiguo y moderno, se llevaron otra sorpresa. La mayoría de los animales domesticados recogen material genético de sus parientes silvestres, incluso después de la domesticación, porque las dos especies a menudo viven en estrecha proximidad y aún pueden aparearse. Pero los perros no muestran tal “flujo genético” de los lobos. En cambio, los lobos obtuvieron nuevo ADN de los perros: una calle de un solo sentido. Larson atribuye esto a la relación íntima entre perros y humanos.

El análisis del perro lobo también sugiere que los perros evolucionaron solo una vez, a partir de una población de lobos ahora extinta. Aún así, Larson, quien dirigió el estudio de 2016 sobre múltiples eventos de domesticación, dice que se necesitan más datos para sellar el trato.

Los científicos seleccionaron muestras de ADN humano de los mismos lugares y épocas para las que tenían ADN canino antiguo y rastrearon la historia genética de cada una (REUTERS)
Los científicos seleccionaron muestras de ADN humano de los mismos lugares y épocas para las que tenían ADN canino antiguo y rastrearon la historia genética de cada una (REUTERS)

Luego, los científicos incorporaron a los humanos a la mezcla. Seleccionaron muestras de ADN humano de los mismos lugares y épocas para las que tenían ADN canino antiguo y rastrearon la historia genética de cada una. “Es como si tuvieras un texto antiguo en dos idiomas diferentes y estás buscando ver cómo ambos idiomas han cambiado con el tiempo”, advierte Skoglund.

En muchos lugares, el equipo encontró una fuerte superposición entre los genomas humanos y caninos. Por ejemplo, los granjeros y sus cachorros en Suecia hace unos 5000 años, ambos rastrean su ascendencia al Cercano Oriente. Esto sugiere que los primeros agricultores se llevaron a sus perros con ellos cuando la agricultura se extendió por todo el continente. “Escrito en grande, cuando los humanos se movían, se movían con sus perros”, dice Larson.

Pero a veces las historias no coincidían. Los agricultores de Alemania, hace unos 7000 años, también procedían del Cercano Oriente y también vivían con perros. Pero esos animales parecen más similares a los cachorros de cazadores-recolectores, que vinieron de Siberia y Europa.

Eso sugiere que muchos de los primeros migrantes adoptaron perros locales que estaban mejor adaptados a su nuevo entorno. “Los beneficios fueron muchos”, agrega Peter Savolainen, genetista del Royal Institute of Technology y experto en los orígenes de los perros. “Eran lindos. Podrías usarlos. Incluso podrías comértelos“.

Savolainen dice que el estudio es “muy completo” y agrega que es “fantástico” que los investigadores hayan podido reunir tantos datos. Pero durante mucho tiempo ha argumentado que los perros surgieron en el sudeste asiático y dice que el trabajo está incompleto sin muestras de ese rincón del mundo. “Sin ellos, podría perderse una parte importante de la imagen”.

Por ahora, Larson dice que su equipo está analizando “una tonelada” de genomas de perros y lobos. Él y sus colegas también han comenzado a observar la forma del cráneo antiguo y los marcadores genéticos que podrían dar pistas sobre cómo eran los primeros perros. Sea lo que sea que encuentre, cuenta con la sorpresa. “Tenemos que esperar lo inesperado”, dice, “porque eso es todo lo que el ADN antiguo nos da”.

SEGUIR LEYENDO: