Por qué los gatos son menos leales con sus dueños que los perros

Los gatos pueden ser demasiado desorientados socialmente para entender cuando alguien no está siendo amable con sus dueños, advierte un estudio

Puede que los gatos no sean desleales; más bien, pueden ser demasiado desorientados socialmente para entender cuando alguien no está siendo amable con sus dueños (REUTERS)
Puede que los gatos no sean desleales; más bien, pueden ser demasiado desorientados socialmente para entender cuando alguien no está siendo amable con sus dueños (REUTERS)

En el mundo de los gatos, hay un dicho que dice que debes mantener cerca a los amigos de tus humanos y a los enemigos de tus humanos igual de cerca. Esa es la conclusión de un nuevo estudio que muestra que los gatos, a diferencia de los perros, aceptarán con gusto la comida de personas que no son amables con sus dueños.

Si bien los amantes de los perros pueden alegrarse de la posibilidad de que otro estudio sugiera que los perros son más leales que los gatos, la conclusión no es tan simple. Puede que los gatos no sean desleales; más bien, pueden ser demasiado desorientados socialmente para entender cuando alguien no está siendo amable con sus dueños, según el nuevo estudio, que fue publicado en la edición de febrero de la revista Animal Behavior and Cognition.

Para el estudio, un grupo de investigadores de la Universidad de Kyoto en Japón probó la lealtad de los gatos domésticos mediante la adaptación de una técnica previamente utilizada en perros. El experimento involucró un contenedor, 36 gatos domésticos (13 eran gatos domésticos y 23 vivían en cafés para gatos) y sus dueños.

Los investigadores establecieron dos grupos: los “ayudantes” y los “no ayudantes”. Los gatos vieron cómo sus dueños intentaban en vano abrir un recipiente y sacar un objeto. En el grupo de ayudantes, una segunda persona, un actor, ayudó al propietario a abrir el contenedor; en otras palabras, actuó como amigo del propietario. En el grupo de no ayudantes, el actor se negó a ayudar y se alejó, convirtiéndolos en un enemigo. Para actuar como un punto de comparación, una tercera persona simplemente se sentó allí durante ambas condiciones, sin ayudar ni negándose a ayudar.

Entonces, ¿esto significa que los perros son leales y los gatos egoístas? No exactamente (REUTERS)
Entonces, ¿esto significa que los perros son leales y los gatos egoístas? No exactamente (REUTERS)

Después de la parodia, el actor y la persona neutral de cada ensayo le ofrecieron al gato un trozo de comida, y los experimentadores registraron a qué persona le quitó la comida el gato. Después de cuatro ensayos, la conclusión fue clara: a los gatos no les importaba de quién tomaban la comida. Anteriormente, el equipo de investigación demostró que los perros que se sometían al mismo experimento evitaban a las personas que se negaban a ayudar a sus dueños.

Entonces, ¿esto significa que los perros son leales y los gatos egoístas? No exactamente. “Es concebible que los gatos de este estudio no entendieran el significado o el objetivo del comportamiento de los dueños”, escribieron los autores. “Ningún estudio ha investigado si los gatos pueden reconocer los objetivos o intenciones de los demás a partir de sus acciones. Pero incluso si entendieran el objetivo o la intención del propietario, es posible que no hubieran podido detectar la intención negativa del actor que no ayudó”, escribieron. En otras palabras, es posible que no se hayan dado cuenta de que la otra persona no estaba ayudando a su dueño a abrir el contenedor.

“Consideramos que los gatos podrían no poseer las mismas habilidades de evaluación social que los perros, al menos en esta situación, porque a diferencia de estos últimos, no han sido seleccionados para cooperar con los humanos”, aseguraron los autores en el estudio.

Llamar a los gatos egoístas en base a este estudio sería un “sesgo antropomórfico”, escribió Ali Boyle, investigador del proyecto Kinds of Intelligence de la Universidad de Cambridge, en The Conversation. No son “pequeños humanos peludos”, sino “criaturas con sus propias formas de pensar distintivas”, escribió Boyle, que no participó en el nuevo estudio.

“Es más probable que los gatos no comprendan nuestras relaciones sociales tanto como los perros, porque los perros fueron domesticados mucho antes”, dijo. Además, los antepasados de los perros vivían en manadas sociales, mientras que los gatos eran cazadores solitarios, lo que podría significar que los perros ya tenían habilidades sociales que estaban hiperdesarrolladas cuando fueron domesticados.

SEGUIR LEYENDO: