Tras el 11-S encontramos la unidad en Estados Unidos, ahora debemos recuperarla tras el 6 de enero

Mientras reflexionamos sobre este importante aniversario y honramos a quienes perecieron y a los que siguen sucumbiendo a las secuelas de ese trágico día, recordemos también las características que nos permitieron superar el horror y convertirnos en una nación más fuerte

Imagen de archivo que muestra las Torres Gemelas en llamas después del atentado del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, EE.UU. (EFE)
Imagen de archivo que muestra las Torres Gemelas en llamas después del atentado del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, EE.UU. (EFE)

Hace veinte años, fuimos testigos de un momento decisivo en la historia de Estados Unidos y del mundo. Los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 cambiaron a una generación y moldearon nuestro mundo como pocos acontecimientos lo han hecho o lo harán. Con el paso del tiempo, una nueva generación avanza y crea su propio futuro, mientras nosotros conmemoramos a las víctimas y luchamos con las lecciones de nuestro pasado. El mundo ha visto cómo la guerra que iniciaron los atentados ha llegado a un final ignominioso. Y quienes vivimos ese día y vimos cómo una tragedia indescriptible unía a nuestra nación, ahora nos preguntamos cómo —en una vida— nos hemos distanciado tanto.

Como socorrista en lo que llegó a conocerse como la Zona Cero, mis recuerdos siguen siendo tan vívidos hoy como entonces: Las vistas, el olor y los sonidos siguen siendo imposibles de describir. Durante años, la regla tácita e inexplicable entre mis colegas fue no hablar del 9/11.

Años después, cuando muchos de nosotros enfermamos, comenzamos a compartir nuestros recuerdos, casi siempre sobre los actos de humanidad que habíamos visto. En un momento en que el país debería haber estado de rodillas, recordamos actos de increíble fuerza y compasión. Ciudadanos comunes —algunos todavía en traje formal—, codo a codo con policías y bomberos escarbando entre los escombros, buscando frenéticamente supervivientes. Propietarios de negocios abriendo sus puertas y repartiendo suministros. Pequeñas embarcaciones privadas cruzando el río Hudson desde Nueva Jersey para ayudar a evacuar a las personas atrapadas en el Bajo Manhattan.

A medida que pasaban los días y las semanas, los estadounidenses se alineaban desde el amanecer hasta el anochecer en las calles que conducían a los escombros repartiendo agua, sosteniendo carteles de ánimo, deteniendo a los socorristas para preguntarles: “¿Qué puedo hacer? ¿Cómo puedo ayudar?”

Un hecho planeado por un pequeño grupo de extremistas y diseñado para destrozar nuestro país tuvo el efecto contrario. Estados Unidos mostró lo mejor de sí mismo; revelamos nuestra capacidad de coraje y compasión mutua.

Ese coraje y esa compasión anunciaron nuestra determinación de superar nuestras diferencias, unirnos y luchar contra quienes querían hacernos daño. En los tiempos más oscuros, miramos más allá de las etiquetas y nos vimos como estadounidenses, unidos. La raza, la religión y cualquier otro rasgo utilizado para dividirnos pasaron a ser irrelevantes. Simplemente nos mostramos unos a otros para honrar a nuestros caídos, proteger nuestra libertad y defender nuestra democracia.

Eso no quiere decir que el racismo, la xenofobia, el antisemitismo y otras formas de odio no existieran o no fueran tan frecuentes como lo son hoy. El racismo sistémico está inextricablemente ligado a la historia de nuestra nación. Y, lamentablemente, los prejuicios antimusulmanes aumentaron considerablemente tras el 11-S e incluyeron ataques violentos contra los musulmanes y sus lugares de culto.

Aun así, es imposible pasar por alto que la mayoría de los estadounidenses se unieron en un momento de crisis.

Sin embargo, menos de una generación más tarde, nuestra nación se encuentra tal vez más dividida que nunca desde la Guerra Civil. La política se ha convertido en una guerra de insultos y separatismo. Los socorristas, que un día fueron aplaudidos por sus servicios y valor, ahora enfrentan peticiones de disolución total de sus agencias. Las plataformas de las redes sociales amplifican las teorías conspiratorias y la retórica de la ira a una escala sin precedentes.

Y, en lugar de la consagrada tradición de un traspaso de poder pacífico, nuestro Capitolio fue atacado por una turba furiosa de insurgentes que pretendían impedir la certificación de los votos electorales.

Cuando intento hablar con mis hijos, ambos veinteañeros, sobre lo que viví aquel día hace dos décadas, les resulta difícil incluso comprenderlo; ellos ven los Estados Unidos en los que nos hemos convertido, no el país que éramos. Un ataque desde fuera de nuestras fronteras nos unió, pero la fuerza que nos dividió vino de dentro. Y nos encontramos de nuevo en un momento crítico y decisivo.

Sigo creyendo en mi país; como descubrimos hace dos décadas, no se puede subestimar la resiliencia del espíritu estadounidense. Incluso después de los ataques, hay señales de lo que podemos y debemos ser.

Por primera vez en la historia del mundo, hemos reunido nuestros conocimientos y recursos colectivos para luchar contra una pandemia internacional. La mayoría de los estadounidenses usan máscaras y aplauden a los profesionales de la salud que luchan contra esta enfermedad. La Guardia Nacional, la Cajun Navy y un sinfín de héroes desconocidos están rescatando a la gente de sus casas sumergidas a lo largo de la costa de Luisiana. Nuestro ejército, independientemente de nuestra opinión sobre las decisiones de los dirigentes civiles, evacuaron a más de 100,000 personas de Afganistán en poco más de dos semanas. Los ciudadanos comunes han hecho donaciones para los refugiados, rezado por su seguridad y llorado al ver volver a casa en la más solemne de las ceremonias los ataúdes envueltos en la bandera de 13 miembros del servicio estadounidense que hicieron el máximo sacrificio.

El mayor de estos héroes tenía diez años el 11-S; el más joven aún no había nacido. Desinteresadamente, hicieron el máximo sacrificio para proteger a otros y defender nuestra forma de vida.

Mientras reflexionamos sobre este importante aniversario y honramos a quienes perecieron y a los que siguen sucumbiendo a las secuelas de ese trágico día, recordemos también las características que nos permitieron superar el horror y convertirnos en una nación más fuerte.

Abraham Lincoln dijo una vez que “una casa dividida contra sí misma no puede mantenerse en pie”, una verdad que es tan real hoy como lo era entonces. Hace veinte años, le mostramos al mundo lo que significaba ser los Estados Unidos de América. Podemos volver a ser ese país.

*Greg Ehrie es Vicepresidente de Análisis y Organismos de Seguridad de la Liga Antidifamación (ADL). Es exoficial de la Fuerza Aérea de Estados Unidos y un veterano con 29 años de servicio gubernamental, incluidos 22 años en el FBI. Esta columna se publicó originalmente en inglés en Newsweek.

SEGUIR LEYENDO:




TE PUEDE INTERESAR