Azerbaiyán y Turquía, el peligro de la impunidad del discurso del odio y la guerra contra los armenios


EL presidente turco Tayyip Erdogan y el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliev
EL presidente turco Tayyip Erdogan y el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliev

Hoy el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliev, proclamó -en un discurso militar- que tanto la capital de Armenia, Yerevan como la zona del lago Sevan y la región del sur de ese país llamada Zengezur le pertenecían.  Aliev pronunció estas palabras en el marco del desfile militar de su país y junto a su aliado militar, el presidente de Turquía, Racip Erdogan. Esta retórica resuena a pocas semanas del cese al fuego, luego de una guerra de 45 días (27 de septiembre al 10 de Noviembre) donde las fuerzas militares azeries, junto a mercenarios yijadistas sirios y fuerzas especiales turcas atacaron a la población armenia de Artsaj (o Nagorno Kharabaj).

Además, durante el discurso militar de hoy en Azerbaiyán, el presidente de Turquía reivindicó a Enver Pasha que fue uno de los responsables del genocidio contra los armenios de 1915. Este año, Erdogan ya había señalado que los armenios eran los “restos de la espada” y además en julio había proclamado: “Continuaremos cumpliendo esta misión que nuestros abuelos han realizado durante siglos en la región del Cáucaso.” Las palabras de hoy consolidan un discurso de xenofobia y militarismo por parte de ambos líderes. Los deseos panturquistas de Erdogan (expandir  cada vez más su influencia en diferentes regiones) generan un peligro global con sus aventuras militares en Siria, Norte de África y en el Egeo.

Durante la agresión militar contra los armenios tanto la prensa internacional como Genocide Watch denunciaron los crímenes de guerra y las atrocidades cometidas por las fuerzas turco azeries. Los videos de ancianos armenios decapitados por soldados azeries circulan tanto en la prensa como en las redes sociales; así como la destrucción de iglesias y monumentos armenios. Naciones Unidas condenó a Azerbaiyán por estas acciones criminales.

Desfile militar en Azerbaiyán
Desfile militar en Azerbaiyán

Antes y durante la guerra el régimen de Azerbaiyán (junto a Turquía, uno de los países con mayor cantidad de periodistas presos del mundo) señaló: “Nuestros principales enemigos son los armenios de todo el mundo.” Además, Aliev dijo que “expulsaría a los armenios como perros.”

Sin embargo, la retórica del régimen de Aliev y su aliado Erdogan con sus arengas a continuar sus agresiones militares contra los armenios y otros pueblos significan un peligro, no solo para la estabilidad de la región, sino para todos aquellos que defienden los valores de la libertad y el respeto a la vida humana. Ayer, 9 de diciembre fue el día internacional de conmemoración a las victimas de los genocidios. La impunidad del genocidio de 1915 contra los armenios, perpetrado por los líderes turcos Enver y Talat Pasha abrió las puertas y sentó el ejemplo para el Holocausto contra los judíos. La comunidad internacional debe pronunciarse y condenar estos nuevos crímenes que afectan a toda la humanidad.

*Juan Pablo Artinian es doctor en Historia por la State University of New York at Stony Brook y profesor en el departamento de Estudios Históricos y Sociales de la Universidad Torcuato Di Tella.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La guerra contra los armenios: Turquía, Azerbaiyán y los ecos del genocidio

MAS NOTICIAS