El senador Bernie Sanders se da la mano con el ex vicepresidente Joe Biden después del décimo debate presidencial demócrata 2020 en el Gaillard Center en Charleston, Carolina del Sur, el pasado 25 de febrero de 2020 (Reuters)
El senador Bernie Sanders se da la mano con el ex vicepresidente Joe Biden después del décimo debate presidencial demócrata 2020 en el Gaillard Center en Charleston, Carolina del Sur, el pasado 25 de febrero de 2020 (Reuters)

El proceso a la nominación del candidato del Partido Demócrata que competirá por la presidencia de los Estados Unidos el próximo 3 de noviembre se está despejando.

La selección del candidato no se circunscribe a nombres, sino que en esta oportunidad –probablemente siempre– se refiere a estilos, proximidad a los grupos sociales y de poder que se identifican con el partido, y también a un pragmático sentido de elegibilidad. No solo se vota por el candidato con cuyas ideas se coincide, sino también por aquel que pueda ganar la elección.

En forma previa a la primaria, veinticuatro aspirantes buscaban la nominación. Desde los accidentados caucuses de Iowa el 3 de febrero, la competencia se redujo a diez candidatos – luego se incorporó Bloomberg- y tuvo un inicio sorprendente, con Pete Buttigieg y Bernie Sanders en clara delantera y relegado al cuarto puesto, el ex vicepresidente Joe Biden, que no parecía entrar con fuerza en la contienda.

Los entendidos afirmaban que tanto los caucuses como las primarias son procedimientos largos y complejos, por lo que habría que esperar al Supermartes del 3 de marzo para ver los contornos de la pelea.

Efectivamente, en esa fecha, diez de los quince estados en que hubo primarias le dieron el triunfo al veterano Joe Biden.

En el camino fueron anunciando su salida Bennet, Yang, Patrick, Steyer, Buttigieg, Klobuchar, Bloomberg y Warren.

Biden, Sanders y la joven candidata Gabbard llegaron al 10 de marzo en que se realizaron primarias en seis estados, entre ellos el emblemático Michigan. En cuatro de ellos, Michigan incluido, Biden ratificó su delantera, en uno ganó Sanders y faltan contar votos en el estado de Washington, donde el voto por correspondencia demora el resultado.

La victoria en la Convención que se celebra en Julio en Milwaukee la obtiene quien reúna 1991 delegados. Al día de hoy, faltando aun 31 primarias en estados y territorios, la cuenta de los delegados son 786 para Biden, 645 para Sanders, 2 para Gabbard y 101 para candidatos que se retiraron de la contienda.

El próximo 17 de marzo se eligen 577 delegados más en cuatro estados y el panorama tenderá a definirse.

Las elecciones primarias son una gran oportunidad para conocer la perseverancia, la madurez y el carácter de los candidatos y, mas allá de ser el mecanismo para designar candidatos, constituyen un elemento fundamental para conocer el ánimo de la nación y reorientar la campaña posterior hacia el objetivo de toda esta actividad: la competencia contra Trump.