Un partidario de los paramilitares de Hashed al-Shaabi ondea una bandera con imágenes del líder supremo de Irán, el ayatollah Ali Khamenei, el difunto comandante militar iraní Qassem Soleimani y el líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, durante el cortejo fúnebre del jefe paramilitar iraquí Abu Mahdi al-Muhandis en el distrito de Al Jadriya, capital de Bagdad, cerca de la Zona Verde el 4 de enero de 2020 (Photo by AHMAD AL-RUBAYE / AFP)
Un partidario de los paramilitares de Hashed al-Shaabi ondea una bandera con imágenes del líder supremo de Irán, el ayatollah Ali Khamenei, el difunto comandante militar iraní Qassem Soleimani y el líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, durante el cortejo fúnebre del jefe paramilitar iraquí Abu Mahdi al-Muhandis en el distrito de Al Jadriya, capital de Bagdad, cerca de la Zona Verde el 4 de enero de 2020 (Photo by AHMAD AL-RUBAYE / AFP)

La eliminación del líder de la Fuerza Quds, Qassem Soleimani, generó una serie de especulaciones e histeria colectiva con respecto a las consecuencias que tal acción podría traer. Tal histeria afectó a un importante sector de líderes estadounidenses y medios de comunicación de ese país.

En primer lugar, la eliminación de Soleimani muestra que Estados Unidos tiene poder de disuasión y determinación para luchar contra sus enemigos; que no le teme a la venganza, y que doblaría su apuesta si fuera necesario. Este importante elemento de disuasión fue socavado por declaraciones hechas por algunos miembros del Congreso (incluido la presidenta de la cámara de representantes Nancy Pelosi) y los candidatos presidenciales por el ala izquierda del partido demócrata Bernie Sanders y Elizabeth Warren quienes expresaron temor a una nueva guerra y responsabilizaron al presidente Trump por el aumento de tensiones con Irán.

El trauma de dos guerras en Irak y Afganistán no solo está presente en la mente de estos funcionarios electos estadounidenses, sino que también transmite un peligroso mensaje de que la capacidad de respuesta de los Estados Unidos es limitada. Esto no solo anula el poder de disuasión estadounidense, sino que alienta al enemigo, en este caso Irán, a seguir los pasos agresivos que deseen. Por ejemplo, Adolf Hitler claramente aprovechó los temores británicos de una guerra futura cuando engañó tanto a ellos como a los franceses en los Acuerdos de Múnich. Ingleses y franceses, traumados por los efectos de la Primera Guerra Mundial, concedieron territorio a Alemania a cambio de una paz que eventualmente resultó ilusoria y engañosa. En el caso de Irán, la percepción después de los ataques de represalia iraníes contra bases estadounidenses en Bagdad fue que muchos en los Estados Unidos consideraron el ataque iraní legítimo dado el “mal comportamiento” o las “provocaciones” de los Estados Unidos citando las palabras de la propia Pelosi.

La segunda trampa en la que cayó Estados Unidos fue la creencia general entre los miembros clave del Congreso e importantes sectores de los medios de comunicación de que el asesinato de Soleimani reunió y unificó al pueblo iraní en todo el régimen. Esa es una gran farsa. Como señaló el periodista iraní Masih Alinejad en el Washington Post, las grandes procesiones fúnebres fueron el resultado de la coerción de un régimen totalitario que solo hace un par de meses mató a cientos de sus propias personas que protestaron contra el régimen. No debemos engañarnos con respecto a Irán. Irán no es un régimen legítimo. Es un régimen que está a la defensiva, aterrorizado por la posibilidad de la caída del régimen. Hace unos meses, manifestantes iraníes exigían que su gobierno cesara las aventuras extranjeras y se ocupara de las necesidades domésticas. Soleimani fue visto como un hombre que recibió más recursos que nadie a expensas del pueblo iraní porque era el general a cargo de la Fuerza Quds, una división de la Guardia Revolucionaria iraní a cargo de supervisar y planificar las operaciones extranjeras del régimen iraní y sus actividades desestabilizadoras en lugares como Yemen, Siria, Irak, Líbano y Gaza. La Fuerza Quds desde hace ya algún tiempo es una fuente de resentimiento entre los iraníes, no en un factor de unidad.

El hecho es que estallaron protestas masivas después de que el régimen admitió la responsabilidad del accidente de una aerolínea comercial ucraniana, que explotó en el aire como resultado de misiles disparados por Irán. Las protestas ocurrieron precisamente porque el régimen es visto como negligente e imprudente. Las protestas contra el régimen se han venido refrescando y agudizando lo que indica la clara crisis de legitimidad que le régimen de los ayatollahs confronta.

Estados Unidos debería continuar intentando sin miedo provocar cambios en el régimen apoyando a la oposición y sus protestas contra el régimen iraní. Sin embargo, es importante considerar que el régimen tiene las armas y saben cómo reprimir sin piedad. El cambio de régimen no está garantizado. Además, es importante no subestimar la capacidad de Irán para causar daño a los estadounidenses y a sus aliados. Según las declaraciones emitidas por los líderes iraníes, uno de sus objetivos es expulsar a los estadounidenses de Irak. Por supuesto, retirarse de Irak porque Irán exige que así sea equivaldría a una capitulación total, por lo tanto, no ocurrirá. Sin embargo, es probable que continúen los ataques como el que tuvo lugar el 7 de enero contra dos bases estadounidenses en Irak. Del mismo modo, la posibilidad de que Irán pueda atacar embajadas u otros objetivos civiles en cualquier parte del mundo es real. El ayatollah Khamenei ya anunció que Irán continuará sus ataques contra Estados Unidos.

Una posibilidad, entre otras, es que Irán pueda elegir a América Latina como un lugar para cometer un ataque terrorista como lo hizo a principios de la década de 1990 en Argentina.

Como informamos en el pasado, Irán ha aumentado su presencia en el hemisferio occidental. Del mismo modo, iraníes y miembros de grupos asociados con Irán han obtenido pasaportes de Venezuela y otros países de América Latina y el Caribe con lazos a Venezuela que les permiten la libre circulación en el mundo, incluso en los Estados Unidos. Según el informe del difunto fiscal argentino Alberto Nisman, la presencia de Hezbollah se puede encontrar en 12 países latinoamericanos.

Seguidores de Hezbollah (Shutterstock)
Seguidores de Hezbollah (Shutterstock)

Esto se ve agravado por el hecho de que la cooperación de países clave de América Latina no está asegurada o ha sido descuidada por mucho tiempo. Bajo el gobierno del Partido de los Trabajadores en Brasil que terminó en 2016, Brasil se negó a cooperar contra el terrorismo a pesar del hecho de que Brasil comparte la triple frontera, un área conocida como un bastión de Hezbollah. Con la elección de Jair Bolsonaro el año pasado, es probable que Brasil esté más alerta sobre el terrorismo. En Argentina, el gobierno del presidente Mauricio Macri (2015-2019) se tomó muy en serio el tema del terrorismo iraní. El nuevo gobierno del presidente Alberto Fernández ya declaró que evitaría declarar a Hezbollah una organización terrorista por temor a un ataque terrorista adicional en Argentina. Esta es la actitud típica de que este “no es nuestro problema”. Hezbollah ha entrenado latinoamericanos radicales pro-ALBA, y trabaja en conjunto con carteles de la droga en el continente. Irán mantiene mezquitas e instituciones culturales destinadas al adoctrinamiento y reclutamiento de adeptos. Además, Irán cuenta con una red de difusión a través del canal de TV Hispan TV donde se difunde propaganda pro-iraní, anti-norteamericana, anti-sionista de izquierda y anti-semita de derecha.

Expresiones de solidaridad con Irán fueron escuchadas en América Latina por diferentes grupos de izquierda, incluyendo los gobiernos de Venezuela, Cuba e incluso el Partido de los Trabajadores de Brasil.

América Latina debería abrir sus ojos de una vez por todas ante la amenaza iraní y Estados Unidos debería continuar ayudando a estos países a mejorar sus mecanismos de alerta.