Cirugías vs procedimientos mínimamente invasivos: el dilema lo responden y contextualizan los médicos especialistas (iStock)
Cirugías vs procedimientos mínimamente invasivos: el dilema lo responden y contextualizan los médicos especialistas (iStock)

El mundo de la medicina estética crece día a día afianzando e innovando a través de distintas técnicas que se aplican en pos de lograr la mejor versión estética de las personas. Hoy en día, se presenta la duda de cuál procedimiento es mejor y qué camino conviene optar a la hora de abordar el cambio. Ambos son sumamente efectivos, solo hay que elegir el que le conviene a cada paciente. Y primero debemos diferenciarlos.

Las cirugías estéticas

Las cirugías estéticas tales como rinoplastia, lifting facial, blefaroplastia (cirugía de párpados), aumento mamario, lipoaspiración y dermolipectomía son un clásico que para poder implementarse, el paciente debe realizar estudios prequirúrgicos, son llevadas a cabo en quirófano y además, en la mayoría de las ocasiones requieren de anestesia total para ser realizadas. Este último punto es el de mayor consideración, ya que muchas veces, existe el miedo a perder el control de uno mismo. Igualmente debemos destacar que los riesgos son realmente muy bajos. Otro punto que es muy considerado, es el postoperatorio, que puede significar estar un poco limitado en la realización de tareas habituales durante algunos días, dependiendo del tipo de cirugía. Estos tipos de procedimientos suelen tener un costo significativo ya que se deben afrontar gastos sanatoriales, quirófano y anestesia, entre otros.

La gran ventaja es el resultado. El mismo suele durar varios años o ser definitivo, esto es un factor importante y diferencial frente a tratamientos no invasivos o mini invasivos.

Los procedimientos no invasivos o mínimamente invasivos
 

1-Rellenos: el ácido hialurónico (el más conocido) es en realidad una molécula que todos tenemos en nuestra piel constitutivamente, que aporta elasticidad y tiene una gran capacidad de atraer agua aportando volumen de manera natural. La concentración de esta partícula va descendiendo con el pasar de los años, y es uno de los factores que genera las arrugas cutáneas junto con la pérdida de colágeno y elastina. Al aplicar ácido hialurónico estamos devolviéndole a la piel textura, elasticidad y revertimos unos de los factores de envejecimiento cutáneo. Otro beneficio, es que aporta mayor volumen a estructuras como por ej.: labios, pómulos o mentón.

2- La hidroxiapatita de calcio (Radiesse®): tiene como función reponer los tejidos faciales en su sitio una vez que han perdido su localización con el pasar de los años, la gravedad empuja todo hacia abajo, y los tejidos faciales no son una excepción, por tal motivo la idea no es "rellenar" sino reposicionar estructuras, así como destacar puntos fuertes o mejorar imperfecciones, siempre buscando realzar la belleza propia de cada paciente.

3- Los hilos tensores: también ayudan a elevar tejidos que han descendido. Con una pequeña punción se colocan en distintos sectores de la cara y cuello hilos tractores; estos tienen unas pequeñas espículas que a la manera de pequeños anzuelos al jalar el hilo se enganchan de la piel y la elevan.

4- La bioestimulación cutánea: propone estimular ciertas células de la piel llamadas fibroblastos, para que generen colágeno y elastina, dos moléculas que le dan elasticidad y juventud a nuestra piel. Hay diferentes productos para bioestimular la piel, la hidroxiapatita de calcio diluida es uno de ellos, también los hilos monofilamento (estos no traccionan) y también el Plasma Rico en Plaquetas y factores de crecimiento.

5-La toxina botulínica: trata las arrugas dinámicas de frente, entrecejo, "patas de gallo" pero que también sirve para cuello, sonrisa gingival y hasta afinar el rostro cuando se lo aplica en los músculos maseteros.

Otro capítulo son los dispositivos basados en la energía, como ser los láseres, luz pulsada, ultrasonido focalizado y otros que dan para un capítulo aparte pero que también ayudan a rejuvenecer sin pasar por una cirugía.

Pero no todo termina aquí, cada vez existen más procedimientos que con ayuda de la tecnología se logran excelentes resultados con menores tiempos de recuperación y en muchas ocasiones sin necesidad de anestesia general, como es el caso de la MELA (miniextracción lipídica) LASER, y que consiste en eliminar esos rollitos rebeldes mediante la disolución de la grasa con un láser de diodo. La sesión dura de 30 a 40 minutos es con anestesia local y el paciente al día siguiente puede continuar con sus tareas habituales.
También la lipoescultura HD, cada vez más solicitada, que se realiza a partir de un tallado de los músculos abdominales con la utilización de láser.

He podido ver en estos 15 años de experiencia en la estética médica, como los procedimientos mini invasivos ganaron lugar, y como hoy se hace hincapié en la prevención, lo ideal es actuar antes que los signos de envejecimiento se hagan evidentes, retrasarlos lo más posible, pero cuando ya es tarde siempre está la opción de una intervención quirúrgica.

El autor es cirujano plástico M.N. 107786 (Matrícula Nac.) M.P. 57780 (Matrícula Prov.) Residente y jefe de residentes del servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital de Quemados del GCBA. Presta servicio como cirujano plástico en los principales sanatorios y clínicas de CABA y Zona Norte de la PBA. Se desempeña en el ámbito privado desde el año 2004, atendiendo en su consultorio ubicado en Barrio Norte, Centro Estético Lafinur.

Instagram: @dr.federicococcaro
Facebook: dr.CoccaroFederico
Web: federicococcaro.com.ar