El premier israelí Benjamin Netanyahu celebra la victoria electoral con su esposa Sara el 10 de abril de 2019 (Photo by Thomas COEX / AFP)
El premier israelí Benjamin Netanyahu celebra la victoria electoral con su esposa Sara el 10 de abril de 2019 (Photo by Thomas COEX / AFP)

En las primeras horas del sábado, cuando la atención de la mayoría de los israelíes se centraba en la política y los asuntos relacionados con las elecciones, enormes explosiones sacudieron una fábrica de misiles tierra-tierra en las afueras de la ciudad de Masyaf, al noroeste de Siria.

Las imágenes de satélite mostraron que todo el complejo (supuestamente iraní) había sido destruido en el bombardeo. Los informes de prensa internacionales atribuyeron el ataque a la Fuerza Aérea de Israel, y el primer ministro, Benjamin Netanyahu, declaró que Israel "sigue operando en todos los frentes, incluido el del norte".

Netanyahu añadió: "Estamos preparados para impedir que alguien se atrinchere y fortalezca de manera que ponga en peligro la seguridad de Israel y sus ciudadanos". Más allá de las conjeturas, lo concreto es que Netanyahu ha seguido una política de ordenar una acción militar preventiva para detener la acumulación y el fortalecimiento militar de Irán en Siria.

El incidente es un nuevo recordatorio de que Irán y su eje terrorista radical continúan intentando desarrollar sus capacidades de ataque militar contra Israel desde territorio sirio, al igual que lo hace desde Líbano con su milicia-peón: Hezbollah.

Suponiendo que Israel esta efectivamente detrás del ataque de Masyaf, probablemente el raid aéreo respondió a la neutralizacion urgente de actividad amenazadora en el lugar donde posiblemente se lleva a cabo la conversión de cohetes en misiles balísticos de precisión, una amenaza que Israel ha declarado en reiteradas oportunidades que no tolerara bajo ninguna circunstancia.

También es posible que el Cuerpo de Guardias de la República Islámica de Irán (IRGC por sus siglas en inglés) haya intentado aprovechar el hecho de que Israel se encuentra ante la situación de formar nuevo gobierno, y haya decidido poner a prueba la capacidad de Jerusalén para ordenar ataques militares preventivos decisivos durante un momento político delicado en el país.

Si este fue el razonamiento detrás de las actividades del IRGC en Masyaf, su apuesta no dio sus frutos. La instalación objetivo se encuentra en un área llena de múltiples sitios sospechosos relacionados con la producción de misiles y el programa de investigación y desarrollo de las fuerzas iraníes y de Assad, según la compañía israelí de satélites ISI.

Todos esos sitios son sospechosos y están vinculados al proyecto de misiles tierra-tierra de Irán en Siria, y el destino de esas instalaciones no ha sido diferente, todas han sido atacadas y destruidas en los últimos meses.

Sin embargo, el incidente es el último recordatorio de que el próximo gobierno israelí no tendrá un período de luna de miel cuando se trate de lidiar con Irán y sus representantes terroristas en la región.

Tras la designación del IRGC como entidad terrorista el 8 de abril por parte de EEUU, algunos han evaluado que es probable que Irán intensifique los ataques indirectos contra Israel desde Siria y desde Gaza, ello en respuesta a este último golpe de la Fuerza Aérea Israelí.

En la Franja de Gaza, la Yihad Islámica Palestina (PIJ por sus siglas en ingles) es la segunda facción armada más grande del enclave, pero sobre todo, es el representante directo de Irán. El PIJ ha construido un arsenal de cohetes que ahora supera al de Hamas, la mayor facción terrorista en la Franja. Los sitios de fabricación de cohetes domésticos de PIJ en Gaza se han beneficiado directamente de la tecnología y la financiación de Irán.

PIJ ha estado reconstruyendo su poder de fuego desde el conflicto de 2014 que Hamas y ellos lucharon con Israel. Hoy en día, PIJ y Hamas tienen un arsenal de cohetes combinado de más de 25.000 proyectiles, algunos de los cuales son cohetes de largo alcance que pueden caer al norte de Tel Aviv, como quedó demostrado en el ataque con cohetes de marzo contra una vivienda israelí que hirió a siete civiles.

La fuerza de combate que conforma la Yihad Islámica Palestina es levemente superior a unos 10.000 operativos armados, combinada con los 30.000 miembros del brazo armado de Hamas. Significa que Gaza ha desarrollado un ejército terrorista de más de 40.000 combatientes. Juntas, estas facciones financiadas por Irán amenazan con disparar indiscriminadamente cohetes contra barrios civiles israelíes.

Terroristas de Hamas
Terroristas de Hamas

Las unidades de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF por sus siglas en inglés) capturaron a dos agentes del PIJ que habían cruzado desde Gaza el 8 de marzo, cuando se acercaban a los campos de un Kibbutz israelí del sur armados con granadas, pistolas y cuchillos. Las IDF capturaron a los terroristas minutos antes de que llegaran al Kibbutz Eretz, lo que muestra un incidente que marca claramente qué tan tangible es la amenaza del poder iraní desde Gaza.

El hecho de que PIJ ahora esté encabezado por un nuevo líder,  Ziad Nakhleh, que viaja de constantemente entre Siria e Irán, y que está muy cerca del liderazgo iraní, significa que el PIJ será un representante iraní siempre dispuesto y preparado para ejecutar la ofensiva terrorista de Teherán.

Como resultado, las  IDF han estado en alerta máxima ante tales amenazas, incluida la posibilidad de disparos de francotiradores del PIJ desde Gaza y ataques con bombas.

Fuentes públicas de los medios de prensa israelíes citaron informes de seguridad indicando que el PIJ estaba planeando un inminente ataque terrorista contra Israel desde Gaza, citaron actividades sospechosas por parte de miembros del PIJ que podían derivar en un ataque con misiles antitanques guiados disparados contra las fuerzas militares israelíes o una intrusión de un comando terrorista en el interior de Israel. Las fuerzas israelíes advirtieron que si cualquiera de esas opciones sucedía, desatarían un gran ataque en la frontera.

La advertencia parece haber convencido al PIJ de que la inteligencia israelí estaba en eso, y el ataque no se materializó. Pero los informes constituyen una ilustración más de cómo las fuerzas terroristas respaldadas por Irán pueden desestabilizar la región con facilidad.

En última instancia, Irán desea mantener a Israel ocupado alrededor de sus fronteras y lidiando con las amenazas de sus milicias terroristas satelitales, para Teherán un Israel a la defensiva, y disuadido pierde fortaleza para incursionar en Siria contra sus instalaciones misilísticas.

Sin embargo, el sistema de defensa de Israel parece haber demostrado en los últimos días, sin importar cuál sea la situación política en el país, que está muy en alerta y listo para actuar contra las amenazas terroristas respaldadas por Irán.

Los escenarios de Siria y Gaza merecerán suma atención en las próximas semanas como posibles frentes de ataque iraní. Teherán no ha mostrado intención de renunciar a su compromiso de construir y activar bases de ataque contra Israel y ello puede escalar en materia de operaciones militares entre ambos bandos.

Desafortunadamente, las actividades de Irán no se limitan solamente a las áreas conocidas de la región. Según una alerta de seguridad, Europa también se enfrenta a una amenaza concreta. Un aviso de alerta extrema de seguridad continua vigente para abril y mayo. Fuentes de seguridad de la Unión Europea consultadas por Infobae, indicaron que Irán y los miembros de organizaciones terroristas que actúan para el régimen de los khomeinistas han profundizado sus operaciones en Europa para construir infraestructura terrorista que busca y elimina "opositores al régimen". No obstante, en línea con las decisiones iraníes, esta infraestructura también podría ser utilizada para ataques terroristas contra objetivos israelíes en el viejo continente".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: