¡Ay Euzenando! abriste una letrina

Las denuncias en torno a la corrupción de Odebrecht salpican al chavismo y parte de la oposición

Tengo que comenzar explicando quién es Euzenando Azevedo, porque lo de las coimas y guisos de Maduro y otras lacras del castrochavismo y también denuncias de sobornos a  políticos opositores realmente quien lo destapó fue este brasilero que estuvo como  director superintendente de Odebrecht en Caracas, y luego que se supo lo que era esa bestia de corrupción que resultó la empresa constructora brasilera, fue llevado a juicio al igual que el presidente y otros altos cargos.

Euzenando, el año 2016 rindió declaraciones en los tribunales del estado de Sergipe al noreste de Brasil, y cantó de lo lindo para así lograr beneficios procesales que le impidieran ir a prisión. Contó de las mentiras sobre la fecha y lugar que ocurrió la muerte de Chávez, las comisiones y coimas a Nicolás Maduro, Diosdados Cabello, Elías Jaua, Jorge Rodríguez, Haiman El Troudi, Rodolfo Clemente Marco Torres, Jesse Chacón, Nelson Merentes, Jorge Giordani y un largo etcétera… También señaló a personajes de la oposición política como Antonio Ledezma, Henrique Capriles, Manuel Rosales y Pablo Pérez. Hasta ahora es obligante decir que de todos los opositores señalados por el brasilero, el único que contundentemente salió al frente a tan graves acusaciones es Antonio Ledezma, quien hasta abogados ha enviado a Colombia para investigar y declarar en el Tribunal Supremo de Justicia en el exilio que como se sabe es quién ha basado en esas acusaciones las acciones para condenar -el pasado miércoles 15 de agosto- a Nicolás Maduro a 18 años y 3 meses de prisión, y a resarcir al Estado venezolano con 35 millones de dólares e  inhabilitarlo para ejercer cargos públicos.

De esos actos fundamentales en la larga y difícil lucha de los venezolanos para poder sacar y condenar a los maleantes que han saqueado y destruido la nación, el magistrado Miguel Ángel Martín ha dicho: "Aquí hay un ejemplo de que sí se puede condenar a los corruptos y rescatar el patrimonio que ha desaparecido de las arcas de nuestro país. Y si hay países y organismos internacionales dispuestos a ayudar a nuestra República", pero junto a esa posición tenemos la vergonzante e inaceptable pretensión de Capriles Radonski y los cabecillas del partido Primero Justicia, de no aclararle al país absolutamente nada y por el contrario, desde el pedestal de intocables donde se han montado, insultar a los que piden claridad, responsabilidad, verdad y –como el colmo de los colmos- dar en bandeja de plata a los jerarcas de la narcotiranía la infame descalificación del máximo tribunal creado por la Asamblea Nacional legitima, al aparecer Capriles diciendo que solo es una "Olla" término utilizado en el argot periodístico venezolano para definir informaciones inventadas, cuyo origen se ubican en  chismes y rumores y de esa manera especular informativamente, y por tanto carente de valor jurídico.

Frente a este inaceptable proceder se ha motorizado toda una manada de cómplices y amorales que revestidos del mote de opositores, han salido a insultar y descalificar también, tanto al TSJ como a los que nos parece inadmisible que a cuenta no se sabe de qué, Capriles, Julio Borges y el resto de los bravucones que los apoyan y publicitan nos quieran silenciar u obligar a desconocer el único cuerpo judicial decente con el que contamos para adecentar lo que sin dudas es la columna vertebral de cualquier estado democrático: Su sistema de justicia.

Pero es imposible que lo logren… Odebercht y su condición de "Manzana del pecado" existe, está investigada, sus capos presos, como lo está su gran protector político y agente promotor en toda Latinoamérica, Lula Da Silva por cierto el modelo a seguir que Henrique Capriles y su jefe de Campaña presidencial, Henri Falcón tanto admiraban y a cada momento anunciaron que semejante pillo sería emulado por ellos…

Transcurrieron muchas horas hasta que por fin salió con un pobre remitido que no logra que recuperemos algo de confianza; demasiadas horas para no terminar de desencantarnos de aquel que no tuvo el coraje de defender su triunfo el año 2013 cuando Maduro y su oficina electoral le hizo fraude, y a millones que estábamos decididos a preservar en la calle los verdaderos resultados nos mandó a "Bailar salsa", para con el paso de los años justificarse diciendo que así evitó cientos de miles de muertos, otra manera de ignorar u obviar las pavorosas cifras mortales que la tiranía ha sumado en estos 5 años transcurridos, también el infinito dolor y la terrible desesperación de millones que han tomado el camino del destierro, pero que sin dudas a él y a beatas, monaguillos y más de un diácono de la Sagrada Catedral del Relativismo amoral eso le resbala.

Maduro fue condenado por el TSJ en el exilio por la corrupción de Odebrecht en Venezuela

Y tengo que asegurar que yo no puedo más que desear la mayor honestidad en los líderes opositores, y es por eso que pido que los que se ven señalados de corrupción se defiendan y aporten todas las pruebas de su inocencia y honradez. Pruebas, no la canallada con la que respondió Henrique Capriles el pasado 23 de agosto cuando con ese estilo de redomado necio aferrado a muletillas y refranes dijo: "…el que no la debe no la teme. Somos los principales interesados en que se investigue sin falsedades lo que tenga que investigarse. No vamos a perder el foco de lo verdaderamente importante ¡Seguimos trabajando! ¡Qué otros se ahoguen en sus ollas!"

Por eso, por los sinvergüenzas que justifican que  los pillos brasileros le hayan dado coimas y sobornos a Capriles, pícaros esgrimiendo el cuento de que es "Legal" recibir aportes en toda campaña electoral, cierro hoy confesando lo desagradable que es tenerle asco a tanta gente… A Odebrecht y a su gran Capo Marcelo, a Euzenando y por supuesto a los que lo recibieron en sus oficinas y en sus propias casas y les pareció "Chévere" que les diera dolaritos a cambio de encochinar aún más a Venezuela.

Últimas noticias

Mas Noticias