Von der Leyen mostró su apoyo a Armenia y envió a su comisario de ayuda humanitaria para evaluar más asistencia

Tras una conversación telefónica con el líder armenio, la jefa del Ejecutivo europeo ha subrayado el compromiso de la UE para atender a los miles de desplazados procedentes de la región de Nagorno Karabaj

Compartir
Compartir articulo
Armenios desplazados de Nagorno-Karabaj llegan a un centro de registro del Ministerio de Asuntos Exteriores de Armenia, cerca de la ciudad fronteriza de Kornidzor, Armenia. EFE/EPA/NAREK ALEKSANYAN
Armenios desplazados de Nagorno-Karabaj llegan a un centro de registro del Ministerio de Asuntos Exteriores de Armenia, cerca de la ciudad fronteriza de Kornidzor, Armenia. EFE/EPA/NAREK ALEKSANYAN

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha expresado al primer ministro armenio, Nikol Pashinián, el apoyo de la Unión Europea al país tras la crisis provocada por los desplazados de la región de Nagorno Karabaj tras el ataque militar de Azerbaiyán el pasado septiembre, y ha decidido mandar a Ereván al comisario de Gestión de Crisis, Janez Lenarcic, para evaluar la situación desde el terreno.

Tras una conversación telefónica con el líder armenio, la jefa del Ejecutivo europeo ha subrayado el compromiso de la UE con Armenia para atender a los miles de desplazados procedentes de la región de Nagorno Karabaj.

En este sentido, ha anunciado que Lenarcic viajará a la zona este viernes para “evaluar más necesidades”, después de recalcar que el bloque ya ha movilizado ayuda humanitaria por valor de 5,2 millones de euros.

De lado de Armenia, un comunicado de la oficina de Pashinián ha señalado que ambos trataron temas relacionados con la “deportación forzosa de armenios de Nagorno Karabaj” y se emplazaron a seguir las conversaciones en el marco de la reunión de la Comunidad Política Europea en Granada el próximo 5 de octubre.

Miles de refugiados han huido de la región separatista después de que Azerbaiyán tomara el control del territorio tras una nueva ofensiva militar entre el 19 y el 20 de septiembre. A consecuencia de la misma, la autoproclamada república de Artsaj, respaldada por Armenia, anunció que se disolverá el 1 de enero de 2024.

La Comisión Europea (CE), Ursula Von der Leyen.
 EFE/EPA/CIRO FUSCO
La Comisión Europea (CE), Ursula Von der Leyen. EFE/EPA/CIRO FUSCO

La ofensiva azerí ha propiciado la marcha de la mayoría de la población de la región, de origen armenio, por lo que desde las autoridades armenias acusan a Bakú de llevar a cabo una limpieza étnica.

Armenia acusó este lunes a las fuerzas azerbaiyanas de abrir fuego en una zona fronteriza contra un vehículo que transportaba alimentos a las tropas armenias, una denuncia que el Ministerio de Defensa de Azerbaiyán desmintió.

El Ministerio de Defensa de Armenia dijo que las fuerzas azerbaiyanas dispararon contra “un vehículo que llevaba alimentos para el personal de los puestos de combate armenios en las afueras de Kut”, cerca de la frontera con Azerbaiyán, cuyas tropas lanzaron este mes una ofensiva relámpago contra el enclave armenio de Nagorno Karabaj.

En el enfrentamiento hubo “víctimas”, agregó el ministerio.

En una campaña militar de 24 horas que comenzó el 19 de septiembre, el ejército azerbaiyano derrotó a las fuerzas armenias de la región, escasamente equipadas y superadas en armamento, y las obligó a capitular. Las autoridades separatistas acordaron entonces disolver su gobierno a finales de este año.

Éxodo masivo

Aunque Bakú se ha comprometido a respetar los derechos de los armenios de Nagorno-Karabaj, la mayoría de ellos huyeron precipitadamente de la región, temiendo represalias o perder la libertad de utilizar su lengua y practicar su religión y costumbres.

El gobierno armenio declaró el lunes que 100.514 de los 120.000 habitantes de la región han cruzado a Armenia.

Refugiados de la región de Nagorno Karabaj llegan a un centro de alojamiento temporal en la ciudad de Goris, Armenia. REUTERS/Irakli Gedenidze
Refugiados de la región de Nagorno Karabaj llegan a un centro de alojamiento temporal en la ciudad de Goris, Armenia. REUTERS/Irakli Gedenidze

La ministra de Sanidad armenia, Anahit Avanesyan, declaró que algunas personas habían muerto durante el agotador y lento viaje por la única carretera de montaña hacia Armenia, que llegó a durar 40 horas.

El éxodo se produjo tras nueve meses de bloqueo azerbaiyano de la región, que dejó a muchos afectados por la desnutrición y la falta de medicinas.

Sergey Astsetryan, de 40 años, uno de los últimos residentes de Nagorno Karabaj en abandonar la región en su propio vehículo el domingo, dijo que algunos ancianos han decidido quedarse, y añadió que otros podrían regresar si ven que es seguro para los armenios étnicos vivir bajo el dominio azerbaiyano.

“Mi padre me ha dicho que volverá cuando tenga la oportunidad”, dijo Astsetryan a los periodistas en un puesto de control en la frontera armenia.

Las autoridades azerbaiyanas actuaron con rapidez para reafirmar el control de la región, deteniendo a varios antiguos miembros de su gobierno separatista y animando a los residentes de etnia azerbaiyana que huyeron de la zona en medio de una guerra separatista hace tres décadas a que empiecen a regresar.

(Con información de Europa Press)