El Centro Simon Wiesenthal le reclamó a la UNESCO tras la declaración de la antigua Jericó como Patrimonio de la Humanidad

El comité de Naciones Unidas aprobó el domingo incluir un conjunto de ruinas prehistóricas cerca de la antigua ciudad cisjordana como Patrimonio de la Humanidad en Palestina, una decisión que generó molestia de Israel, que controla el territorio y no reconoce un Estado palestino

Compartir
Compartir articulo
La antigua ciudad de Jericó (Foto por michel Setboun/Corbis via Getty Images)
La antigua ciudad de Jericó (Foto por michel Setboun/Corbis via Getty Images)

El Dr Shimon Samuels, Director de Relaciones Internacionales del Centro Wiesenthal, envió una carta a la Unesco luego de la inclusión de la ciudad histórica de Jericó como Patrimonio de la Humanidad, la cual forma parte de la Cisjordania ocupada por Israel, y administrada por la Autoridad Palestina, que cuenta con reconocimiento internacional.

En la epístola, Samuels denunció que mientras la delegación Israelí y el Centro Simon Wiesenthal se retiraban del Comité del Patrimonio de la Humanidad (CPM) en Riad, Arabia Saudita, para celebrar Rosh Hashana, el Año Nuevo Judío, Palestina logró su apropiación anual del patrimonio.

El organismo reiteró su reclamo por el “peligro” que causa el hecho de apresurar el proceso de votación del CPM. Además calificó la aprobación como una provocación política.

“Al luchar para construir una identidad y una narrativa histórica, desde 2011, ‘Palestina’ está apropiándose indebidamente con efectividad de los patrimonios y culturas de judíos y cristianos como la Iglesia de la Natividad en Belén o la Tumba de Patriarcas en Hebrón”, escribió.

Por otro lado vaticinó que este fallo va a allanar el camino para demanda del próximo año por “los Rollos del Mar Muerto y las cuevas del Qumrán y el Monasterio”, los cuales ya están en “lista de compras”.

Una imagen del yacimiento arqueológico "Colina del Sultán" cerca de Jericó, Cisjordania  (AP Foto/Mahmoud Illean)
Una imagen del yacimiento arqueológico "Colina del Sultán" cerca de Jericó, Cisjordania (AP Foto/Mahmoud Illean)

En su escrito recordó que los Rollos del Mar Muerto en particular echan luz al judaísmo y a las raíces de la Cristiandad y no tienen conexión para nada con Palestina.

“Un factor agravante es el proceso de ‘consenso’, un formato que incluye todos los estados miembros que votan bajo una boleta cerrada, podrían haber votado de lo contrario”, sentenció.

En conclusión pidió a la organización que siga el calendario regular de encuentros del Comité de Patrimonio Mundial, ya que llevar a cabo este tipo de reuniones a principios de septiembre “con frecuencia coincide con las Altas Fiestas judías y otras”.

La controversial decisión

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel emitió un comunicado el domingo en el que señaló que la inclusión de las ruinas a la lista era una maniobra “cínica” por parte de los palestinos para politizar la UNESCO, y que Israel trabajará con sus aliados para revertir lo que considera que son decisiones “distorsionadas” de la organización.

Israel abandonó la UNESCO en 2019, argumentando que la organización era parcial en su contra y minimizaba su conexión con la Tierra Santa. Israel también se opuso a que la UNESCO aceptara a Palestina como Estado miembro en 2011. Sin embargo, Israel sigue formando parte de la Convención de Patrimonio de la Humanidad y envió una delegación a la cumbre en Riad.

El palacio de invierno de Hisham, el décimo califa omeya, que construyó su palacio en Jericó en el siglo VIII. Fue destruida por un terremoto antes de que pudiera vivir en ella (Foto de © Richard T. Nowitz/CORBIS/Corbis vía Getty Images)
El palacio de invierno de Hisham, el décimo califa omeya, que construyó su palacio en Jericó en el siglo VIII. Fue destruida por un terremoto antes de que pudiera vivir en ella (Foto de © Richard T. Nowitz/CORBIS/Corbis vía Getty Images)

La ciudad

La moderna Jericó es una gran atracción turística en los territorios palestinos, tanto por sus lugares históricos como por su proximidad al mar Muerto. En 2021, la Autoridad Palestina presentó un proyecto extenso de restauración en uno de los mayores mosaicos de Medio Oriente, que se encuentra en un palacio de Jericó del siglo VIII.

La “Colina del Sultán”, un montículo de forma ovalada, contiene evidencia de una de las primeras aldeas conocidas de la humanidad y una importante ciudad de la Edad del Bronce que data del 2600 a.C. Se encuentra a unos 2 kilómetros de los restos de la primera ciudad de Jericó, que cuenta con ruinas de importancia para la historia judía, incluyendo una sinagoga que data del siglo I a.C.

La Autoridad Palestina, reconocida hace una década por Naciones Unidas como un Estado observador no miembro, celebró la designación de Tell es-Sultan.

El presidente palestino Mahmud Abás dijo en un comunicado que esto “atestigua la autenticidad e historia del pueblo palestino”, y añadió que “el Estado de Palestina se compromete a preservar este lugar único en beneficio de la humanidad”.