Rusia endureció las leyes que sancionan la traición y el espionaje

Las nuevas enmiendas tienen el objetivo de silenciar las voces de quienes se oponen a la invasión a Ucrania, que lleva más de cuatro meses

La duma Rusa, en una fotografía de archivo (EFE/EPA/YURI KOCHETKOV/Archivo)
La duma Rusa, en una fotografía de archivo (EFE/EPA/YURI KOCHETKOV/Archivo)

La Duma del Estado o la Cámara de Diputados de Rusia aprobó este miércoles una serie de enmiendas que endurecen las leyes que sancionan, entre otros delitos, los de traición, espionaje y llamamientos públicos a acciones contra el país.

De entrar en vigor las modificaciones, se considerarán traición y se castigarán con hasta 20 años de prisión las actividades vinculadas con paso a la filas enemigas durante un conflicto armado o de acciones militares contra la Federación de Rusia.

Además, se castigará con entre 12 y 20 años de prisión la participación de los ciudadanos rusos en conflictos armados o acciones militares contra los intereses de Rusia sin que se incurra en traición.

En esta imagen de archivo, agentes de policía detienen a manifestantes en San Petersburgo, Rusia, el 24 de febrero de 2022. Cuando el presidente de Rusia, Vladimir Putin, envió tropas a Ucrania, una ola de indignación y oposición a la guerra recorrió el país. (AP Foto, archivo)
En esta imagen de archivo, agentes de policía detienen a manifestantes en San Petersburgo, Rusia, el 24 de febrero de 2022. Cuando el presidente de Rusia, Vladimir Putin, envió tropas a Ucrania, una ola de indignación y oposición a la guerra recorrió el país. (AP Foto, archivo)

También se sancionará penalmente la participación fuera de Rusia en las actividades o la organización de actividades de ONG extranjeras o internacionales declaradas indeseadas en el país.

La modificaciones establecen responsabilidad penal, de 3 a 8 años prisión, para los ciudadanos que mantengan relaciones de cooperación confidencial con representantes de otros Estados, organizaciones extranjeras o internacionales a sabiendas de que ésta atenta contra la seguridad del país.

Las enmiendas fijan cuantiosas multas por llamamientos públicos contra Rusia, que en caso de que sean hechos por grupos organizados o incluyan amenazas de empleo de armas se castigará con entre 5 y 8 años de privación de libertad.

FOTO DE ARCHIVO. Legisladores rusos asisten a una sesión de la Duma Estatal, la cámara baja del parlamento, en Moscú, Rusia (REUTERS/Evgenia Novozhenina)
FOTO DE ARCHIVO. Legisladores rusos asisten a una sesión de la Duma Estatal, la cámara baja del parlamento, en Moscú, Rusia (REUTERS/Evgenia Novozhenina)

El proyecto, que aún debe ser aprobado por el Consejo de la Federación (Senado), aumenta de 12 a 18 años las penas por reclutamiento, instrucción y empleo de mercenarios en conflictos armados o acciones militares.

También eleva las penas para los mercenarios a entre 12 y 18 años prisión, que actualmente son de 4 a 8 años.

La semana pasada, la cámara baja del parlamento ruso aprobó el jueves una ley que permitiría vedar a los medios de prensa extranjeros, en respuesta a medidas de otros países contra la prensa rusa.

Desde hace meses, Rusia se ha quejado reiteradamente de que los países occidentales imponen trabas indebidas a los medios rusos al prohibir sus operaciones o denegar visas a sus periodistas. A principios de junio, la vocera de la cancillería, Maria Zajarova, convocó a los representantes de la prensa estadounidense para advertirles que se les podría denegar la renovación de sus visas y acreditaciones.

FOTO DE ARCHIVO: Un bloque de apartamentos seriamente dañado por los ataques durante la invasión rusa de Ucrania en la ciudad de Severodonetsk, en la región de Luhansk, Ucrania, el 1 de julio de 2022. REUTERS/Alexander Ermochenko
FOTO DE ARCHIVO: Un bloque de apartamentos seriamente dañado por los ataques durante la invasión rusa de Ucrania en la ciudad de Severodonetsk, en la región de Luhansk, Ucrania, el 1 de julio de 2022. REUTERS/Alexander Ermochenko

Más en general, desde el inicio de la operación militar rusa en Ucrania el 24 de febrero, las autoridades rusas han intensificado la represión de las voces críticas con la ofensiva.

Han bloqueando medios de comunicación independientes y redes sociales, y aprobado leyes que sancionan con fuertes penas de cárcel cualquier forma de crítica que empañe la imagen del ejército.

Varios rusos —tanto opositores como ciudadanos de a pie— ya han sido encarcelados acusados de este tipo de cargos a la espera de ser juzgados. Un diputado de la ciudad de Moscú será juzgado el jueves.

Con información de EFE, AFP, EuropaPress

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR