Se suicidó el el presunto asesino de una estudiante jordana que había sido cercado por la Policía

Odai Khaled Abdullah Hassan, de 37 años, se disparó en la cabeza al verse acorralado. El jueves le había disparado a la joven en una universidad de Amán porque rechazó hablar con él

El asesino de la estudiante universitaria jordana se disparó después de estar rodeado por la policía y murió en el hospital. (Arab News)
El asesino de la estudiante universitaria jordana se disparó después de estar rodeado por la policía y murió en el hospital. (Arab News)

El presunto asesino de una joven estudiante jordana murió este lunes en el hospital tras dispararse ayer en la cabeza al ser acorralado por las fuerzas de seguridad, que intentaban capturarlo después de que el jueves tiroteara a la chica en una universidad de Amán porque rechazó hablar con él, informaron medios oficiales.

La Dirección de Seguridad Pública anunció “la muerte del asesino de la joven universitaria tras suicidarse”, indicó en un comunicado reproducido por la agencia oficial de noticias jordana, Petra.

Este domingo, la Agencia de Seguridad General de Jordania dijo que la Policía “rodeó la zona donde estaba escondido el asesino, que rechazó rendirse y amenazó con suicidarse”, pero a pesar de que las autoridades “intentaron negociar con él”, el hombre “se disparó en la cabeza” y fue trasladado a la unidad de cuidados intensivos “inconsciente y sin signos vitales”.

Asimismo, apuntó que fue encontrado en una granja de la localidad de Balama, al noreste de Amán, donde se escondió desde el pasado jueves, cuando ocurrieron los hechos.

Ese día, este individuo identificado como Odai Khaled Abdullah Hassan, de 37 años, se infiltró por la puerta principal de una universidad en Amán y paró a la estudiante para hablar con ella, pero la chica rechazó conversar con él e intentó seguir su camino.

Seguidamente, el chico le disparó con 5 balas, una de las cuales le alcanzó la cabeza, lo que causó su muerte, según la televisión estatal jordana Al Mamlaka.

Este suceso desató una ola de indignación en Jordania y en otros países, puesto que unos días antes también una joven de Egipto fue asesinada a las puertas de una universidad por rechazar casarse con un compañero.

La joven egipcia fue víctima del “acoso permanente” del joven, que insistía en casarse con ella a pesar de que hizo un juramento ante la familia y los vecinos de “no agredirla”, de acuerdo con la Fiscalía egipcia, que ordenó la detención del presunto asesino y cuyo juicio comenzó ayer, domingo.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR