Putin volvió a bombardear el norte de Ucrania y el ataque dejó al menos ocho muertos

Es la primera ofensiva de fuertes consecuencias para las fuerzas defensoras desde que los rusos se retiraron de Kiev y Chernihiv

Escuela destruida en la región de Chernihiv (archivo)
Escuela destruida en la región de Chernihiv (archivo)

Ocho personas murieron y 12 fueron heridas el martes en un ataque ruso contra una localidad en Chernihiv, a unos 60 kilómetros al norte de Kiev, conocida por albergar un gran campamento de entrenamiento militar, anunciaron los socorristas locales.

Ambas cifras fueron confirmadas por Oleksandr Ivchenko, portavoz de los servicios de emergencia de la región de Chernihiv.

El bombardeo afectó a la aldea de Desna, en la citada región, que ha sufrido varios ataques rusos durante los últimos días, informó el medio ucraniano Hromadske, que cita como fuente a la Dirección General del Servicio Estatal de Emergencia en Chernihiv.

La publicación recordó que alrededor de las 5:00 hora local (02.00 GMT), la aviación rusa disparó cuatro cohetes sobre la aldea de Desna y dos de ellos impactaron en un edificio.

El gobernador de la región de Chernihiv había anunciado a primera hora del martes lo que describió como ataques con misiles en Desna, destacando que el conflicto todavía está en desarrollo. “La guerra no ha abandonado la región. La guerra no ha abandonado nuestras ciudades”, dijo, instando a los residentes a “tener cuidado” y escuchar las sirenas de ataque aéreo.

No hubo bombardeos tan intensos y masivos desde el comienzo de la guerra”, destacó a la agencia de prensa Interfax-Ucrania, señalando una actividad “creciente de los helicópteros rusos en los últimos días”.

También en la región de Sumy, en el noreste del país, los rusos han efectuado hoy ataques contra varias localidades limítrofes con Rusia, según publicó el Comando Operativo “Norte” de Ucrania en su página de Facebook. En este caso, no se ha informado de la existencia de víctimas.

Otro ataque ruso el martes por la mañana golpeó una base militar ucraniana en la región de Leópolis, a solo 15 kilómetros de la frontera con Polonia, según Maxim Kozitski, gobernador regional.

Por su parte, el ministerio de Defensa ruso informó que misiles superficie-superficie Kalibr habían atacado la estación de Starytshi, cerca de esta base en el distrito de Iavoriv, “eliminando reservistas en formación, armas extranjeras y equipos militares de Estados Unidos y de países europeos que iban a ser enviados a Donbás”.

También confirmó el ataque contra Desna y otro campamento de adiestramiento en Okhtirka, en Sumy (norte). Según el gobernador de dicha región, Dmitro Jivitski, este último ataque causó “al menos cinco heridos”.

En su reporte diario, el Estado Mayor del Ejército ucraniano subrayó que “el enemigo ruso no deja de llevar a cabo operaciones ofensivas en la Zona Operacional Este” y ha detallado que “el enemigo ruso ha centrado sus principales esfuerzos en dirección a Donetsk”.

“Aviones del enemigo ruso han destruido infraestructura civil y militar en la Zona Operacional Este e instalaciones industriales en la profundidad de Ucrania”, ha recalcado, al tiempo que ha destacado que las fuerzas rusas centran sus esfuerzos en el área de Járkov en “mantener sus posiciones y evitar el avance de las tropas ucranianas”.

Por último, señalaron que las fuerzas rusas “no han tenido éxito” en sus ofensivas en Severodonetsk, Bajmut, Avdiivka y Kurajiv, antes de apuntar que “fueron repelidos once ataques enemigos en Donetsk y Lugansk”, donde se encuentran las autoproclamadas repúblicas populares homónimas.

(Con información de EFE, AFP, Europa Press)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR