Récord de casos de coronavirus y nuevas restricciones en Tokio: bares y restaurantes deberá reducir sus horarios

Las nuevas medidas se extenderán hasta el 13 de febrero. La capital japonesa registró 7.377 nuevos casos el miércoles

Tokio. EFE/EPA/FRANCK ROBICHON
Tokio. EFE/EPA/FRANCK ROBICHON

Tokio y una docena de otras áreas en Japón se enfrentarán a nuevas restricciones por el COVID-19 a partir del viernes, y los líderes locales acortarán los horarios de los restaurantes, ya que los casos de omicron alcanzan un récord en la capital.

Un panel de expertos encargado por el gobierno aprobó el miércoles un plan para poner las 13 áreas bajo restricción de tres semanas hasta el 13 de febrero, dijo el ministro de Revitalización Económica, Daishiro Yamagiwa, quien también está a cargo de las medidas contra el virus.

Tokio registró 7.377 nuevos casos el miércoles, el más alto desde un récord anterior de 5.908 el 13 de agosto. Pero el aumento de los casos aún no está agotando a los hospitales de la ciudad. Solo alrededor de una cuarta parte de las camas disponibles se han ocupado en Tokio y los casos graves representan solo el 2% de todas las hospitalizaciones, según el gobierno de la ciudad.

Se espera que el primer ministro Fumio Kishida anuncie oficialmente las nuevas restricciones en una reunión del grupo de trabajo del gobierno más tarde el miércoles.

FOTO DE ARCHIVO: Un aviso sobre las medidas de seguridad del COVID-19 junto a las puertas cerradas en la zona de salidas del aeropuerto internacional de Narita en el primer día de cierre de fronteras para evitar la propagación de la nueva variante del coronavirus ómicron en Narita, al este de Tokio, Japón, el 30 de noviembre de 2021. REUTERS/Kim Kyung-Hoon/File Photo
FOTO DE ARCHIVO: Un aviso sobre las medidas de seguridad del COVID-19 junto a las puertas cerradas en la zona de salidas del aeropuerto internacional de Narita en el primer día de cierre de fronteras para evitar la propagación de la nueva variante del coronavirus ómicron en Narita, al este de Tokio, Japón, el 30 de noviembre de 2021. REUTERS/Kim Kyung-Hoon/File Photo

Hasta ahora, Japón se ha resistido al uso de bloqueos para combatir la pandemia y, en cambio, se ha centrado en exigir que los restaurantes y bares cierren temprano y no sirvan alcohol, y en pedirle al público que use máscaras y practique el distanciamiento social, ya que el gobierno busca minimizar el daño a la economía.

Japón había estado expandiendo gradualmente la actividad social y comercial desde que una ola anterior de infecciones disminuyó en septiembre, lo que, según los expertos, se debió en gran parte al rápido progreso del país en la implementación de las dos dosis iniciales de vacunas.

Pero los expertos dicen que las infecciones de avance por la variante omicron son comunes. La variante de rápida propagación ha provocado que varios trabajadores médicos y otros se autoaíslen después de dar positivo o entrar en contacto cercano con alguien que lo haya hecho. Las infecciones en fuerte aumento ya han comenzado a paralizar hospitales, escuelas y otros sectores en algunas áreas.

El gobierno nacional está tomando medidas luego de las solicitudes de los gobernadores locales, incluida la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, quien alertó sobre la posibilidad de que los servicios públicos esenciales, como el transporte público y la recolección de basura, se detengan.

 REUTERS/Akira Tomoshige/Archivo
REUTERS/Akira Tomoshige/Archivo

A nivel nacional, Japón ha registrado más de 32.000 casos, lo que eleva su total a 1,93 millones de casos, con 184.000 muertes. Más de 134.000 pacientes ahora están en cuarentena u hospitalizados por COVID-19, según el Ministerio de Salud.

Shigeru Omi, el principal asesor médico del gobierno, dijo que las vacunas ya no ofrecen una protección confiable contra la variante omicron, lo que hace que las pruebas y las restricciones sociales sean las únicas medidas efectivas y realistas para prevenir más infecciones.

Se aplicarán restricciones en 16 áreas de todo el país, incluidas otras tres prefecturas, Okinawa, Hiroshima y Yamaguchi, que fueron sometidas a medidas similares a principios de este mes.

Es posible que más adelante se agreguen otras áreas, incluida la gravemente afectada Osaka, donde se informaron 5.396 nuevos casos el martes.

EFE/ Juan Carlos Torrejón
EFE/ Juan Carlos Torrejón

Si bien alrededor del 80 % de los japoneses recibieron las dos primeras dosis de la vacuna, la implementación del refuerzo en todo el país ha sido lenta y llegó solo al 1,3 % de la población.

El gobierno decidió recientemente reducir los intervalos entre la segunda y la tercera inyección de ocho a seis meses para las personas mayores, pero es poco probable que las personas más jóvenes reciban su turno hasta marzo o más tarde.

Si bien Kishida enfatiza la necesidad de seguridad como justificación de las restricciones, las medidas también se consideran movimientos políticos para obtener el apoyo del público antes de las elecciones parlamentarias de este verano.

Los críticos también dicen que las medidas, que se dirigen casi exclusivamente a bares y restaurantes, tienen poco sentido y son injustas.

(con información de AP)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR