Encontraron debajo del piso de una escuela los restos de un cocodrilo gigante del siglo XIX

Los huesos, que habían sido llevados a Gales por un soldado tras la Primera Guerra Mundial, fueron ahora restaurados y puestos en exhibición para los estudiantes

Los estudiantes de la escuela primaria en la exhibición de los restos del cocodrilo. Fotos: Twitter / PureConserve
Los estudiantes de la escuela primaria en la exhibición de los restos del cocodrilo. Fotos: Twitter / PureConserve

Debajo de una escuela británica fueron encontrados los restos de un cocodrilo gigante de agua salada de 120 años de antigüedad los cuales fueron presentados ante los maravillados estudiantes de los grados de primaria.

El reptil fue traído a Gales después de la Primera Guerra Mundial, pero sus restos datan del siglo XIX. Poco antes de la pandemia, en junio de 2019, los huesos fueron encontrados por empleados del colegio que realizaban trabajos de remodelación y posteriormente fueron restaurados.

La historia de un cocodrilo escondido en la escuela de Gales del Sur se ha contado a lo largo de muchas generaciones.

Los huesos llegaron a Gales durante la Primera Guerra Mundial
Los huesos llegaron a Gales durante la Primera Guerra Mundial

El cuento describe cómo un hombre local que sirvió en la Primera Guerra Mundial trajo el cuerpo de un cocodrilo como recuerdo.

Se cree que el animal se exhibió en la escuela Rhondda, Ysgol Gynradd Gymraeg Bodringallt en Gales, pero luego se almacenó debajo de las tablas del piso para protegerlo.

El Consejo de Rhondda Cynon Taf trabajó con la empresa galesa Pure Conservation para restaurar los restos.

El cocodrilo había sufrido daños importantes: le faltaba toda la parte inferior, junto con las patas y la base de la cola, y se le habían caído los dientes.

Inicialmente, el cuerpo se congeló para eliminar las plagas y se analizó en busca de materiales peligrosos.

Luego se limpió y se aspiró para eliminar la suciedad, las telarañas y la suciedad, y se reemplazaron los dientes flojos en las cavidades.

El trabajo se completó justo antes de Navidad y el cocodrilo se exhibió la semana pasada.

La concejala Joy Rosser describió el descubrimiento como “absolutamente increíble”.

Los huesos fueron hallados debajo del piso de la escuela.
Los huesos fueron hallados debajo del piso de la escuela.

“Fue lo último que los trabajadores pensaron que encontrarían debajo de un salón de clases... Fue fantástico ver la mirada emocionada en los rostros de los alumnos cuando vieron el cocodrilo en exhibición”, agregó.

Ella dijo que era una “pieza única y real de la historia local”.

Los cocodrilos de agua salada, los reptiles más grandes, pueden crecer hasta 7 metros y pesar hasta 997 kilos.

Se encuentran principalmente en el norte de Australia y el sudeste de Asia.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR