Dos viajeros de Sudáfrica que hicieron escala en Singapur dieron positivo por la variante Ómicron en Sídney

El Ministerio de Salud singapurense ha defendido que las pruebas presentadas por los turistas antes de acceder al avión habían dado un resultado negativo y que la mayoría de los pasajeros del mencionado vuelo habían permanecido en el área de tránsito del aeropuerto

Pasajeros en un aeropuerto
Pasajeros en un aeropuerto

Dos viajeros procedentes de Sudáfrica que hicieron escala en Singapur han dado positivo en la nueva variante Ómicron del coronavirus en la ciudad australiana de Sídney.

Las autoridades sanitarias de Singapur han detallado este lunes que los turistas partieron de la ciudad de Johanesburgo el pasado sábado y que ese mismo día aterrizaron en el Aeropuerto Internacional de Changi para conectar con otro vuelo que les llevase finalmente a la costa sureste australiana, recoge la cadena singapurense CNA.

Desde ese mismo sábado a las 23.59 horas todos los titulares con visados de larga o corta duración que hubiesen visitado el sur de África en los últimos 14 días tienen prohibido ingresar o transitar por la isla.

Así, esta restricción afecta a quienes recientemente hayan visitado Botsuana, Esuatini, Lesoto, Mozambique, Namibia, Sudáfrica o Zimbabue.

El Ministerio de Salud singapurense ha defendido que las pruebas presentadas por los turistas antes de acceder al avión habían dado un resultado negativo y que la mayoría de los viajeros del mencionado vuelo habían permanecido en el área de tránsito del aeropuerto esperando a su embarque hacia Sídney.

Por tanto, las autoridades han remarcado que los viajeros contagiados no ingresaron en Singapur ni visitaron otras zonas del aeródromo.

“El rastreo de contactos está en curso para el personal del aeropuerto que puede haber tenido un contacto transitorio con los casos”, ha informado el Ministerio, que ha detallado que ya hay una persona que guarda cuarentena de diez días tras comprobar que fue “contacto cercano de una persona infectada”.

Mientras la nueva variante del coronavirus, Ómicron, continúa extendiéndose por todo el mundo, sembrando preocupación y empujando a cada vez más países a cerrar una vez más sus fronteras a los viajeros extranjeros, el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, compareció en una rueda de prensa extraordinaria desde Pretoria para sostener que “los países que han impuesto restricciones discriminan injustamente a Sudáfrica y no ayudarán a resolver el problema”.

Personal sanitario realiza pruebas de diagnóstico para detectar el coronavirus
Personal sanitario realiza pruebas de diagnóstico para detectar el coronavirus

El titular del Ejecutivo también reconoció que su país se enfrenta a una posible cuarta ola de coronavirus si en las próximas semanas continúa la tendencia creciente de infecciones debido a esta nueva variante.

Los cuestionamientos de Ramaphosa son coincidentes a las posturas de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El organismo internacional ha manifestado este domingo su rechazo a las restricciones de vuelos impuestas en todo el mundo a vuelos procedentes del sur de África y ha instado a los gobiernos a reabrir sus fronteras y a “seguir la ciencia y el Reglamento Sanitario Internacional”.

En un encuentro frente a periodistas sudafricanos, el presidente sostuvo que “todavía no hay datos oficiales que prueben que la nueva variante provoque una mayor afección ni que sea más transmisible que el resto de cepas, y ha hecho especial hincapié en la importancia de la vacunación, incentivando a toda la población a inmunizarse.

Los dichos del jefe de Estado coinciden con las declaraciones de una doctora sudafricana que atiende pacientes con covid-19. Mientras los científicos intentan determinar el nivel de amenaza de Ómicron, Angelique Coetzee, presidenta de la Asociación Médica Sudafricanaseñaló que decenas de sus pacientes sospechosos de portar la variante Ómicron mostraron síntomas leves, como fatiga.

(Con información de Europa Press)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR