Rusia inició el nuevo confinamiento con otro doble récord de muertes y contagios de COVID-19

Se registraron 1.159 decesos y 40.096 casos en las últimas 24 horas. El Kremlin no consigue impulsar la vacunación y apela a las restricciones comenzando en Moscú, donde habrá 11 días sin actividades no esenciales

Un especialista sanitiza una estación en Moscú en medio del brote de coronavirus (COVID-19) (REUTERS/Maxim Shemetov)
Un especialista sanitiza una estación en Moscú en medio del brote de coronavirus (COVID-19) (REUTERS/Maxim Shemetov)

Rusia registró este jueves otro doble récord de muertes y contagios vinculados con el covid-19, en medio de la violenta ola de pandemia que sufre el país y que obligó a la capital Moscú a cerrar sus servicios no esenciales.

Según cifras difundidas por el gobierno, 1.159 personas murieron y 40.096 se contagiaron del virus en las últimas 24 horas.

Rusia es el país más afectado en Europa por la pandemia. Sufre por las bajas tasas de vacunación a pesar de desarrollar varios de sus propios inmunizadores y en las últimas semanas ha visto el número diario de casos y muertes en el nivel más alto de la pandemia. Lleva 10 días consecutivos con incremento en las muertes y contagios de la enfermedad.

La vacunación en Rusia comparada con otros países, con el resto de Europa y con el porcentaje global, según Our World in Data. El verde oscuro indica el porcentaje de de personas “totalmente vacunadas”, y se agrega el verde claro para las que les resta recibir una dosis

El gobierno del presidente Vladimir Putin depositó sus esperanzas en las vacunas de cosecha propia como la vacuna Sputnik V, pero los rusos se han mostrado obstinadamente resistentes a la inoculación.

Hasta este jueves, solo el 32 por ciento de la población de Rusia había sido completamente vacunada, según el sitio web de Gogov, que cuenta los datos de Covid-19 de las regiones.

Las medidas aplicadas por el régimen de Vladimir Putin no han impedido el rebrote de la enfermedad que ya lleva 10 días con cifras en ascenso (FOTO: REUTERS)
Las medidas aplicadas por el régimen de Vladimir Putin no han impedido el rebrote de la enfermedad que ya lleva 10 días con cifras en ascenso (FOTO: REUTERS)

Pese a que las autoridades evitaron las restricciones severas impuestas en muchos países, decidieron cerrar todos los servicios no esenciales en Moscú desde el jueves hasta el 7 de noviembre.

Los puntos de venta, restaurantes, lugares deportivos y de entretenimiento están cerrados, al igual que las escuelas y los jardines de infancia. Solo las tiendas que venden alimentos, medicinas y otros artículos esenciales pueden permanecer abiertas.

Un centro de vacunación en Moscú (REUTERS/Evgenia Novozhenina)
Un centro de vacunación en Moscú (REUTERS/Evgenia Novozhenina)

Putin ordenó la semana pasada un feriado pagado en todo el país entre el 30 de octubre y el 7 de noviembre en un intento por revertir el aumento de infecciones, y las autoridades de Moscú adelantaron esa medida a partir de este jueves.

Las vacaciones obligatorias se aplicarán en todo el país, coincidiendo con el puente de noviembre, señala el decreto del líder del Kremlin.

La viceprimera ministra y encargada de la lucha contra la pandemia, Tatiana Gólikova, expresó su esperanza de que los días no laborables no se ampliarán si se cumplen las restricciones, se aumenta la vacunación y se traslada a los empleados mayores de 60 años al teletrabajo si no han recibido la pauta completa.

(Con información de AFP)

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR