La justicia israelí ordenó el regreso a Italia del niño que había desatado una crisis judicial tras la muerte de sus padres

Los padres de Eitan Biran, su hermano menor y otros dos miembros de la familia murieron junto a otras nueve personas al caerse un teleférico, el 23 de mayo en Stresa, en el Piamonte, a orillas del lago Maggiore

Shmuel Peleg, abuelo de Eitan (Foto: Reuters)
Shmuel Peleg, abuelo de Eitan (Foto: Reuters)

Italia reclamó hoy el regreso del niño de 6 años que fue el único superviviente del desplome de un teleférico el pasado mayo, después de que sus abuelos lo llevaran a Israel, lo que les valió la apertura de una investigación por secuestro.

Un Tribunal de Tel Aviv dictaminó este lunes que el pequeño debe regresar con su familia en Italia y el defensor del menor de la ciudad italiana de Milán (norte), Ciro Cascone, expresó su deseo de que la sentencia se cumpla “rápidamente”, según los medios locales.

El tribunal ordenó el regreso del menor a su lugar de residencia habitual en Italia y condenó al abuelo a pagar los gastos y honorarios de un abogado por un monto de 70.000 séqueles (22.000 dólares)”, indica la decisión de la justicia a la que tuvo acceso la AFP.

Eitan fue el único superviviente de la caída al vacío de la cabina de un teleférico en el monte alpino de Mottarone en mayo, una tragedia que se saldó con 14 muertos y en la que perdió a casi toda su familia, a sus padres, a su hermano de 2 años y a sus bisabuelos.

Escena del accidente en teleférico (AP)
Escena del accidente en teleférico (AP)

Tras salir del hospital, el niño fue objeto de una pugna por su custodia entre su familia paterna, los Biran, residentes en la ciudad italiana de Pavia (norte) y la materna, los Peleg, en Israel.

Eitan, que resultó gravemente herido, fue confiado a su tía paterna por un tribunal italiano, otorgando a la familia materna, residente en Israel, derecho de visita.

A comienzos de septiembre, su abuelo materno trasladó hacia Israel al niño a bordo de un jet privado tras una visita luego de la cual se suponía que debía llevarlo de regreso a casa de su tía, algo que nunca ocurrió.

A pesar de que la tutora legal del pequeño era su tía paterna, Aya Biran, sus abuelos maternos lograron llevárselo en secreto a Israel el pasado 11 de septiembre, lo que les valió una investigación por secuestro y suscitó la indignación del país europeo.

Eitan junto a sus padre y hermana
Eitan junto a sus padre y hermana

La familia materna de Eitan Biran rechazó las acusaciones de secuestro y afirmó que los padres del niño habrían deseado que se criara en Israel.

“Todavía no sabemos con certeza la fecha de retorno de Eitan a Italia”, puesto que la decisión del tribunal israelí “puede ser recurrida”, dijo la abogada de la familia paterna del menor, Cristina Pagni, citada por los medios italianos. “No hay ni vencedores ni vencidos: Eitan es lo único que cuenta”, añadió.

Los padres del niño, Amit Biran, de 30 años, y Tal Peleg, de 27, vivieron varios años en Italia, donde Amit estudiaba medicina.

El tema de este niño, convertido en símbolo de esperanza tras salvar la vida en aquella tragedia, suscita un gran interés en Italia e incluso desde el Gobierno se ha seguido su salida del país, tal y como reconoció el ministro de Exteriores, Lugi di Maio.

(Con información de AFP y EFE)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR