La inesperada visita que emocionó hasta las lágrimas a una anciana en su cumpleaños número 101

Lily Thornett debió pasar sin su familia su centenario en 2020 por la pandemia, pero este año se sorprendió con la llegada de un ser querido que voló miles de kilómetros para abrazarla

Lily Thornett, feliz con la llegada de su familia
Lily Thornett, feliz con la llegada de su familia

Una anciana británica que debió celebrar el año pasado su cumpleaños número 100 sin su familia por la pandemia de coronavirus recibió la visita sorpresa de su hijo en el aniversario 101 de su nacimiento.

Lily Thornett no pudo ver a su único hijo, Brian, cuando llegó a su centenario en 2020 porque él no logró viajar desde su residencia en Estados Unidos.

Sin embargo, Brian y su esposa Suzanne hicieron lo imposible para no perderse otro cumpleaños de Lily. Volaron con tiempo al Reino Unido para asegurarse de que tuvieran unos días para hacer la cuarentena antes de verla.

Thornett, que vive en la residencia de Care UK Heather View, en Crowborough (East Sussex), no veía a su familia desde el comienzo la pandemia.

“Ha sido muy bonito volver a ver a mi familia. Fue un día muy especial y nos divertimos mucho”, dijo, según Daily Mail.

Toda la familia disfrutó de una torta de cumpleaños especial y se rieron con un imitador de Elvis.

Natasha King, directora de la residencia de Heather View, aseguró que fue “un día muy emotivo para Lily y la sonrisa en su cara cuando se reunió con su familia lo decía todo”, de acuerdo a Daily Mail.

“Siempre nos gusta organizar grandes fiestas para las celebraciones, pero sabíamos que ésta tenía que ser muy especial, así que invitamos a un imitador de Elvis a la residencia y decoramos el jardín para que fuera el lugar perfecto para la fiesta”, agregó.

Lily Thornett con trabajadoras de la residencia Heather View
Lily Thornett con trabajadoras de la residencia Heather View

Nacida en Londres en 1920, Thornett fue sombrerera después de dejar la escuela y estaba lista para viajar a París para estudiar en 1939 hasta que la guerra estalló y estropeó sus planes.

Durante la guerra fue telefonista en el Ayuntamiento de Greenwich, antes de casarse con su marido Victor en 1942 y dar a luz a su único hijo Brian ese mismo año.

Descenso de casos

El gobierno británico dispuso la apertura comercial total a partir del 19 de julio (REUTERS)
El gobierno británico dispuso la apertura comercial total a partir del 19 de julio (REUTERS)

El martes pasado Reino Unido tuvo 23.511 casos positivos de coronavirus. Parece una cifra todavía alta, pero es casi la mitad de los contagios de hace una semana y mucho menos de las 54.180 registradas hace dos semanas.

Es que esta semana, las tasas de infección por COVID-19 registradas en todo el Reino Unido han descendido durante siete días consecutivos, lo que llama la atención a los expertos epidemiólogos británicos y suma cautela a las autoridades sanitarias del gobierno de Boris Johnson, que teme que la ciudadanía considere que la pandemia ha sido superada y ello precipite un cambio de conducta respecto a los cuidados que hay que tener frente al virus, e incluso en una disminución en las tasas de vacunación.

El país europeo con más muertes por la enfermedad (cerca de 129.500) se ha convertido en un laboratorio mundial de pruebas tras el levantamiento casi total de las restricciones en Inglaterra, que entró en vigor el 19 de julio, incluidos los requisitos legales de distanciamiento social con el uso de mascarilla en lugares públicos.

Los científicos, que habían advertido previamente que los casos probablemente aumentarían a 100.000 al día en las próximas semanas tras la relajación de las restricciones están desconcertados, ya que en lugar de la esperada continuidad al alza de los contagios, justo cuando superaban los 50.000 diarios, las cifras reflejan una drástica bajada. El fenómeno es inédito en la saga del virus, ya que nunca antes se había producido una reducción significativa sin deberse a un confinamientoMarc Baguelin, miembro del Grupo Científico de Pandemias de Influenza, admite que resulta difícil explicar “una caída tan acuciada en casos y tan simultánea en todas las áreas de Inglaterra” y, como la mayoría de expertos, identifica elementos puntuales como el fin de la Eurocopa de fútbol, las vacaciones escolares y el mejoramiento del clima que permite a las personas estar más tiempo al aire libre, como grandes catalizadores.

SEGUIR LEYENDO: