Dos hermanas británicas quieren prohibir los silbidos y otras formas de acoso callejero

Gemma y Maya Tutton, de 16 y 21 años, respectivamente, están al frente de una campaña que está ganando fuerza en el Reino Unido para terminar con formas de violencia de género a las que no se les presta tanta atención

Maya (izquierda) y Gemma (derecha) Tutton, las hermanas que quieren terminar con el acoso callejero (https://plan-uk.org/)
Maya (izquierda) y Gemma (derecha) Tutton, las hermanas que quieren terminar con el acoso callejero (https://plan-uk.org/)

Lo que empezó como una conversación entre dos jóvenes hermanas se transformó en un movimiento que se propone terminar con todas las formas del acoso callejero y que gana cada vez más fuerza en el Reino Unido. Maya y Gemma Tutton, de 16 y 21 años, reunieron cerca de medio millón de firmas para una petición que busca que sean declaradas delito una serie de prácticas que muchas mujeres padecen a diario en la vía pública, que van desde los silbidos hasta los comentarios sexuales.

Las hermanas, que viven en la ciudad de Brighton, están detrás del campaña “Our Streets Now” (Nuestras calles ahora). Ambas afirman haber sido objeto de acoso sexual a plena luz del día y afirman que todos los días reciben testimonios angustiosos de chicas jóvenes que denuncian experiencias similares.

En una entrevista concedida a la cadena ITV, Gemma contó que sólo tenía 11 años cuando le ocurrió por primera vez, y que ese hecho es lo único que recuerda de ese periodo de su vida. Fue precisamente aquello lo que inspiró a ella y a Maya a crear la campaña y comenzar con la recolección de firmas.

Gemma Tutton (https://www.ourstreetsnow.org/)
Gemma Tutton (https://www.ourstreetsnow.org/)

“Tenía 11 años, así que acababa de salir de la escuela primaria. Estaba distraída cuando dos hombres frenaron en un auto a mi lado y empezaron a hacer comentarios sexuales sobre mi cuerpo. Recuerdo que llamé a Maya, me puse a llorar inmediatamente y corrí hasta la casa de una amiga”, relató Gemma.

“Subestimamos lo mucho que nos afectan estas cosas, sobre todo cuando utilizamos términos como ‘silbidos de lobo’ o ‘piropos‘, cuando en realidad se trata de acoso sexual. Aunque lo que me dijeron ese día no fue extremadamente grave, ¡no recuerdo nada de cuando tenía 11 años más allá de eso!”, agregó.

Una de las coas más impactantes de lo que contaron las hermanas es la temprana edad a la que las mujeres empiezan a sufrir el acoso. “Niñas de hasta 10 años que nos cuentan cada día sus terribles experiencias. No estamos hablando realmente de silbidos, sino de comentarios serios, sexuales, que se hacen a las niñas de todo el país cada día”, dijo Gemma.

Maya Tutton (https://www.ourstreetsnow.org/)
Maya Tutton (https://www.ourstreetsnow.org/)

Según una encuesta de la organización UN Women UK divulgada en marzo, prácticamente todas las mujeres jóvenes del Reino Unido afirmaron haber sido objeto de acoso sexual. De acuerdo con los datos del informe, la cantidad de mujeres que sufrió acoso sexual en lugares públicos es del 97% en el caso de las jóvenes de entre 18 y 24 años, mientras que el porcentaje es del 80% entre las mujeres de todas las edades.

Entre estos casos se encontraban mujeres que fueron “manoseadas, seguidas y obligadas a mantener relaciones sexuales”, según el sondeo, para el que fueron consultadas mil mujeres.

La encuesta, realizada por la firma YouGov para UN Women UK, expuso también una “falta de fe en las autoridades británicas” a la hora de lidiar con “habilidad” ante el acoso sexual, que sucede “cada 10 minutos” en algún lugar del mundo, señaló el diario The Guardian. Por este motivo, muchas mujeres no denunciaron los incidentes y otras admitieron que, de haberlo hecho, no hubiese cambiado nada.

El primer ministro británico, Boris Johnson, y la ministra del Interior, Priti Patel, durante una visita a la sede de la Policía de Surrey en Guildford, el 27 de julio de 2021 (Yui Mok/Pool vía REUTERS)
El primer ministro británico, Boris Johnson, y la ministra del Interior, Priti Patel, durante una visita a la sede de la Policía de Surrey en Guildford, el 27 de julio de 2021 (Yui Mok/Pool vía REUTERS)

La presión sobre el gobierno británico creció tras el asesinato de la londinense Sarah Everard, de 33 años. Su desaparición a principios de marzo cuando volvía a pie a casa de noche, y la revelación de que había sido asesinada por un Policía, conmocionó al Reino Unido y reavivó el debate sobre la seguridad de las mujeres en los espacios públicos.

En respuesta a esa demanda, Priti Patel, ministra del Interior, presentó la semana pasada su nueva estrategia para combatir el acoso callejero y la violencia contra las mujeres. Esta nueva estrategia, elaborada tras una consulta que recogió 180.000 testimonios, incluye la creación de una nueva dirección nacional de policía para mejorar los tiempos de respuesta ante estos delitos.

“Todos los días se producen crímenes como violaciones, mutilaciones genitales femeninas, acoso y delitos en línea” como el revenge porn (la publicación en las redes sociales por una pareja actual o anterior de imágenes sexuales) o el hecho de tomar una foto bajo las faldas de las mujeres (upskirting), subrayó Patel en la introducción del documento. “Estos delitos son aún demasiado frecuentes y existen aún demasiados ejemplos de víctimas y supervivientes que abandonamos”, agregó.

(Con información de EFE y AFP)

SEGUIR LEYENDO: