Un tratamiento de prueba contra el COVID-19 con Regeneron redujo 20% la mortalidad de pacientes sin anticuerpos

El estudio fue realizado en el Reino Unido y no halló resultados positivos en los infectados que sí habían desarrollado defensas

(Reuters)
(Reuters)

El cóctel de anticuerpos contra la enfermedad COVID-19 de Regeneron Pharmaceuticals reduce la mortalidad de los pacientes hospitalizados que no han generado su propia respuesta de anticuerpos, según un amplio estudio británico publicado el miércoles.

La terapia, REGEN-COV, ya ha recibido autorización de uso de emergencia para personas con COVID-19 de leve a moderada en Estados Unidos y fue utilizada por el entonces presidente Donald Trump cuando fue internado, pero los resultados del ensayo RECOVERY proporcionan la evidencia más clara de su eficacia entre los pacientes hospitalizados.

En el ensayo se comprobó que el tratamiento con anticuerpos reducía en una quinta parte la mortalidad a los 28 días de las personas ingresadas en el hospital con COVID-19 cuyo sistema inmunitario no había generado una respuesta de anticuerpos, lo que se conoce como seronegativos.

El resultado se traduce en seis muertes menos por cada 100 pacientes seronegativos tratados con la terapia, dijeron los investigadores.

(Reuters)
(Reuters)

No hubo ningún efecto discernible del tratamiento en aquellos que sí habían generado respuestas naturales de anticuerpos y eran seropositivos.

“La gente ha sido muy, muy escéptica en cuanto a la posibilidad de que cualquier tratamiento contra este virus en particular funcione en el momento en que la gente llega al hospital”, dijo a la prensa Martin Landray, el investigador jefe conjunto del ensayo. “Si no se han creado anticuerpos propios, sería muy beneficioso conseguirlos”, afirmó.

El tratamiento también acortó la estancia en el hospital de los que eran seronegativos y redujo sus posibilidades de necesitar un respirador mecánico, dijo Landray.

Regeneron había afirmado anteriormente que su tratamiento se había mostrado lo suficientemente prometedor en pacientes hospitalizados como para justificar la continuación de su ensayo. Estos datos proporcionan la primera confirmación a gran escala de esa afirmación.

Hubo 9.785 pacientes hospitalizados con COVID-19 que fueron asignados aleatoriamente para recibir la atención habitual junto al tratamiento combinado con anticuerpos o solo los cuidados habituales, de los cuales el 30% eran seronegativos.

El ensayo RECOVERY también demostró que el esteroide dexametasona y el fármaco para la artritis Actemra (tocilizumab) de Roche redujeron las muertes de los pacientes hospitalizados. Aunque dichos tratamientos se centran en la inflamación causada por la reacción al coronavirus, la terapia de Regeneron, que pertenece a una clase de fármacos biotecnológicos llamados anticuerpos monoclonales, imita los anticuerpos naturales que el cuerpo produce para combatir la infección.

Es la primera vez que tenemos uno que realmente se dirige al propio virus”, dijo Landray, añadiendo que podría utilizarse junto con los otros tratamientos. “No se trata de hacer una cosa u otra. Estos beneficios se pueden combinar en estos pacientes”, dijo.

Otras empresas han estado desarrollando tratamientos similares.

En Estados Unidos se ha concedido la autorización de uso de emergencia a los tratamientos con anticuerpos desarrollados por Eli Lilly and Co, así como por Vir Biotechnology con GlaxoSmithKline. Ambas están aprobadas para su uso en casos leves o moderados.

La terapia de Eli Lilly es similar a la que ha desarrollado Regeneron (EFE)
La terapia de Eli Lilly es similar a la que ha desarrollado Regeneron (EFE)

El martes, AstraZeneca dijo que su terapia de anticuerpos no había mostrado eficacia a la hora de proteger a las personas para que no desarrollen la enfermedad después de la exposición al virus, aunque otros ensayos de su cóctel como prevención o tratamiento siguen en curso.

Landray dijo que los resultados de RECOVERY deberían dar a los desarrolladores de otras terapias de anticuerpos monoclonales el optimismo de que también pueden utilizarse en algunos pacientes hospitalizados. “Esto abre la posibilidad a muchas, muchas otras (terapias)”, dijo.

La gente ve unos cuantos ensayos negativos y dice ‘bueno, eso nunca va a funcionar’ y opta por irse a hacer otra cosa. (Pero) esto es muy, muy claro, la imagen que hemos obtenido de este ensayo”.

(Con información de Reuters)

SEGUIR LEYENDO: