La líder opositora de Bielorrusia Svetlana Tijanovskaya pidió sanciones internacionales “más duras” contra el régimen de Lukashenko

La dirigente aseguró que el dictador solo entiende el lenguaje basado en medidas coercitivas y restricciones económicas

La opositora bielorrusa Svetlana Tijanóvskaya
La opositora bielorrusa Svetlana Tijanóvskaya

La opositora bielorrusa Svetlana Tijanovskaya ha pedido a la comunidad internacional que interponga sanciones “más duras” al régimen de Alexander Lukashenko.

La opositora ha apuntado que Lukashenko solo entiende el lenguaje basado en medidas coercitivas y sanciones económicas, según declaraciones ofrecidas a la agencia alemana DW.

Tijanovskaya ha lamentado que el último anuncio de sanciones de la Unión Europea tenían un “carácter moral”, y ha apuntado que las sanciones deben ser “duras al máximo”.

En la actualidad Tijanovskaya vive exiliada en Lituania, y es considerada por muchos como la ganadora de los comicios presidenciales del pasado mes de agosto. Sin embargo, aunque la Unión Europea no lo reconoce, Lukashenko se ha proclamado vencedor de dichas elecciones.

En este sentido, el Parlamento Europeo pidió este jueves más sanciones contra el país, y en el futuro se tomarán medidas más punitivas contra la industria petrolífera y otros sectores.

De hecho, una de estas soluciones es el hecho de que las aerolíneas bielorrusas no puedan sobrevolar el espacio aéreo de la UE desde el pasado sábado.

Asimismo, Lukashenko firmó este viernes un decreto que otorga más poderes al Consejo de Seguridad de Bielorrusia. La decisión se produjo en medio del creciente aislamiento internacional y de las sanciones impuestas tras las elecciones presidenciales de 2020, rechazadas por la comunidad internacional, y del desvío forzado de un avión comercial para detener al periodista disidente Roman Protasévich.

“El documento no solo renueva y actualiza las normas que regulan las actividades del Consejo de Seguridad, sino que está dirigido a incrementar su papel en la defensa de la independencia, integridad territorial, soberanía y el orden constitucional de Bielorrusia”, informó en un comunicado la Presidencia bielorrusa.

Alexander Lukashenko, dictador de Bielorrusia
Alexander Lukashenko, dictador de Bielorrusia

El Consejo de Seguridad también deberá velar por “la paz ciudadana y la concordia en el país, enfrentar al extremismo y combatir el terrorismo”. Distintos eufemismos con los que se busca darle mayores facultades a este organismo para reforzar la represión sobre la población.

Bielorrusia vive una profunda crisis política desde agosto de 2020, cuando fue reelegido Lukahsenko por amplio margen en unos comicios calificados de fraudulentos por la oposición y rechazados por la Unión Europea y Estados Unidos. Ante las masivas protestas pacíficas que sacudieron el país, el mandatario respondió con violencia policial, encarcelamientos, medidas restrictivas y leyes cada vez más severas contra la oposición.

El principal frente de trabajo del Consejo de Seguridad radicará en elevar propuestas al presidente bielorruso sobre asuntos de política exterior e interior con el fin de “garantizar la seguridad nacional y el cumplimiento de los intereses nacionales de Bielorrusia”. Además, el decreto establece que la principal función del Consejo de Seguridad radica en el apoyo informativo-analítico, legal y organizativo del dictador. La propuesta también establece la composición de este órgano y prevé que entre los miembros permanentes se incluyan el presidente del Comité de Control Estatal y el Fiscal General.

(Con información de Europa Press)

SEGUIR LEYENDO: