Los Jesuitas exigen la liberación inmediata del padre Swamy, de 84 años, encarcelado en India y con síntomas de COVID-19

El jesuita fue acusado por el Gobierno indio de terrorismo por sus supuestos vínculos con grupos maoístas

 Los jesuitas se movilizan en Roma para exigir la liberación del padre Stan Swamy
POLITICA ESPAÑA EUROPA SOCIEDAD MADRID
COMPAÑÍA DE JESÚS
Los jesuitas se movilizan en Roma para exigir la liberación del padre Stan Swamy POLITICA ESPAÑA EUROPA SOCIEDAD MADRID COMPAÑÍA DE JESÚS

La Compañía de Jesús denunció hoy que el sacerdote Stan Swamy, de 84 años, encarcelado desde octubre pasado en la prisión de Taloja, en Bombay, acusado de terrorismo por sus supuestos vínculos maoístas y su participación en un acto celebrado en 2017 que concluyó con enfrentamientos por las autoridades indias, está muy enfermo y con síntomas de haber contraído la covid-19.

El padre Swamy se encuentra injustamente encarcelado “por defender los derechos de los indígenas”, según los jesuitas, que indicaron que además de sufrir Parkinson en estado avanzado y problemas de audición, ahora está en una prisión abarrotada en la que varios de los trabajadores tienen el virus.

”La prisión de Taloja está superpoblada y no tiene personal médico, salvo un médico ayurvédico”, denunciaron desde el secretariado de Justicia Social y Ecología de la Compañía de Jesús, que explican que el veterano religioso “no ha sido sometido a pruebas” aunque le administraron una primera dosis de la vacuna sin constatar si tiene o no la enfermedad.

Añaden que desde hace tiempo se suspendieron las visitas a los presos y sólo se permiten llamadas telefónicas de tres minutos una vez a la semana y que Swamy confesó a su amigo Joseph Xavier Jeyaraj, Secretario de Justicia Social y Ecología de la Compañía de Jesús, que se sentía “muy mal y que tenía un fuerte dolor de cabeza, fiebre y tos”.

EFE/Joebeth Terriquez/Archivo
EFE/Joebeth Terriquez/Archivo

”Lo que está ocurriendo es muy preocupante. Pido al Estado y a las autoridades penitenciarias que reconozcan que no pueden permitirse proporcionar tratamiento médico a los detenidos. Nos haremos cargo y cuidaremos de ellos”, dijo Jeyaraj.

Jeyaraj afirmó que “la Compañía de Jesús está profundamente preocupada por el deterioro de la salud del padre Stan Swamy y de todos los demás acusados en el caso Bhima Koregoan-16” e hizo un llamamiento a las “autoridades implicadas en la India para que consideren prioritaria la salud de Stan y de los demás presos y los liberen sin demora”.

“El padre Stan, de 83 años, con serios problemas de salud, ha trabajado incansablemente durante más de 40 años en defensa de los derechos de las personas y comunidades marginadas, especialmente las comunidades indígenas”, aseguró una nota del secretariado de Justicia Social y Ecología de la Compañía de Jesús.

Mañana se celebra el juicio sobre la solicitud de libertad bajo fianza por motivos médicos y esperan que se pueda considerar esta solicitud, explicaron.

La detención del anciano jesuita está relacionada con el caso de Bhima Koregaon-Elgar Parishad, de diciembre de 2017, en el que organizaciones que atienden a los dalits (intocables) convocaron un evento para conmemorar la batalla de Koregaon Bhima, legendaria para los dalits al imponerse sobre la casta de los brahmanes. La convocatoria acabó con enfrentamientos que causaron un muerto y varios heridos y detenidos.

 EFE/EPA/SERGEI ILNITSKY
EFE/EPA/SERGEI ILNITSKY

El padre Swamy, aseguran desde la Compañía de Jesús, negó haber estado en ese lugar y cualquier acusación que lo vincule a las fuerzas maoístas y cree que el Estado lo persigue por su desacuerdo con las políticas del gobierno y su lucha por los derechos de las comunidades indígenas.

“El padre Stan ha trabajado durante décadas en relación con los derechos a la tierra de las comunidades adivasis, documentando el abuso de poder contra jóvenes indígenas, falsamente acusados y encarcelados por defender sus derechos e interpuso una acción pública ante los tribunales contra el estado de Jharkhand en favor de 3.000 indígenas encarcelados”, añaden los jesuitas.

En un comunicado de prensa del 20 de octubre de 2020, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó su preocupación por el caso e instó a las autoridades indias “a liberar a las personas acusadas en virtud de la Ley de Prevención de Actividades Ilegales, por el simple hecho de ejercer los derechos humanos básicos que la India está obligada a proteger”.

(con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO: