Tres niños murieron por el impacto de un misil lanzado por rebeldes hutíes contra una escuela en Yemen

Además, los rebeldes del movimiento chiita respaldado por Irán volvieron a atacar este lunes con tres aviones no tripulados el aeropuerto internacional de Abha, en Arabia Saudita, y una base militar cercana

Dos niños caminan en Saná, Yemen. EFE/YAHYA ARHAB/Archivo
Dos niños caminan en Saná, Yemen. EFE/YAHYA ARHAB/Archivo

Al menos tres niños de entre 6 y 12 años y 15 soldados leales al Gobierno yemení internacionalmente reconocido murieron este domingo por el impacto de un misil contra una escuela que había sido ocupada por las tropas gubernamentales en la provincia de Taiz, en el suroeste del Yemen, informaron el domingo varias fuentes.

Una fuente militar progubernamental dijo que el misil impactó contra la escuela Tariq bin Zeyad en la localidad de Al Kadaha, una zona rural montañosa al oeste de la provincia de Taiz, donde en las últimas semanas se han recrudecido los combates entre las fuerzas del Ejecutivo y los rebeldes hutíes.

La fuente atribuyó el ataque a los rebeldes hutíes y apuntó que entre las víctimas se encuentran tres niños, dos hermanos de 6 y 7 años y su primo de 12, que se encontraban en las inmediaciones del edificio cuando el misil alcanzó la escuela.

Los 15 soldados del gobierno estaban dentro de la escuela cuando cayó el misil, según Arab News.

Según fuentes militares citadas por el medio, la escuela había sido utilizada anteriormente como base por las milicias hutíes, y fue recapturada cuando combatientes progubernamentales tomaron Kadha la semana pasada en una gran ofensiva, en la que recuperaron grandes franjas de territorio en el oeste de Taiz que estaban controladas por los hutíes, un movimiento chiita respaldado por Irán.

Varios medios leales al Gobierno internacionalmente reconocido habían mostrado fotos de la escuela en los últimos días en las que se veían vehículos militares en su patio y soldados recostados en sus muros para mostrar que la zona le había sido arrebatada a los rebeldes.

Taiz es la tercera ciudad más grande del Yemen y está controlada por las fuerzas gubernamentales, pero los hutíes imponen un cerco sobre la urbe desde 2015 y la atacan de forma intermitente para tratar de hacerse con su control.

Desde entonces es uno de los principales campos de batalla en un país devastado por más de seis años de guerra.

Un niño de cuatro meses desnutrido recibe alimento en un hospital en Saná, en Yemen. (UNICEF/AREEJ ALGHABRI)
Un niño de cuatro meses desnutrido recibe alimento en un hospital en Saná, en Yemen. (UNICEF/AREEJ ALGHABRI)

La semana pasada, la ONG Save the Children informó de que al menos siete niños resultaron heridos por un ataque de artillería cuando salían de la escuela en la ciudad de Taiz, donde la violencia en los últimos días ha dejado un total de 20 menores muertos o heridos, de acuerdo con esta organización.

La guerra en el Yemen estalló en 2014 y en marzo de 2015 se convirtió en un conflicto regional con la intervención de una coalición militar capitaneada por Arabia Saudita contra los rebeldes hutíes y en apoyo del Gobierno reconocido internacionalmente.

Según la ONU, el conflicto ha provocado la catástrofe humanitaria más grande del planeta y más del 80 % de la población yemení requiere algún tipo de ayuda.

MAS ATAQUES DESDE LA LLEGADA DE BIDEN

Los hutíes intensificaron sus ataques contra objetivos en el sur de Arabia Saudita desde que a principios de febrero la administración del nuevo presidente estadounidense Joe Biden anunció que retiraba el apoyo a las acciones ofensivas de la coalición en Yemen.

Este lunes, los rebeldes hutíes volvieron a atacar con tres aviones no tripulados el aeropuerto internacional de Abha, en el suroeste de Arabia Saudita, y una base militar cercana, y afirmaron haber alcanzado sus objetivos.

Por su parte, la coalición árabe que interviene en Yemen indicó desde Riad que las defensas aéreas saudíes interceptaron al menos uno de los drones.

Los ataques con misiles y drones cargados de explosivos llegaron a su punto álgido entre el 5 y el 7 de marzo, con el lanzamiento de varias decenas de aparatos, dos de los cuales tuvieron como blanco el puerto oriental de Ras Tanura e instalaciones de la compañía petrolera Aramco, sin daños.

A partir de esos días, la situación se había calmado en ese frente, pero no el terrestre, donde los rebeldes y las tropas gubernamentales han activado tres frentes en las últimas semanas.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO: