El gobierno de Boris Johnson anunció que aumentará impuestos para equilibrar las finanzas luego de los gastos realizados durante la pandemia

La administración conservadora presentó un “doloroso” ajuste impositivo, que incluye una emblemática suba de tasas a las grandes empresas

El Canciller británico, Rishi Sunak, presentó el presupuesto, una hoja de ruta para la reconstrucción de las finanzas post pandemia.
El Canciller británico, Rishi Sunak, presentó el presupuesto, una hoja de ruta para la reconstrucción de las finanzas post pandemia.

La administración conservadora del Reino Unido presentó una hoja de ruta presupuestaria para los próximos años que incluye un “doloroso” ajuste impositivo, y en la que se destaca una suba de impuestos a las grandes empresas. El objetivo, indicó el gobierno de Boris Johnson, es equilibrar las finanzas del país tras las grandes erogaciones impositivas incurridas durante la pandemia.

La propuesta estuvo a cargo del titular de la cartera de Hacienda, Rishi Sunak. El joven funcionario anunció además que se aumentarán otros impuestos durante los próximos cinco años. “Una vez en el camino hacia la recuperación económica, tendremos que empezar a reparar las finanzas públicas”, expresó.

La decisión mas polémica, e incluso discutida en el propio gabinete que integra, es el “enorme” salto en el impuesto de sociedades, una apuesta que algunos entienden podría disuadir a inversores de emprender negocios en el Reino Unido.

“Es razonable pedir a las empresas más grandes que devuelvan algo para ayudarnos a reconstruir”, dijo el funcionario a la hora de combatir la ola de rechazos generada por la medida.

La tasa del impuesto de sociedades, que se paga sobre las ganancias de la empresa, aumentará al 25 por ciento en abril de 2023, dijo el canciller. No obstante, las pequeñas empresas con ganancias de hasta 50.000 libras esterlinas anuales seguirán pagando un gravamen del 19 por ciento.

Los umbrales del impuesto a la herencia, la asignación vitalicia de las pensiones y el monto anual exento en el impuesto a las ganancias de capital, se mantendrán en los niveles actuales hasta abril de 2026.

Sunak defendió la iniciativa en la Cámara de los Comunes diciendo que los aumentos “podrían no ser populares, pero son honestos”. Y agregó: “Las alternativas no eran las que estaba dispuesto a tomar”.

La primera opción es “no hacer nada” y dejar el problema de la deuda para otra persona. “Ese nunca ha sido el camino de un gobierno conservador, ni tampoco el camino de un canciller del Exchequer responsable”, dijo.

También descartó recortar el gasto público o aumentar los impuestos a los trabajadores, diciendo: “Yo tampoco creo que eso sea correcto”.

El 2020: una contracción récord

Hay que remontarse al menos dos siglos atrás para encontrar una caída en la actividad como la del 2020 en el Reino Unido, que experimentó una contracción del 9,9% como consecuencia de la pandemia de COVID-19.

El Reino Unido se contrajo un 9,9%, paralizada por la pandemia de coronavirus.
El Reino Unido se contrajo un 9,9%, paralizada por la pandemia de coronavirus.

Durante el primer confinamiento, decidido en marzo, el país permaneció con sus actividades paralizadas más tiempo que el resto de Europa. Hubo entonces una mejora a mediados de año (+ 16,1% en el tercer trimestre, marcada por un “aumento de la actividad en servicios, producción y construcción”, según la estadística de oficinas (ONS)), pero el efecto fue efímero. En noviembre, el nuevo confinamiento y las restricciones a la actividad hicieron volver a retroceder el PBI tras un magro repunte en octubre.

El déficit se disparó para mitigar el impacto de la parálisis: el gobierno gastó 280 mil millones de libras para apoyar la actividad. Así, la deuda se ha incrementado en 316 mil millones de libras, hasta 2.115 mil millone,s o el 98% del PBI, un récord en los últimos 60 años.

Un trago difícil para las aspiraciones electorales

Los aumentos presentados serán duros de aceptar por los conservadores más liberales, quienes no quieren quedar rotulados como aquellos que decidieron subir los impuestos.

Si bien faltan cuatro años, las elecciones legislativas de 2024 serán difíciles de pelear con un panorama económico tan sombrío. Los conservadores trataran de explicar que no se pondrá en riesgo la competitividad del país, cuya imagen ya ha sufrido un golpe luego del Brexit, ya que consideran que la tasa sigue siendo “la más baja del G7”

El gobierno del Primer Ministro Boris Johnson enfrenta cuestionamientos internos por los aumentos presentados. Los conservadores más liberales no quieren quedar rotulados como aquellos que decidieron subir los impuestos.
El gobierno del Primer Ministro Boris Johnson enfrenta cuestionamientos internos por los aumentos presentados. Los conservadores más liberales no quieren quedar rotulados como aquellos que decidieron subir los impuestos.

El hecho es que los defensores de los recortes de impuestos, como el exministro de Finanzas George Osborne, había abogado por el camino inverso: reducirlo para enviar un mensaje claro y atraer inversiones tras el Brexit.

SEGUIR LEYENDO: