Francia advirtió que vetará el acuerdo del Brexit si no satisface sus intereses

París endurece su postura sobre los derechos de pesca, mientras desde el Reino Unido admitieron que las negociaciones están en una “fase crítica”. El plazo para evitar una salida caótica vence a fin de año

Clement Beaune, secretario de Estado de Asuntos Europeos de Francia
AURELIEN MORISSARD / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO
Clement Beaune, secretario de Estado de Asuntos Europeos de Francia AURELIEN MORISSARD / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

Francia espera que la negociación para el Brexit concluya con un acuerdo, pero advierte que si finalmente hubiera un compromiso que no satisfaga sus intereses, podría utilizar su derecho a veto.

“Si hubiera un acuerdo que no fuera bueno, según nuestro análisis, y no se correspondiera con nuestros intereses, nos opondríamos”, aseguró este viernes el secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Clément Beaune.

En una entrevista con la radio Europe 1, Beaune reconoció que existe “el riesgo” de que la negociación entre Bruselas y Londres termine sin acuerdo y “no hay que esconderlo”, aunque no es lo que Francia querría.

Consultado acerca de la posibilidad de utilizar el veto, recordó que ese es un derecho del que disponen todos los países y que si hubiera un pacto “haremos nuestra propia evaluación”, después de haber insistido en que “no aceptaremos un acuerdo en malas condiciones”.

Uno de los principales puntos de fricción de los europeos con los británicos son los derechos de pesca en aguas del Reino Unido, que representa un asunto particularmente sensible en Francia, sobre todo en los puertos pesqueros de su costa atlántica.

El primer ministro del país galo, Jean Castex, visitó el pasado jueves el puerto de Boulogne-sur-Mer, donde afirmó que la pesca francesa no debe ser “sacrificada como variable de ajuste” en las discusiones por el Brexit.

Boulogne-sur-Mer, Francia. REUTERS/Pascal Rossignol/Archivo
Boulogne-sur-Mer, Francia. REUTERS/Pascal Rossignol/Archivo

“Fase crítica”

Por otro lado, el Secretario británico de Estado para Negocios, Alok Sharma, manifestó este viernes que las negociaciones comerciales sobre el Brexit se encuentran en una fase difícil y reiteró el mensaje de Londres de que sólo se podrá llegar a un acuerdo si la Unión Europea (UE) acepta que el Reino Unido es una nación soberana.

Cuando faltan menos de cuatro semanas para el 31 de diciembre, fecha en que el país saldrá finalmente de la órbita de la UE, ambas partes solicitan a la otra concesiones en materia de pesca, ayudas estatales y el mecanismo para resolver cualquier disputa futura.

Una fuente del Gobierno británico dijo el pasado jueves por la noche que la perspectiva de un avance se aleja pero que aún es posible.

“Estamos en una fase crítica”, declaró Sharma a Sky TV. “Es justo decir que estamos en una fase difícil, hay algunas cuestiones difíciles que aún deben ser resueltas”, expresó.

“Desde el principio de este proceso, siempre hemos dicho que sólo se puede llegar a un acuerdo si la Unión Europea reconoce que el Reino Unido es una nación soberana e independiente”, remarcó el secretario.

Secretario británico de Estado para Negocios, Alok Sharma, en Downing Street. Leon Neal/Pool via REUTERS
Secretario británico de Estado para Negocios, Alok Sharma, en Downing Street. Leon Neal/Pool via REUTERS

Reino Unido abandonó formalmente la UE el 31 de enero pasado, pero se encuentra en un período de transición desde entonces bajo el cual las reglas sobre el comercio, los viajes y los negocios permanecen sin cambios. A partir de finales de año será tratada por Bruselas como un tercer país.

Si ambas partes no llegan a un acuerdo, el divorcio del Brexit, que comenzó a gestarse hace cuatro años, terminará de manera desordenada, mientras Europa se enfrenta al enorme coste económico de la pandemia de COVID-19.

Una salida sin acuerdo constituye un escenario de pesadilla para empresas e inversores, quienes sostienen que impondría fronteras, asustaría a los mercados financieros y sembraría el caos en las cadenas de suministro de toda Europa y otras regiones.

El negociador del Brexit para la Unión Europea, Michel Barnier, actualizará este viernes en Bruselas a los enviados de los 27 Estados miembros sobre las últimas novedades de las conversaciones.

Pacto británico-japonés post-Brexit

En cuanto a las relaciones entre el Reino Unido y los demás países post Brexit, el parlamento de Japón anunció la aprobación de un acuerdo de libre comercio con los británicos que regirá las relaciones comerciales bilaterales tras la salida efectiva de Londres de la UE.

El acuerdo, firmado en Tokio a finales de octubre por el ministro japonés de Asuntos Exteriores, Toshimitsu Motegi, y la ministra británica de Comercio Internacional, Liz Truss, todavía debe pasar por el trámite pertinente en el Reino Unido para su entrada en vigor el 1 de enero de 2021.

La ministra británica de Comercio Internacional, Elizabeth Truss, y el ministro japonés de Asuntos Exteriores, Toshimitsu Motegi, en Tokio, Japón. REUTERS/Kim Kyung-Hoon
La ministra británica de Comercio Internacional, Elizabeth Truss, y el ministro japonés de Asuntos Exteriores, Toshimitsu Motegi, en Tokio, Japón. REUTERS/Kim Kyung-Hoon

Ambos países se comprometieron a sellar el pacto, alcanzado en menos de cinco meses, ante la necesidad de contar con un marco regulatorio cuando las condiciones del acuerdo existente entre Japón y la UE deje de cubrir al Reino Unido al término del período de transición de su salida de la zona comunitaria a finales de diciembre.

De no entrar en vigor a tiempo, podría resultar en la imposición de aranceles más elevados para ambos.

El nuevo acuerdo reduce de forma progresiva los aranceles británicos sobre la importación de automotores japoneses hasta eliminarlos totalmente en 2026, al igual que el pacto entre la UE y Japón, y suprimirá además de forma automática otros impuestos sobre componentes y maquinaria ferroviaria de origen nipón.

Los aranceles de Japón sobre los productos agrícolas británicos se mantienen al mismo nivel que en el acuerdo con la UE.

En materia digital y de servicios financieros, el pacto es más ambicioso e incluye la prohibición de que los gobiernos soliciten a las empresas revelar algoritmos utilizados en tecnología artificial y datos de cifrado, entre otros puntos.

Aunque la mayor parte del sector empresarial japonés ha recibido con satisfacción la noticia, las empresas que operan tanto en el Reino Unido como en la Europa continental tienen dudas sobre si Londres alcanzará a tiempo un acuerdo de libre comercio con el bloque.

Sin dicho compromiso, las operaciones europeas de fabricantes nipones como los automovilísticos Nissan y Toyota, que se benefician de las cadenas de suministro construidas en la zona comunitaria (adquieren componentes de toda la región y ensamblan vehículos en el Reino Unido) podrían verse interrumpidos.

CON INFORMACIÓN DE EFE Y REUTERS

SEGUIR LEYENDO

Brexit: la vacuna de Pfizer es el nuevo motivo de tensión entre la Unión Europea y el Reino Unido

La advertencia que enfrió el ánimo de los británicos ante la llegada de la vacuna de Pfizer

Por qué el Reino Unido aprobó la vacuna de Pfizer contra el coronavirus en tiempo récord: antes que EEUU y el resto de Europa