Las principales economías de la zona euro crecieron en el tercer trimestre de 2020

Alemania, España, Francia e Italia presentaron aumentos de sus PBI gracias a la reactivación económica tras la salida de los primeros confinamientos impuestos en marzo para contener el avance de la pandemia de COVID-19

Restaurant en Montmarte, París. REUTERS/Charles Platiau
Restaurant en Montmarte, París. REUTERS/Charles Platiau

Alemania, España, Francia e Italia registraron crecimientos de sus PBI (Producto Bruto Interno) trimestrales (julio - septiembre) tras la salida de los confinamientos impuestos por los gobiernos para frenar el avance de la pandemia del COVID-19. Sin embargo, ante el rebrote de casos y las nuevas medidas restrictivas, es probable que las principales economías de la zona euro vuelvan a contraerse en los próximos tres meses.

El PBI de Alemania creció un 8,2% en el tercer trimestre de 2020, con respecto al previo, en el que la economía se contrajo un 9,7% a causa de la crisis del coronavirus, anunció este viernes la Oficina Federal de Estadística (Destatis).

El fuerte repunte se debió, principalmente, al avance del consumo privado, las inversiones y las exportaciones (clave de la economía alemana), aunque el Gobierno no prevé que se recuperen los niveles precrisis hasta finales de 2021.

El ministro de Economía, Peter Altmaier, aseguró que el Ejecutivo estima que la economía nacional se contraerá un 5,5% en el conjunto del año, una previsión tres décimas porcentuales mejor que la anteriormente prevista, pero que sería la mayor registrada en más de siete décadas.

Además, Altmaier explicó en conferencia de prensa que el Gobierno alemán prevé que la economía nacional crecerá un 4,4 % en 2021, aunque advirtió de que el alto grado de incertidumbre con respecto a la evolución futura de la pandemia puede hacer variar de forma notable este pronóstico.

Gente de compras en Berlín. REUTERS/Fabrizio Bensch
Gente de compras en Berlín. REUTERS/Fabrizio Bensch

Por su parte, el PBI español creció un 16,7% en los meses de verano europeo por la vuelta a la actividad tras unos meses de confinamiento estricto que provocaron una contracción histórica en el segundo trimestre (17,8%), informó el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Se trata del mayor aumento de la tasa trimestral desde que comenzó la serie en 1970. El anterior fue del 2,2% en el tercer trimestre de 1972.

La demanda nacional (consumo e inversión) aportó 14,9 puntos del crecimiento trimestral, mientras que la demanda externa (exportaciones e importaciones) contribuyó con 1,8 puntos, lo que en ambos casos suponen las mayores aportaciones de la serie histórica.

En comparación interanual, no obstante, el PBI cayó un 8,7% respecto al tercer trimestre de 2019, aunque la tasa es 12,8 puntos inferior a la contracción del 21,5% del trimestre precedente.

El notable crecimiento del PBI en el tercer trimestre estuvo propiciado por un repunte del consumo de los hogares del 20,7% y un incremento de la inversión empresarial en maquinaria y bienes de equipo del 37,4%, mientras que la inversión en vivienda y construcción aumentó el 16,6%.

Plaza Mayor de Madrid. EFE/
Plaza Mayor de Madrid. EFE/

Francia también creció un 18,2% en el tercer trimestre, tras el hundimiento que registró la economía por el primer confinamiento debido a la pandemia de coronavirus, pero se mantuvo a un nivel mucho más bajo que el que había antes de la crisis.

El Instituto Nacional de Estadística (Insee), que publicó este viernes sus primeras estimaciones para el periodo de julio a septiembre, precisó en un comunicado que en ese trimestre el PBI fue un 4,3% inferior al del mismo periodo de 2019.

Todos los sectores contribuyeron al salto del PBI en el tercer trimestre, y, en particular, el consumo privado, que subió un 17,3% y se acercó al volumen de esos tres meses del pasado ejercicio (un 2,1% menos).

En el caso del gasto público, incluso fue algo más elevado (0,4%) que entre julio y septiembre de 2019.

En cuanto a los intercambios exteriores, las exportaciones aumentaron un 23,2%, tras descender un 25,7%, y las importaciones un 16%, después de caer un 17,1%.

Mientras que la economía de Italia, también golpeada a principios de año por la pandemia, volvió a crecer en el tercer trimestre, con un aumento del 16,1% de su PBI con respecto a los tres meses anteriores, indicó el Instituto Nacional de Estadística (ISTAT).

Comparado con el tercer trimestre de 2019, el PBI italiano se redujo un 4,7%, según los datos de la entidad.

Durante los primeros nueve meses del año, la caída del PBI fue del 8,2%.

Roma. REUTERS/Remo Casilli
Roma. REUTERS/Remo Casilli

“La economía italiana, después de la fuerte contracción registrada en el primer semestre del año debido a los efectos económicos de la emergencia sanitaria, registró una recuperación sustancial en el tercer trimestre”, explicó el ISTAT en un comunicado de prensa.

“La recuperación se registra en todos los sectores económicos y ha sido impulsada tanto por el mercado interno como por el externo”, añadió la entidad.

Sin embargo, expertos de Oxford Economics estiman que el PBI de Italia disminuirá en el cuarto trimestre, aunque “parece poco probable una recesión récord como la de la primera mitad del año, especialmente a la luz de las medidas más moderadas anunciadas”, recalcaron.

CON INFORMACIÓN DE EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El mapa de Europa que muestra qué están haciendo los países más afectados en la segunda ola de coronavirus

Las bolsas de Europa sufren fuertes caídas, afectadas por el aumento de casos de COVID-19 y el endurecimiento de los confinamientos

Advierten que la segunda ola de COVID-19 será peor que la primera