La historia que recuerda a Aylan: una familia de kurdos murió en un naufragio cuando intentaba llegar al Reino Unido

Una pareja y sus pequeños tres hijos fallecieron ahogados al tratar de cruzar el Canal de La Mancha desde Francia en una embarcación que un testigo describió como “endeble” y sobrecargada de ocupantes

Rasoul Iran-Nejad junto a sus tres hijos, víctimas de un naufragio frente a Dunkerque, Francia
Rasoul Iran-Nejad junto a sus tres hijos, víctimas de un naufragio frente a Dunkerque, Francia

Los cinco migrantes muertos el martes en un naufragio en el Canal de la Mancha cuando intentaban llegar al Reino Unido eran una pareja kurda iraní y sus tres hijos, confirmaron miembros de la familia.

Una embarcación que zarpó del norte de Francia naufragó en el estrecho y aunque quince de sus ocupantes pudieron ser rescatados al menos otros cinco murieron en la peor tragedia migratoria registrada en esas aguas -la primera que involucra la muerte de niños- y se elevó a ocho el número de migrantes muertos en el Canal de la Mancha en 2020.

Rasoul Iran-Nejad, un trabajador de la construcción de 35 años, y su esposa, Shiva Mohammad Panahi, de 25 años, murieron con sus hijos Anita, Armin y Artin, de 9 años, 6 años y 15 meses respectivamente, según explicaron familiares citados por informes de noticias kurdos.

Los fallecidos eran originarios de Sardasht en el oeste de Irán. “Nuestra familia aquí está desesperada. Mi padre, mi madre y mis hermanas están llorando desconsoladamente”, declaró el hermano de Rasoul a la cadena británica BBC, explicando que la pareja había “pagado mucho dinero” para llegar al Reino Unido.

En estas imágenes compartidas en redes sociales también puede verse la figura de Shiva Mohammad Panahi, madre de los tres pequeños fallecidos en el Canal de La Mancha
En estas imágenes compartidas en redes sociales también puede verse la figura de Shiva Mohammad Panahi, madre de los tres pequeños fallecidos en el Canal de La Mancha

Por su parte Choman Manish, un kurdo iraquí de 37 años, dijo a Sky News que conoció en un campamento salvaje en la costa norte de Francia a esta familia que describió como “magnífica” y “afable”. “Les aconsejé ‘por favor, no vayan en barca’”, explicó. “Se lo dije varias veces, pero no me escucharon... pusieron su confianza en Dios, pensaban que Dios los protegería”. En el campamento donde ha estado los últimos cuatro meses, con otros 500 migrantes, “todos están muy tristes”, aseguró. “Lamentamos oír eso, pero ¿qué podemos hacer?”, dijo.

Las fotografías del matrimonio y los tres niños acaparan los sitios de noticias y redes sociales kurdas desde el martes y algunos medios recordaron la muerte del niño sirio Aylan Kurdi en las costas de Turquía como otro símbolo trágico de la crisis migratoria: el 2 de septiembre de 2015, la imagen del cadáver del pequeño de 3 años, que intentaba junto a sus padres y hermano llegar a la isla griega de Kos, provocó enorme conmoción en el mundo, arrojando una cruenta luz sobre el drama de centenares de miles de refugiados, sobre todo sirios que huyen de la mortífera guerra en su país.

La pareja kurda esperaba unirse a un miembro de la familia que ya vivía en el Reino Unido. “Le rogamos que no intentara cruzar en barco. Insistió en ir”, dijo Khalil Irannazhad, quien habló por última vez con su hermano el lunes. “Era la tercera vez que intentaban cruzar al Reino Unido. Dos veces quisieron cruzar en tren y la última vez se decidieron a cruzar en barco”, explicó el tío de los niños fallecidos al diario británico The Telegraph.

Según Khalil, la familia había llegado a Italia desde Turquía en una embarcación antes de terminar en Francia después de pedir prestado dinero a miembros de la familia para pagar el viaje. “Me dijo que había olas gigantes, y dijo: ‘Si hubiera sabido que era tan peligroso, nunca lo habría intentado’”, recordó Khalil sobre el viaje de su hermano a Italia desde Turquía.

Esta fotografía tomada el 27 de octubre de 2020 muestra un helicóptero del SAMU (Servicio Francés de Ayuda Médica Urgente) aterrizando en el puerto de Dunkerque, en el norte de Francia, después de que una pequeña embarcación que transportaba migrantes se hundiera cuando intentaban llegar al Reino Unido (Foto de Denis CHARLET / AFP)
Esta fotografía tomada el 27 de octubre de 2020 muestra un helicóptero del SAMU (Servicio Francés de Ayuda Médica Urgente) aterrizando en el puerto de Dunkerque, en el norte de Francia, después de que una pequeña embarcación que transportaba migrantes se hundiera cuando intentaban llegar al Reino Unido (Foto de Denis CHARLET / AFP)

Las autoridades francesas informaron que la familia murió cuando la embarcación se hundió frente a Dunkerque, mientras que quince sobrevivientes fueron trasladados a un hospital. “Creemos que el número real de náufragos es de hasta 22 personas, lo que significa que el número de muertos podría ser siete”, señaló una fuente cercana a la investigación.

El naufragio ocurrió poco después de zarpar en las primeras horas de la mañana del martes en condiciones de mucho viento y agua muy fría. Un bote salvavidas, un buque de la Marina francesa, un barco de aduanas, un barco de pesca y un helicóptero de la policía belga participaron en la operación de búsqueda de sobrevivientes, confirmó el guardacostas local.

Asimismo, The Telegraph publicó el duro testimonio de Farhad Shekari, de 28 años y también de Sardasht, quien dijo que a último momento intentó disuadir a la familia para que no cruzara el Canal de La Mancha. Farhad tenía previsto abordar la misma embarcación en Loon Plage, cerca de Dunkerque, a las 8 am del martes, pero cambió de opinión cuando vio lo endeble que era y la cantidad de personas que se habían sumado al viaje.

“Había 22 personas en el barco y dije que había demasiada gente y que no quería ir”, contó a The Telegraph en un campamento de inmigrantes improvisado en Puythouck, en Grande Synthe, cerca de Dunkerque. “Le dije a la gente que no subiera al bote. Dije que era demasiado peligroso. La familia se subió de todos modos. Pero convencí a otra de que no subiera a bordo. Se enojaron conmigo, pero les detuve para que no subieran al barco”, recordó.

Oficiales de policía en el puerto de Dunkerque, en el norte de Francia, el 27 de octubre de 2020 después de que una pequeña embarcación se hundiera con unos 20 migrantes a bordo (Foto de Denis CHARLET / AFP)
Oficiales de policía en el puerto de Dunkerque, en el norte de Francia, el 27 de octubre de 2020 después de que una pequeña embarcación se hundiera con unos 20 migrantes a bordo (Foto de Denis CHARLET / AFP)

“Los contrabandistas solo están interesados en una cosa y eso es el dinero. El intermediario estaba obligando a la gente a subir al bote. Él me decía: ‘Ve, ve, ve’, pero no forzó a la familia”, explicó Farhad, y agregó que aunque los niños llevaban chalecos salvavidas, al menos la mitad de los pasajeros no tenían esa protección.

Según la reconstrucción del caso realizada por The Telegraph, la familia se quedó en Francia por primera vez en un campamento en Calais antes de mudarse al campamento en Puythouck, pero la policía la desalojó y la trasladó a un hotel cercano, que abandonaron el martes por la mañana después de recibir una llamada de los traficantes de personas que les dijeron que el cruce en barco ya estaba listo.

Alain Ledaguenel, presidente de la Guardia Costera francesa (SNCM) en Dunkerque, dijo que dadas las olas de 1,1 a 1,5 metros, el viento y la fría temperatura del agua, la embarcación utilizada era una trampa mortal. “No era un barco de pesca amateur sucio, sino de poliéster. Estaba sobrecargado y seguro que volcó al chocar de lado contra una ola”, dijo.

Según cifras oficiales, 6.200 migrantes intentaron cruzar las aguas del Canal de la Mancha entre el 1 de enero y el 31 de agosto.

Con información de AFP

Seguir leyendo:

“Era hora de decir adiós”: la estrujante carta de Chrissy Teigen sobre la pérdida de su bebé y las polémicas fotos desde el hospital

Filadelfia vivió una segunda noche de violencia tras la muerte de un hombre afroamericano abatido por la policía