Dos economistas ganadores del Nobel pidieron al gobierno francés que dicte una nueva cuarentena de Adviento para "salvar la Navidad y a las personas mayores”

Esther Duflo y Abhijit Banerjee, que ganaron el premio de forma conjunta en 2019 por su trabajo en la reducción de la pobreza, sugirieron “un cierre nacional durante el período del 1 al 20 de diciembre”

Un trabajador de la salud toma una muestra de hisopo de un hombre para analizar la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en el aeropuerto de Fiumicino en Roma, Italia, el 23 de septiembre de 2020. (REUTERS/Remo Casilli)
Un trabajador de la salud toma una muestra de hisopo de un hombre para analizar la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en el aeropuerto de Fiumicino en Roma, Italia, el 23 de septiembre de 2020. (REUTERS/Remo Casilli)

Dos economistas ganadores del Premio Nobel instaron a Francia el sábado a considerar un cierre de Adviento para que las celebraciones navideñas familiares puedan continuar con un riesgo reducido de transmisión del coronavirus.

“Nadie quiere hacer el papel del Grinch que se robó la Navidad, y menos un presidente que quiere ser reelegido. Sin embargo, si seguimos así, no se descarta la hipótesis de un encierro generalizado en torno a las vacaciones de fin de año”, escribieron Esther Duflo y Abhijit Banerjee en un artículo de opinión para el diario Le Monde.

Con 14.000 nuevos casos y 39 muertos en 24 horas, Francia vive momentos de preocupación, y se teme que las últimas medidas anunciadas - cierre de bares y restaurantes en Marsella y de gimnasios en París - no serán suficientes.

La pareja casada, que ganó el Nobel de forma conjunta en 2019 por su trabajo en la reducción de la pobreza, sugirió “un cierre nacional durante el período de Adviento del 1 al 20 de diciembre”.

Esta opción “clara, uniforme y transparente” es “la única esperanza de salvar la Navidad y sobre todo la vida de las personas mayores”, consideraron.

Los economistas Esther Duflo y Abhijit Banerjee (Henrik Montgomery/News Agency/via REUTERS)
Los economistas Esther Duflo y Abhijit Banerjee (Henrik Montgomery/News Agency/via REUTERS)

Duflo y Banerjee sugirieron que su calendario tendría un impacto limitado en las escuelas y sería menos dañino económicamente que “cancelar la Navidad” por completo, o que un bloqueo más severo más tarde si las festividades de fin de año desencadenaran una ola de infecciones.

Si el plan sigue adelante, “se podría alentar a la gente a hacer sus compras navideñas en noviembre”, dijo la pareja.

Los autores del texto se quejaron de que fue necesario un fuerte empeoramiento de la situación para la decisión de cerrar definitivamente los gimnasios, “auténticas caldos de cultivo de virus”, en las grandes ciudades y destacaron la brecha cada vez más evidente en Francia entre médicos y expertos científicos por un lado y responsables políticos por otro: los primeros señalan que se acerca la segunda ola y piden medidas restrictivas sin esperar, para evitar los mismos retrasos y las mismas muertes de primavera; los segundos temen que la población -y el tejido económico del país- no toleren un nuevo bloqueo, y están tomando tiempo.

Un restaurante en París (REUTERS/Charles Platiau/archivo)
Un restaurante en París (REUTERS/Charles Platiau/archivo)

Los jóvenes que, aunque contagiados no corren demasiado riesgos, acabarán contaminando a los mayores de setenta, la gran mayoría de los que mueren de coronavirus. Por lo tanto, los dos premios Nobel prevén un bloqueo total e inevitable en los días de Navidad, cuando los ancianos y los enfermos crónicos serán atacados en masa y, por lo tanto, será demasiado tarde.

“Los reencuentros familiares, con sus largos momentos de convivialidad en la mesa, son desgraciadamente propicios a los contagios. En los Estados Unidos, los fines de semana largos del Día de los Caídos a fines de mayo y el Día de la Independencia del 4 de julio fueron seguidos por un aumento en los contagios”, escriben Duflo y Banerjee, quienes agregan los efectos agravantes de las temperaturas más bajas y las probables noches con amigos en casa a partir de octubre.

Con nuevos casos diarios aumentando drásticamente, el gobierno podría verse obligado a encerrar a la gente durante el período navideño, o incluso a “prohibir los viajes y las reuniones familiares”, advirtieron.

“Debemos actuar antes”, dicen los economistas. No encerrar solo a los ancianos, “que deberían mantenerse aislados durante muchos meses, una eventualidad que parece imposible e inhumana”.

La solución propuesta es “decretar un cierre total en toda Francia durante el período de Adviento, digamos del 1 al 20 de diciembre, pidiendo a las familias que se queden en casa y que no se anticipen a las vacaciones corriendo hacia sus abuelos”. El costo para la economía sería importante, “pero menor de lo que sería cancelar la Navidad o redefinir a todos en circunstancias mucho peores 15 días después”.

El ministro Olivier Véran, ministro de Salud, respondió reiterando que “no queremos volver a encerrar el país. Y queremos que los franceses puedan pasar las vacaciones de Año Nuevo con su familia. Anticipar un encierro de tres semanas me parece algo que parece una predicción. No me proyecto en dos meses, pero evalúo la situación día a día”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

En qué se parecen y en qué se diferencian la primera y la segunda ola del Covid-19 en Madrid

Nuevo brote de Covid-19 en Europa: ¿por qué Italia es la excepción?

El estado de Nueva York volvió a registrar más de 1.000 casos de COVID-19 en un día

MAS NOTICIAS