Dos libaneses fueron condenados a cadena perpetua por el atentado de Hezbollah contra turistas israelíes en Bulgaria en 2012

Meliad Ferah y Hasan el Hajj Hasan recibieron las penas más severas del código penal búlgaro, pero siguen prófugos. El ataque con bomba dejó cinco muertos y 38 personas resultaron heridas. El tercer terrorista murió en la explosión

Una combinación de fotografías distribuidas publicadas el 25 de julio de 2013 por el Ministerio del Interior de Bulgaria muestra a los ayudantes del ataque bomba en un autobús Hassan el Hajj Hassan, un ciudadano canadiense, y Meliad Farah, un ciudadano australiano.
Una combinación de fotografías distribuidas publicadas el 25 de julio de 2013 por el Ministerio del Interior de Bulgaria muestra a los ayudantes del ataque bomba en un autobús Hassan el Hajj Hassan, un ciudadano canadiense, y Meliad Farah, un ciudadano australiano.

La justicia búlgara condenó el lunes a cadena perpetua en rebeldía a dos libaneses acusados de participar en el atentado de 2012 contra un autobús que transportaba a turistas israelíes ocurrido en Bulgaria, atribuido al brazo armado de Hezbollah.

“El tribunal los condena a perpetuidad sin posibilidad de liberación condicional”, declaró la jueza Adelina Ivanova, del tribunal de Sofía especializado en crímenes de terrorismo. Son las penas más severas del código penal búlgaro.

Muchos elementos “vinculan a los dos acusados (...) y el ataque con la organización terrorista [chiíta libanesa] Hezbollah”, había afirmado la fiscal Evguenia Chtarkelova, durante el juicio.

Los elementos recabados por la investigación convencieron a la Unión Europea de incluir en julio de 2013 al brazo armado de Hezbollah en su lista negra de organizaciones terroristas. Estados Unidos lleva años tildando a Hezbolá de “grupo terrorista extranjero”.

El 18 de julio de 2012, cinco turistas israelíes murieron en el aeropuerto de Burgas (una localidad costera del mar Negro en Bulgaria), por la explosión de una bomba colocada en un autobús que realizaba el recorrido entre la terminal del aeropuerto y el lugar de vacaciones de los viajeros.

 El bus en el que viajaban los turistas israelíes (EFE/archivo)
El bus en el que viajaban los turistas israelíes (EFE/archivo)

El conductor del autobús también murió. Además 38 personas resultaron heridas.

La bomba fue colocada presuntamente por Mohamad Hasan El-Huseini, un francolibanés de 23 años que también murió en la explosión. Su cuerpo fue identificado mediante un análisis de ADN.

El primero de sus dos cómplices, Meliad Ferah, de 31 años cuando se cometió el atentado, estaba acusado de haber reunido las piezas necesarias para la construcción de la bomba de fabricación casera.

El segundo, Hasan el Hajj Hasan, de 24 años en 2012, era sospechoso de haber alquilado viviendas y coches, como parte del proyecto terrorista.

En paradero desconocido

Los dos hombres partieron de Bulgaria la noche del atentado y no han sido localizados, a pesar de la cooperación judicial internacional.

Fueron incluidos en 2015 en la lista negra antiterrorista estadounidense. Sus posibles activos han sido congelados en Estados Unidos.

Washington estimaba entonces que Ferah y Hasan probablemente estuvieran en Líbano.

El tribunal especial de Sofía también debe decidir sobre el reparto de la indemnización para los heridos y las familias de las víctimas, por un importe total de 200 millones de levas (100 millones de euros, 118 millones de dólares).

Argentina también sospecha que Hezbollah (creado al comienzo de la década de 1980) es el responsable, junto con Irán, del atentado con coche bomba de julio de 1994 contra la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en Buenos Aires, que se saldó con 84 muertos.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Bahréin anunció que frustró un ataque terrorista patrocinado por el régimen de Irán

La ideología yihadista y la falta de visión de los grupos palestinos empujan a su pueblo a la frustración del pasado

MAS NOTICIAS