Los abusos de la venta de oxígeno en África en plena pandemia: las empresas aumentan los precios ante la mayor demanda

El comportamiento tiene lugar en países donde ya se pagaba más que en otros con niveles más altos de desarrollo debido a la falta de infraestructura

Pacientes de coronavirus tratados con oxígeno en Pretoria, Sudáfrica (AP)
Pacientes de coronavirus tratados con oxígeno en Pretoria, Sudáfrica (AP)

El avance de la pandemia de coronavirus en el continente africano, el más pobre del mundo, está sacando a la luz inescrupulosos negocios y ganancias de empresas dedicadas a la venta de oxígeno, necesario para los tratamientos de los pacientes en los cuadro más graves de la enfermedad. El modelo empresarial, además de críticas, está causando numerosas muertes evitables.

Además del coronavirus, las mejoras del acceso al oxígeno reducen en 35% la mortalidad infantil, según cifras reportadas por Trevor Duke, director del Centro de Salud Infantil Internacional de la Universidad de Melbourne. Pero cuando el suministro es caro, los hospitales están atados de manos. “Hay muchos países con un monopolio de la compañía de gas. En algunos países la factura del oxígeno es la mayor compra de medicamentos por parte de los ministerios de sanidad”, explicó Duke al periódico The Guardian.

Por ello, las miradas están puestas especialmente sobre dos dos multinacionales proveedoras de gas que acapararon gran parte del mercado del oxígeno en África, con precios difíciles de alcanzar. Se trata del Grupo Linde y Air Liquide, principales proveedores de los sistemas sanitarios y que en 2019 tuvieron ganancias de USD 28.000 millones y 24.500 millones, respectivamente.

En las grandes urbes europeas y estadounidenses, el oxígeno líquido se reparte en camiones. Permanece almacenado en tanques y luego es convertido en gas y llevado directamente a las camas de los hospitales. Sin embargo, en países con menor nivel de desarrollo esta infraestructura no existe: los cilindros de oxígeno son comprados como un medicamento más. Esto puede multiplicar el precio hasta por cinco, según cifras de un reporte realizado por la Oficina de Periodismo de Investigación (BIJ)

Así, los cuadros son dramáticos. Enfermeras de Burkina Faso explicaron a The Guardian que los hospitales deben decidir qué pacientes reciben oxígeno y cuáles no. En el caso de aquellos que cursan cuadros graves de coronavirus, esto es una cuestión de vida o muerte: a medida que los pulmones se dañan, la sangre pierde niveles de oxígeno a un ritmo alarmante. Los hospitales pueden necesitar hasta 80 cilindros de unos 7 metros cúbicos por día para cada adulto.

Estos cilindros cuestan unos 23 dólares en Kenia, pero 112 dólares en Guinea.

Las empresas argumentan que los costos de producción varían, aunque se trata de dos países con costos de producción diferentes. Según afirman, eso puede explicar que el precio se multiplique por cinco.

Pero ex empleados de estas empresas y analistas consultados por The Guardian señalan que algunas compañías se han estado beneficiando de márgenes de ganancia de entre 45% y 88% con el oxígeno.

Una de las evidencias sería la diferencia de los precios entre el oxígeno médico y el industrial. Según explica la BIJ, con datos de la empresa BOC/Afrox (subsidiaria de las firmas antes mencionadas), ambos materiales proceden de la misma planta de gas, pero la firma cobra siete veces más por el tipo medicinal. La explicación es que los cilindros que vuelven de los hospitales deben ser vaciados y limpiados en cada relleno, así como pasar pruebas de calidad y tener un registro detallado de los traslados, pero los críticos sostienen que esos costos no ameritan que se multiplique por siete el valor.

Estas prácticas no son ajenas para la región latinoamericana, donde algunos países también sufren una crisis de oxígeno frente a la pandemia.

Filas para recargar tanques de oxígeno en Lima. Además de Perú, también hubo escasez y aumentos de precio en Ecuador y Bolivia (Reuters)
Filas para recargar tanques de oxígeno en Lima. Además de Perú, también hubo escasez y aumentos de precio en Ecuador y Bolivia (Reuters)

Según reportó The Guardian, entre 2001 y 2011, Air Liquide y Praxair (que luego se fusionó con el Grupo Linde) fueron sancionados en Argentina y Perú con millonarias multas por una cartelización del mercado y otras afrentas a la libre competencia.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

EEUU firmó un acuerdo con Moderna para comprar 100 millones de dosis de su vacuna contra el coronavirus

El lado B de la vacuna rusa: los expertos en salud del mundo aseguran que el país “está cantando victoria” antes de tiempo

MAS NOTICIAS