Las reservas de uranio enriquecido de Irán superan casi ocho veces límite autorizado en 2015

Así lo confirmó el Organismo Internacional de Energía Atómica, que también aseguró que Teherán le bloquea el acceso a dos de sus instalaciones

El presidente iraní, Hasan Rohaní, considerado de tendencia moderada, instó hoy al nuevo Parlamento del país a cooperar con el Gobierno y evitar el partidismo, al haber cambiado la Cámara de manos y estar ahora dominada por los conservadores. EFE/EPA/ABEDIN TAHERKENAREH
El presidente iraní, Hasan Rohaní, considerado de tendencia moderada, instó hoy al nuevo Parlamento del país a cooperar con el Gobierno y evitar el partidismo, al haber cambiado la Cámara de manos y estar ahora dominada por los conservadores. EFE/EPA/ABEDIN TAHERKENAREH

Las reservas de uranio enriquecido de Irán han superado casi ocho veces el límite autorizado por el acuerdo nuclear de 2015, que Teherán empezó a incumplir en el año 2019, indicó el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) el viernes.

Según las constataciones de los inspectores de la OIEA, la cantidad acumulada por Teherán al 20 de mayo era de 1.571,6 kilos de uranio enriquecido, en lugar de los 202,8 kilos (o 300 kilos de hexafluoruro UF6) autorizados.

La OIEA también expresó su “profunda preocupación” por la falta de acceso a dos instalaciones iraníes, que la agencia de Naciones Unidas quiere inspeccionar en el marco de su misión de verificación de las actividades nucleares de Teherán.

El organismo afirmó que “con profunda preocupación, durante más de cuatro meses, Irán denegó el acceso a la agencia (...) a dos instalaciones”, según el informe al que tuvo acceso la AFP.

Centrífugas utilizadas por Irán en el enriquecimiento de uranio
Centrífugas utilizadas por Irán en el enriquecimiento de uranio

Estas dos instalaciones figuran entre las tres que la agencia relaciona con la existencia de material y actividades nucleares no declaradas en el pasado.

Ante esta situación y las insistencias de los inspectores del OIEA desde hace cuatro meses, el director general del organismo, Rafael Grossi, expresó su “seria preocupación” e instó a Teherán a cooperar “inmediata” y “plenamente” con la agencia.

Esta disputa entre Irán y los inspectores se refiere a posibles violaciones del tratado de salvaguardas (controles) nucleares, un tema al margen del acuerdo atómico de 2015 que limita el programa atómico iraní para impedir que la República Islámica se pueda hacer con una bomba atómica a corto plazo.

Ese acuerdo, llamado “plan de acción conjunto” (JCPAO, en sus siglas en inglés) incluye el régimen de inspección y verificación más amplio de la historia del OIEA.

Por eso, los iraníes aseguran ahora que las dudas sobre posibles actividades no declaradas, que supuestamente sucedieron a comienzos del siglo, “no son urgentes” ni requieren respuestas inmediatas, algo que el OIEA rechaza, insistiendo en más información.

La planta de energía nuclear Nazthan en Irán. (AP)
La planta de energía nuclear Nazthan en Irán. (AP)

El JCPAO se encuentra en la “cuerda floja” desde mayo de 2018, cuando Estados Unidos decidió abandonar el acuerdo firmado en su momento por Irán y seis grandes potencias.

Ese pacto especificó numerosas limitaciones del programa nuclear iraní, incluyendo actividades de I+D para la producción de uranio enriquecido, un material de posible doble uso, civil y militar.

Desde el abandono del acuerdo por parte de Estados Unidos, Irán ha incumplido de forma gradual el pacto como medida de presión.

Ahora, los iraníes han informado al OIEA de la quinta etapa de sus incumplimientos con el reinicio en el “futuro próximo” de su programa de I+D para uranio enriquecido. En cuanto a la pureza del uranio enriquecido, Irán siguió produciendo material por encima del límite permitido (3,67%) aunque sigue por debajo del 4,5%.

El presidente iraní, Hasan Rohani. EFE/ Abedin Taherkenareh/Archivo
El presidente iraní, Hasan Rohani. EFE/ Abedin Taherkenareh/Archivo

De las reservas de uranio enriquecido acumuladas por Irán, unos 1.356 kilos tienen una pureza de 4,5% mientras que otros 215 kilos tiene una del 3,67%, lejos de una posible aplicación militar que comienza a partir del 80 %.

En el marco del JCPOA, Irán está aplicando el llamado “protocolo adicional” del Tratado de No Proliferación nuclear (TNP), que estipula el libre acceso de los expertos del OIEA a cualquier instalación iraní, civil o militar.

Las dudas del OIEA incluyen la limpieza de una instalación supuestamente usada de forma no declarada, el supuesto almacenamiento de material nuclear y partículas de uranio natural procedentes de un sitio desconocido.

Con información de AFP y EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Tensión con Irán en el Golfo Pérsico: EEUU emitió una nueva directriz para los roces con sus buques de guerra

En medio de la pandemia, Rusia envío un lote de cazas Mig-29 a Siria en ayuda del régimen de Bashar al Assad

Donald Trump agradeció a Irán por la liberación del rehén estadounidense: “Muestra que alcanzar un acuerdo es posible”

MAS NOTICIAS