El Vaticano desaconseja la fumigación de iglesias frente a la pandemia

La guía de recomendaciones para la conservación cultural pidió priorizar el aislamiento para evitar dañar el patrimonio

La basílica de San Pedro, en el Vaticano, comenzó a recibir fieles a partir del lunes (Reuters)
La basílica de San Pedro, en el Vaticano, comenzó a recibir fieles a partir del lunes (Reuters)

El Consejo Pontificio de la Cultura publicó un documento con orientaciones para proceder a la limpieza y desinfección de los espacios litúrgicos en el que desaconsejó la pulverización o fumigación de las iglesias para eliminar el coronavirus ante el riesgo de dañar el patrimonio.

El documento, que está disponible en la página web del organismo de la Santa Sede que se ocupa entre otros asuntos de la promoción las relaciones de la Iglesia con el mundo de la cultura, alertó de los “daños irreversibles” que un mal uso de los productos desinfectantes puede provocar en el patrimonio artístico.

“Ante cualquier duda sobre los procesos de limpieza y desinfección, es mejor no aplicar ningún tratamiento, ya que se pueden causar daños irreversibles al patrimonio cultural. Lo más recomendable es crear un consenso sobre todas las medidas con profesionales en el campo de la conservación y restauración”, afirma el documento del Vaticano.

El organismo vaticano que preside el cardenal italiano Gianfranco Ravasi pide que se evite el contacto directo de los fieles con los bienes culturales “para evitar el contagio” y así eliminar la obligación de “aplicar soluciones desinfectantes” en las obras para evitar el contagio.

"El patrimonio cultural es un activo no renovable, por lo tanto, cada acción que pueda afectar su estado de conservación debe ser conocida, evaluada, documentada y sujeta a consenso con los expertos", se puede lee en el texto con orientaciones.

Así el Vaticano alerta también del uso de productos que generan desechos nocivos, como la lejía, el amoníaco y algunos detergentes, al advertir sobre su impacto en edificios y objetos de culto. La alternativa propuesta es el uso, de acuerdo con las recomendaciones de las autoridades sanitarias, de soluciones hidroalcohólicas diluidas y jabones neutros, pero siempre aplicadas “de manera controlada y bajo la supervisión de un técnico de bienes culturales”.

“Lo más adecuado para compatibilizar la desinfección de los mismos con su conservación (...) siempre sería su aislamiento durante tiempos que varíen de 9 a 14 días según las indicaciones de los expertos virólogos. Pero sobretodo y más importante debe imperar el sentido común”, puntualiza la guía de recomendaciones.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El Vaticano aconsejó aplazar los viajes “a partir de septiembre” para asistir a las audiencias del papa Francisco

El Vaticano constató seis casos de coronavirus

MAS NOTICIAS