De 3 meses a 12 días: la alarmante velocidad con la que se registraron 100.000 nuevos casos de coronavirus a nivel mundial

A medida que más países entran en una etapa de contagio exponencial, sus cifras aumentan acorde. Los países cuyas pendientes son más altas que la que mostró China

Foto: REUTERS/Manaure Quintero
Foto: REUTERS/Manaure Quintero

En su reporte diario sobre el avance del coronavirus a nivel mundial del 19 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) resaltó una estadística como uno de tres aspectos sobre los cuales posar la atención: que se había superado la barrera de los 200.000 casos confirmados a nivel global, y que mientras se habían tardado tres meses para llegar a los primeros 100.000, la cifra se había duplicado en solo 12.

Según el seguimiento de casos elaborado por el Centro para Sistemas de Ciencia e Ingeniería de la Universidad de Johns Hopkins, la cantidad de personas que han contraído la enfermedad a nivel global hacia las 3 AM (GMT) es de 272.362. De continuar la tendencia, la tercer centena de miles contagiados llegaría aún más rápido que la segunda.

La explicación radica en el hecho de que, pese a que la cantidad de casos en China -donde se originó el brote- se ha reducido a prácticamente cero, una mayor cantidad de países han entrado en una etapa de contagio exponencial. Italia, España, Alemania, Estados Unidos, Francia e Irán están al tope de esta lista. Todos cuentan con más de 10.000 casos confirmados, la mayoría de ellos en los últimos días.

Sus curvas muestran que, a medida que pasan los días, los contagios se multiplican por una constante. Es decir, si el número de casos en un día determinado es “n”, y decimos que cada individuo con el virus está expuesto, en promedio a “e” (personas en un día determinado), y que cada exposición tiene una probabilidad “p” de conllevar a una nueva infección, el número de nuevos casos cada día es “e” por “p” por “n”.

Es en base a ese criterio que expertos y comunicadores explican que un país se encuentra “una cierta cantidad de días detrás de otro”. Al seguir la misma variable, la lógica indica que la cantidad de casos aumentará de manera acorde, y después de una determinada cantidad de tiempo llegará a la cifra que su objeto de comparación reportó en un momento dado.

Distintos países y estados han ordenado ha sus poblaciones quedarse en sus casas para reducir la cantidad de contagios de coronavirus. Foto: REUTERS/Lucy Nicholson
Distintos países y estados han ordenado ha sus poblaciones quedarse en sus casas para reducir la cantidad de contagios de coronavirus. Foto: REUTERS/Lucy Nicholson

Inicialmente, China era el único país donde los casos crecían de esta manera. Por ello, la cantidad de contagios a nivel global lo hacía de manera relativamente “lenta”.

Sin embargo, una vez que el virus trascendió las fronteras del gigante asiático y se empezó a manifestar en otras naciones, la cantidad de focos y curvas se multiplicó. Y al hacerlo muchas de ellas de manera exponencial, las cifras redondas comenzaron a sucederse con mayor velocidad.

Valiéndose de medidas de aislamiento social aplicadas de manera implacable, China logró reducir su curva. Esto así al punto que en los últimos tres días no registró casos autóctonos.

Pero en los países mencionados, las curvas de contagios son prácticamente idénticas a la registrada por el país asiático antes de que las medidas mostraran su efectividad, y aún no han mostrado signos de desacelerarse. Y a medida que pasan los días, otros como Brasil, Portugal, Austria y los Países Bajos muestran signos de seguir el camino que ve un aumento diario de casos del 33 por ciento.

En tanto, en lo que respecta a la curva de decesos, España, el Reino Unido y Francia muestran una mayor cantidad de casos diarios que los registrados por China en la misma etapa. La de España es la más empinada, mientras que Italia, con más de 4.000 muertes, ya superó a China y tomó el primer lugar de la sombría lista.

FOTO DE ARCHIVO. Trabajadores del cementerio y de una funeraria con mascarillas protectoras transportan un ataúd de una persona que murió por coronavirus (COVID-19), en Bérgamo, Italia. 16 de marzo de 2020. REUTERS/Flavio Lo Scalzo.
FOTO DE ARCHIVO. Trabajadores del cementerio y de una funeraria con mascarillas protectoras transportan un ataúd de una persona que murió por coronavirus (COVID-19), en Bérgamo, Italia. 16 de marzo de 2020. REUTERS/Flavio Lo Scalzo.

En este contexto, las autoridades mundiales han implementado medidas para “aplanar la curva” de casos: es decir, que los nuevos contagios se extiendan en el tiempo en cantidades constantes o decrecientes y no crezcan rápidamente, lo que aumenta las chances de colapsar los servicios de salud y producir muertes que se podrían evitar con cuidados médicos.

Hay países que han logrado este objetivo: Singapur, Hong Kong, Taiwán y Japón son algunos ejemplos. Y si bien la curva en Corea del Sur llegó a ser la más empinada del mundo, las medidas y testeos aplicados por el gobierno lograron reducir drásticamente la cantidad de contagios y mantener la cifra por debajo de los 10.000.

En el caso de América Latina, no hay ningún país de la región libre de la pandemia. El avance de la enfermedad es implacable, aunque a diferentes velocidades y en diferentes magnitudes. La carencia de testeos sistemáticos y distribuidos en todo el territorio de los países latinoamericanos hace que los casos que se confirman fluctúen mucho cada día. Un día sin ningún caso nuevo positivo puede ser simplemente un día en que no se realizaron tests. Así y todo, hay curvas que se están empinando o que tienen rebotes cada vez más altos.

La mayor cantidad de contagios y decesos en la región se han registrado en Brasil, con 904 y 11, respectivamente. Además, las autoridades sanitarias del país declararon que el virus es transmitido de forma local y comunitaria en todo el país, es decir que ya no se limita a pacientes que lo contrajeron en el exterior o a sus allegados.

De hecho, el presidente del país, Jair Bolsonaro, admitió que puede estar infectado con coronavirus. El mandatario brasileño reconoció la posibilidad y aseguró que se hará un tercer test de Covid-19 para despejar las dudas, luego de que trascendiera que cuatro miembros de la comitiva que lo acompañó en un viaje a Estados Unidos habían dado positivo

La vasta mayoría de los países de la región y el mundo han tomado medidas drásticas para aplanar sus curvas, sin importar la cantidad de casos positivos y muertes. Los próximos días serán claves para determinar su efectividad.

Más sobre este tema:

El mapa del coronavirus en América Latina y en qué países es más preocupante la curva de nuevos casos

Una cardióloga advierte que el COVID-19 no sólo ataca los pulmones, sino también provoca muertes por infartos

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos