El Ayatollah Ali Khamenei durante la jornada de votación.Official Khamenei website/Handout via REUTERS
El Ayatollah Ali Khamenei durante la jornada de votación.Official Khamenei website/Handout via REUTERS

Los iraníes votan este viernes en elecciones legislativas en las que los conservadores parten como favoritos debido al resentimiento de buena parte de la población con el presidente moderado Hasan Rohani, sobre todo por la crisis económica y la corrupción.

Los colegios electorales abrieron a las 8H00 (4H30 GMT) y el guía supremo iraní, el Ayatollah Ali Khamenei, votó a primera hora, como acostumbra hacer.

Khamenei reiteró su llamamiento a que unos 58 millones de electores participen masivamente para “garantizar el interés nacional” y a que voten “cuanto antes”.

La undécima legislatura que saldrá de las urnas desde la revolución islámica de 1979 arrancará en un contexto de tensiones exacerbadas entre Teherán y Washington y de gran recesión en el país.

Las elecciones también se celebran casi mes y medio después de que las fuerzas armadas iraníes derribaran un avión ucraniano, un drama que ha aumentado la desconfianza hacia las autoridades.

Los iraníes yendo a votar. Nazanin Tabatabaee/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS
Los iraníes yendo a votar. Nazanin Tabatabaee/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS

En Teherán, muchos habitantes afirmaron a la AFP que se niegan a votar.

Para Amir Mohtasham, de 38 años, sin empleo desde hace dos años, “estas elecciones son en vano”. “No confío en los conservadores ni en los reformistas”.

“Sin mi voto”

Mohamad, un comerciante de alfombras de 30 años, dice haber “votado por Rohani con un sueño”. “Pero no hemos logrado nada [y] hay demasiadas mentiras”, agrega. “Si votar es legitimar, entonces será sin mi voto”.

El reformista Sadeq Zibakalam, profesor de la Universidad de Teherán, escribió el jueves en el periódico Arman que “el cambio esperado no ha tenido lugar”.

Como el regulador electoral prohibió que miles de posibles candidatos reformistas y moderados se presentasen a los comicios, la votación quedó reducida prácticamente a un duelo entre conservadores y ultraconservadores, lo cual podría alimentar la abstención.

Mujeres en Irán votando. Nazanin Tabatabaee/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS
Mujeres en Irán votando. Nazanin Tabatabaee/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS

Dependiendo del peso de los ultraconservadores en la futura Asamblea, la política exterior de apertura, aplicada por Rohani desde su elección en 2013, podría cambiar.

Los ultraconservadores se oponen a cualquier negociación con Occidente y acusan a Rohani de ser pasivo ante las amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump.

Además están ansiosos por salir del acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní alcanzado en 2015 en Viena, el gran logro de Rohani amenazado desde que Trump se retiró unilateralmente de él en 2018.

Algunos reformistas alertan de una posible victoria de los ultraconservadores si la abstención es alta.

Desde el miércoles, la televisión transmite llamamientos al voto de líderes políticos o de ayatolás.

Papeletas torpedos

Unos dibujos animados de corta duración transmitidos varias veces al día en los medios de comunicación públicos muestran las papeletas transformándose en torpedos que atacan a una flota de invasores.

Una mujer vota en Teherán. Nazanin Tabatabaee/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS
Una mujer vota en Teherán. Nazanin Tabatabaee/WANA (West Asia News Agency) via REUTERS

La abstención “aumentará la posibilidad de una agresión militar”, afirmó en Twitter Hesamedin Ashena, un asesor de Rohani que pidió a los iraníes que voten aunque no estén contentos con el gobierno.

Como el Consejo de los Guardianes, un órgano en manos de los conservadores encargado de controlar las elecciones, descartó a muchos aspirantes, menos de 7.200 candidatos se presentan para los 290 escaños del Parlamento, según el ministerio del Interior.

Washington anunció este jueves sanciones financieras, esencialmente simbólicas, contra cinco altos cargos del Consejo de los Guardianes, y denunció “la manipulación de elecciones para favorecer la agenda maligna del régimen”.

La participación en las últimas diez elecciones rondó el 60,5%, según el ministerio del Interior.

Los colegios electorales deben cerrar a las 18H00, pero el tiempo de votación se suele prolongar, especialmente en Teherán.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: