Mike Pompeo (Andrew Caballero-Reynolds/Pool via REUTERS)
Mike Pompeo (Andrew Caballero-Reynolds/Pool via REUTERS)

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, denunció este miércoles la expulsión de tres periodistas del Wall Street Journal de China e instó a Pekín a respetar la libertad de prensa.

“Los países maduros y responsables entienden que la prensa libre informa de hechos y expresa opiniones. La respuesta correcta es presentar contraargumentos, no restringir la expresión”, afirmó Pompeo en un comunicado. Y agregó que “los Estados Unidos esperan que los ciudadanos chinos disfruten el mismo acceso a información adecuada y libertad de expresión que los ciudadanos americanos”.

El régimen chino anunció el miércoles que revocará la licencia para trabajar en el país a tres periodistas acreditados del periódico estadounidense The Wall Street Journal (WSJ) por la publicación de un artículo supuestamente despectivo y racista contra China.

La columna que desató la ira de Beijing
La columna que desató la ira de Beijing

El pasado 3 de febrero, el rotativo publicó un artículo de opinión sobre la respuesta del Ejecutivo chino a la epidemia del nuevo coronavirus titulado ‘China, el verdadero enfermo de Asia’. Según Geng Shuang, vocero del Ministerio de Asuntos Exteriores, la publicación “levantó gran indignación entre el pueblo chino así como la condena generalizada de la comunidad internacional”.

La expresión “el enfermo de Asia” se utilizó de forma despectiva a finales del siglo XIX y principios del XX para referirse a China, castigada entonces por divisiones internas y los intentos de colonización de las potencias occidentales, que la obligaron a firmar una serie de tratados para obtener concesiones comerciales.

Además, el diario informó que Josh Chin y Chao Deng, ambos de nacionalidad estadounidense, y Philip Wen, australiano, tenían cinco días para abandonar el país.

La columna escrita por el reconocido analista internacional Walter Russell Mead, profesor del Bard College, también criticó la respuesta inicial del gobierno chino para hacer frente al brote del coronavirus, tildando al gobierno de la ciudad de Wuhan, epicentro del virus, de “hermético y egoísta” y consideró que los esfuerzos nacionales para atajar el contagio de ineficaces.

FOTO DE ARCHIVO: El presidente chino Xi jinping habla durante una reunión con Tedros Adhanom, director general de la Organización Mundial de la Salud, en el Gran Salón del Pueblo en Pekín, China, el 28 de enero de 2020. Naohiko Hatta/Pool via REUTERS
FOTO DE ARCHIVO: El presidente chino Xi jinping habla durante una reunión con Tedros Adhanom, director general de la Organización Mundial de la Salud, en el Gran Salón del Pueblo en Pekín, China, el 28 de enero de 2020. Naohiko Hatta/Pool via REUTERS

La columna “difamó los esfuerzos del gobierno chino y del pueblo chino para luchar contra la epidemia”, dijo Geng. además, el funcionario aseguró que el Gobierno chino “no da la bienvenida a medios de comunicación que hacen comentarios racistas y que atacan maliciosamente a China”, por lo que presentó una queja formal al WSJ.

Según Geng, Beijing pidió al periódico que reconociera “la gravedad de su error”, que se disculpara públicamente y que investigara a los responsables del artículo, conservándose el derecho de tomar “otras medidas”.

“Lamentablemente, el rotativo aún no se ha disculpado ni investigado a los responsables”, dijo Geng, por lo que las autoridades han decidido que “desde hoy, se revocan las acreditaciones de tres periodistas del WSJ”.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: