La City londinense celebra la llegada del Brexit (REUTERS/Toby Melville)
La City londinense celebra la llegada del Brexit (REUTERS/Toby Melville)

Pese al desastre financiero que muchos predecían por el Brexit, expertos de la City de Londres afirman que esta capital sigue siendo el centro financiero más importante de Europa y quizás del mundo. De hecho, el éxodo de empresas hacia otras ciudades como París o Frankfurt no se ha producido.

“Actualmente la City de Londres cuenta por el 86% de operaciones de derivados en suelo europeo y aquí no se ha visto ese nerviosismo o ese cambio en las operaciones en el flujo de moneda extranjera, en operaciones de derivadas y transacciones internacionales que podrían esperarse por el Brexit”, explica Jorge Martin, experto de la bolsa de valores de Londres. “El nerviosismo que apareció inicialmente con la firma del acuerdo no se ha visto reflejado en el movimiento de capital”, agrega.

En la City muchos consideran que al materializarse el Brexit este viernes 31 de enero, culmina el periodo de incertidumbre que afectaba nuevas inversiones y transacciones.

Iván Guevara, directivo de un fondo de inversiones ubicado en el corazón de la City, estima que la llegada del Brexit despeja el panorama económico. “El mundo de los fondos de inversión, que es donde yo trabajo, ha recibido obviamente muy positivamente la noticia de que el Brexit se confirma y que hay una fecha límite para salirse de la Unión Europea”, apunta.

“La razón es porque acaba con la incertidumbre de tantos meses atrás que habían acumulado y dilatado una cantidad de decisiones de negocios y contrataciones. Ahora las juntas directivas ya tienen un marco de referencia para planificar y decidir con algún grado de conocimiento sobre qué es lo que va a pasar”, afirma.

De hecho, en vez de salir, es posible que más empresas comiencen a llegar al Reino Unido, aprovechando los beneficios fiscales que ya se han comenzado a implementar. Es el pronóstico de William Pineda, director de la consultora Flobal Accounts. “Otro punto que refuerza que el Reino Unido se está preparando para ser más competitivo es que el impuesto de renta ha bajado del 20%, en el que estaba hace dos años, al 19% y que la proyección es que llegue al 15% en forma gradual. Este hecho atraerá más inversionistas para aprovechar estos beneficios fiscales”, aventura.

Londres continuó expandiendo su influencia como el centro financiero más importante de Europa, y por lo que hemos visto en nuestra visita a la City, la capital británica seguirá siendo, de momento, el mayor exportador neto de servicios financieros del mundo.

(Nota publicada en RFI)