Jeff Bezos (Bloomberg)
Jeff Bezos (Bloomberg)

La embajada de Arabia Saudita en EEUU desestimó las acusaciones sobre el hackeo del teléfono del magnate Jeff Bezos, que apuntan directamente a la monarquía saudita y afectan la ya comprometida imagen del príncipe heredero, Mohamed bin Salman.

Los reportes recientes que sugieren que el Reino está detrás de un hackeo del teléfono del señor Jeff Bezos son absurdos. Llamamos a una investigación sobre estas alegaciones para que podamos tener todos los hechos”, señaló la sede diplomática en Twitter.

Este miércoles, investigadores de la ONU reclamaron una pesquisa sobre el hackeo de Bezos, cuyo iPhone sufrió un funcionamiento anómalo luego de recibir un video por WhatsApp desde una cuenta atribuida al príncipe saudita, dirigente de facto del reino.

Mohammed bin Salman busca cambiar la cara del reino conservador, pero se mantiene en el centro de graves acusaciones (Reuters)
Mohammed bin Salman busca cambiar la cara del reino conservador, pero se mantiene en el centro de graves acusaciones (Reuters)

Es previsible que el informe empeore las relaciones entre el hombre más rico del mundo y el reino, que se han deteriorado tras el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi en 2018, que también era columnista del Washington Post, propiedad de Bezos.

“La información que hemos recibido indica la posible participación del príncipe heredero en la vigilancia del señor Bezos, en un intento para influenciar, si no silenciar, el reporteo que The Washington Post hace de Arabia Saudí”, dijeron los expertos de la ONU, que revisaron el teléfono en cuestión.

En enero de 2019, el tabloide estadounidense National enquirer publicó fotos y mensajes privados de Bezos sobre su relación extramatrimonial con la ex presentadora de televisión Lauren Sánchez. Bezos acusó al dueño del periódico de tratar de chantajearlo con la amenaza de publicar “fotos íntimas” que supuestamente le había enviado a Sánchez a menos que dijera en público que los informes del tabloide sobre él no tenían motivaciones políticas.

El jefe de seguridad de Bezos, Gavin de Becker, describió en marzo pasado “la relación cercana” que el príncipe heredero saudita había desarrollado con David Pecker, el director ejecutivo de la compañía propietaria del Enquirer, en los meses previos a la publicación de la historia sobre Bezos. De Becker vinculó el hackeo a la extensa cobertura The Washington Post, propiedad de Bezos, sobre el asesinato de Khashoggi.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: