Hassan Rohani, presidente de Irán
Hassan Rohani, presidente de Irán

Irán está ahora enriqueciendo más uranio que antes del acuerdo nuclear firmado en 2015 con las principales potencias del mundo y que ahora pende de un hilo desde la salida unilateral de Estados Unidos en 2018, aseguró este jueves el presidente persa Hasan Rohani en un discurso televisado.

“La presión han aumentado pero Irán continúa progresando”, señaló el mandatario, según la agencia Reuters, en referencia a la reciente escalada de tensiones entre Estados Unidos e Irán, luego de que el general persa Qassem Soleimani muriera en un operativo de Washington y en represalia Teherán ordenara un bombardeo con misiles balísticos contra una base en Irak que alberga personal estadounidense.

“Estamos enriqueciendo más uranio que antes del acuerdo”, señaló, sin aclarar si se refería a una pureza mayor en el uranio enriquecido, una mayor cantidad del elemento en sus niveles permitidos o el crecimiento en los dispositivos utilizados para enriquecer.

Las tres variables están controladas por el acuerdo nuclear, que establece que Irán no puede enriquecer uranio por encima de un nivel de 3,67% del isótopo U235, no puede almacenar más de 300 kilogramos de uranio enriquecido a niveles aceptados y no puede contar con más de 5.060 centrífugas, utilizadas para enriquecer, del modelo más antiguo y menos eficiente.

Centrífugas utilizadas por Irán en el enriquecimiento de uranio
Centrífugas utilizadas por Irán en el enriquecimiento de uranio

Tras la salida de Estados Unidos del acuerdo nuclear, conocido por sus siglas JCPOA y negociado por la administración del entonces presidente Barack Obama, que significó la vuelta de sanciones económicas contra Irán, Teherán ha estado reduciendo progresivamente sus compromisos adoptados en aquel entonces.

Precisamente el acuerdo preveía el levantamiento de estas sanciones, que están ahogando a la economía iraní, a cambio de que Irán aceptara limitar su programa nuclear a fines pacíficos y permitiera el ingreso de inspectores internacionales a sus instalaciones para corroborarlo. Fue firmado en 2015 por Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido, China y Rusia, por una parte, e Irán por la otra.

Pero en 2018 el presidente estadounidense Donald Trump ordenó el retiro de su país, alegando que Teherán estaba usando los beneficios obtenidos por el acuerdo para financiar sus actividades desestabilizadoras en el extranjero, y el JCPOA perdió casi todo su impulso debido a que las sanciones de Estados Unidos eran las más importantes que pesaban sobre Irán.

La planta de agua pesada en Arak, parte del complejo nuclear iraní (Archivo)
La planta de agua pesada en Arak, parte del complejo nuclear iraní (Archivo)

En este contexto, sin llegar a abandonarlo del todo, aún, Irán ha estado violando progresivamente los límites, en un intento de presionar a los restantes países firmantes del acuerdo.

Por ejemplo, recientemente ha enriquecido uranio a un nivel de 4,5% del isótopo U235, ha alcanzado una reserva de 301 kilos de uranio y ha comenzado a operar centrifugas más modernas.

“No tenemos límites en el programa nuclear, y estamos aumentando el enriquecimiento cada día”, agregó este jueves, de acuerdo a la cadena Fox News.

Su anuncio llega pocos días después de que el Reino Unido, Francia y Alemania, firmantes europeos del JCPOA, activaran el mecanismo de resolución de disputas incluido dentro del mismo acuerdo nuclear para dar cuenta de las violaciones iraníes, y que contempla en última instancia la imposición de nuevas sanciones económicas sobre el país.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: