El pueblo de Ryrkaypiy, ubicado en el norte de Rusia, debió cancelar todas sus actividades públicas y poner guardias en sus escuelas por un motivo poco convencional: resguardar a los vecinos de una invasión de osos polares. De acuerdo a los habitantes, más de 50 ejemplares deambulan por las calles del pueblo.

La teoría más abonada a los expertos apunta al cambio climático: indican que el deshielo en las costas está dificultando su posibilidad de conseguir comida y, por ende, forzando a los osos a adentrarse en el continente para buscar su sustento. Algunos expresaron que las incursiones son tan frecuentes que los aproximadamente 700 habitantes del pueblo deberían ser evacuado de manera permanente.

“Creo que el pueblo no debería seguir allí. Tratamos de controlar la situación, pero nadie quiere pensar que podría llegar a pasar dentro de tres o cinco años”, expresó un científico.

Sin embargo, el fenómeno solo se volvió frecuente en el último tiempo. Un habitante le dijo a la agencia Tass que cinco años atrás el número de osos que llegaba al pueblo no superaba los cinco.

Declaraciones de Tatyana Minenko, líder de la patrulla de osos del pueblo, parecen confirmar la tesis acerca de la imposibilidad de conseguir comida. Le dijo a una agencia rusa que hay osos grandes y pequeños, pero que la mayoría parecía tener poca masa.

En tanto, un conservacionista del foro mundial para la naturaleza indicó que el área en el que está el pueblo experimentó temperaturas inusualmente cálidas. “Si el hielo fuera lo suficientemente firme para los osos, o al menos algunos de ellos, ya se hubieran ido al mar, donde podrían cazar focas o moluscos”.

Otro ejemplo de la creciente cantidad de contacto entre osos polares y seres humanos tuvo lugar a principios de esta semana, cuando circularon imágenes de un ejemplar con el mensaje “T-34” pintado en un costado de su cuerpo. Esta leyenda es el nombre de un antiguo buque de la Segunda Guerra Mundial y podría causar estragos en la forma de supervivencia de este animal.

Sergey Kavry, miembro del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), publicó el triste video el pasado sábado, después de que se viralizara entre las conversaciones de sus conocidos en WhatsApp. “¡¿Por qué?!, ¿Por qué?”, cuestionó Kavry en la plataforma creada por Mark Zuckerberg, donde además explicó algunos de las complicaciones que tendrá el oso polar a partir de ahora: “¡No podrá cazar discretamente! Por inanición, comenzará a tomar presas, morirse o paralizar a otros”.

Más sobre este tema: