El Boloencierro es un evento popular en Mataelpino: en lugar de ser perseguidos por toros, los corredores huyen de una bola gigante que atraviesa las calles del pueblo (Foto: captura video Twitter)
El Boloencierro es un evento popular en Mataelpino: en lugar de ser perseguidos por toros, los corredores huyen de una bola gigante que atraviesa las calles del pueblo (Foto: captura video Twitter)

En los tradicionales encierros de España, los corredores no solo huyen de toros asustados. En algunas regiones, los bovinos fueron sustituidos hace tiempo por objetos, como en la localidad madrileña de Mataelpino, donde los participantes se divierten escapando de una bola gigante que recorre a gran velocidad las calles del pueblo. Y al famoso evento, conocido como "el boloencierro", no falta ni el alcalde.

Javier de los Nietos, regidor de Mataelpino, no quiso perderse este domingo la famosa fiesta local. Justo este año, había tomado la decisión de cambiar el peso de la bola, tras los numerosos accidentes que se registraron en el encierro de 2018. De 200 kilos, la esfera pasó a tener un peso de 30 kilogramos, gracias al uso de un material mucho más ligero en su confección. Una decisión que será, con toda probabilidad, una de las que más agradezca el alcalde de entre todas las de su mandato.

Durante la carrera, la bola atrapó a Javier de los Nietos. En un video publicado en redes sociales, se ve el momento en el que la esfera golpea al regidor en la cara, que por el impacto, se estrella contra el suelo violentamente.

Este era el primer año que se obligaba a los participantes a utilizar casco, después de que en las fiestas de 2018 un hombre sufriera un traumatismo craneoencefálico y en 2017 otro participante se rompiera tres costillas. Estos motivos llevaron al Consistorio a reducir el peso de la bola, que seguía teniendo el mismo tamaño pero estaba compuesta por un material más ligero (Video: Twitter @PedroAmple)

"Mataelpino. Hogar del boloencierro. Este año el alcalde decide bajar el peso de la bola de 200 a 30 kilos tras los accidentes de ediciones pasadas. Pese a esta medida, una persona se rompe la clavícula. Esa persona es el propio alcalde. Te quiero España", escribió Pedro Ample, el ciudadano que subió a Twitter el video del accidente.

Aunque Javier de los Nietos no se fracturó la clavícula, como apunta el tuit, sí tuvo que ser trasladado al hospital de Villalba, donde le curaron algunas heridas, le dieron dos puntos de sutura en el codo, y comprobaron que las lesiones no eran de gravedad. Así lo confirmó también el regidor, que dijo al diario español El Mundo que a pesar del "aparatoso golpe", el accidente "no fue nada" y se encuentra "bien".

Con pantalones negros y camiseta blanca, el alcalde se ve en esta captura cayendo al piso tras el impacto (Foto: captura video de Twitter @PedroAmple)
Con pantalones negros y camiseta blanca, el alcalde se ve en esta captura cayendo al piso tras el impacto (Foto: captura video de Twitter @PedroAmple)
El regidor tuvo que ser trasladado al hospital, donde comprobaron que las lesiones no eran graves (Foto: captura video de Twitter @PedroAmple)
El regidor tuvo que ser trasladado al hospital, donde comprobaron que las lesiones no eran graves (Foto: captura video de Twitter @PedroAmple)

Además de modificar el peso de la bola, este es el primer año que se obliga a los corredores a utilizar un casco protector en la cabeza. La medida se implementó después de que en 2018 uno de los participantes sufriera un traumatismo craneoencefálico severo tras ser golpeado por la esfera. También el boloencierro de 2017 registró heridos: uno de ellos se rompió tres costillas, mientras que el segundo permaneció varios días en coma inducido después de golpearse brutalmente la cabeza y sufrir un coágulo.

"Sigue siendo un evento festivo y único, pero siempre hay que asumir que puede haber accidentes fortuitos", contó el alcalde al diario español, tras destacar la rápida asistencia de los equipos de emergencia que se hallaban en la zona e insistir que su accidente prueba que es imprescindible el uso del casco.