Una mujer sostiene un cartel con la imagen de Simon Cheng, en las afueras del consulado británico en Hong Kong. (REUTERS/Willy Kurniawan)
Una mujer sostiene un cartel con la imagen de Simon Cheng, en las afueras del consulado británico en Hong Kong. (REUTERS/Willy Kurniawan)

El empleado del consulado de Reino Unido en Hong Kong que había sido detenido en China regresó a la ex colonia británica, anunció este sábado su familia.

Simon Cheng desapareció tras viajar el 8 de agosto a la ciudad de Shenzen, fronteriza con Hong Kong. El miércoles, el gobierno chino anunció que el empleado consular cumplía una detención de 15 días.

"Simong Cheng regresó a Hong Kong", anunció su familia en Facebook, precisando que se tomará un tiempo para "descansar y recuperarse".

Cheng tenía previsto regresar el mismo 8 de agosto a Hong Kong en un tren de alta velocidad. Había enviado un mensaje a su pareja diciéndole que estaba a punto de cruzar la aduana.

Pero entonces se perdió su rastro, hasta que Beijing confirmó que lo había detenido durante 15 días por haber infringido una ley de seguridad pública.

Las relaciones entre Beijing y Londres se tensaron con el inicio, hace dos meses, de la contestación en la excolonia británica, que fue devuelta a China en 1997 en virtud de un acuerdo que concedía a Hong Kong un estatuto de semiautonomía.

Simon Cheng.
Simon Cheng.

El portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Geng Shuang, destacó el miércoles que el empleado no tiene nacionalidad británica, sino hongkonesa, "es decir, china". "Por tanto, se trata exclusivamente de un asunto interno de China", declaró el vocero.

Por su parte, la prensa china había informado que la causa del arresto era que Cheng había "contratado prostitutas".

El diario Global Times, de retórica nacionalista, afirmó que la policía no había contactado con la familia de Simon Cheng tras su detención a petición del joven. "Gracias al ministerio británico de Relaciones Exteriores y a los medios, que dieron demasiada importancia a este caso, ahora todo el mundo se enteró", ironizó el periódico.

(REUTERS/Willy Kurniawan)
(REUTERS/Willy Kurniawan)

Pero la familia del joven, de 28 años, rechazó las afirmaciones del periódico, escrito en inglés, y denunció una acusación "totalmente inventada". "Todo el mundo debería ver que es una broma", escribió en Facebook.

Hong Kong atraviesa su peor crisis política desde la retrocesión, con manifestaciones casi diaria para denunciar el control cada vez mayor de Pekín sobre sus asuntos internos, en violación del principio "Un país, dos sistemas".

Las autoridades chinas intensificaron sus controles en las fronteras desde el inicio de las manifestaciones. En algunos casos inspeccionan los teléfonos de algunos pasajeros.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: