Borja (en la imagen) salvó a una mujer a la que golpeaban dos rateros en una calle de Málaga. Al enfrentarse a los atracadores, uno de ellos sufrió un fuerte traumatismo en la cabeza y perdió la vida dos días después de la pelea, por lo que Borja fue condenado a dos años de prisión. La sociedad española exige su indulto (Foto: El Mundo)
Borja (en la imagen) salvó a una mujer a la que golpeaban dos rateros en una calle de Málaga. Al enfrentarse a los atracadores, uno de ellos sufrió un fuerte traumatismo en la cabeza y perdió la vida dos días después de la pelea, por lo que Borja fue condenado a dos años de prisión. La sociedad española exige su indulto (Foto: El Mundo)

El 8 de abril de 2015, la vida de Borja, un joven español que entonces sólo tenía 22 años, cambió para siempre. Tomó la decisión de enfrentarse a dos atracadores que agredían a una mujer en una calle de Fuengirola. Y durante el forcejeo, le propinó dos puñetazos a uno de los rateros, de nombre Pedro Toro Timeo.

El segundo golpe que le lanzó "en el cuello o en el hombro" al delincuente, hizo que este cayera al suelo, y se diera en la cabeza. El criminal sufrió un traumatismo craneoencefálico que le llevó a morir dos días después en el hospital.

La muerte de Pedro Toro Timeo sumió a Borja en un proceso judicial agotador. Se convirtió en el acusado de un delito que nunca imaginó; afrontó los costos de un representante legal que nunca tuvo previstos; y escuchó cómo el magistrado del Juzgado de lo Penal Número 9 de Málaga lo encontraba culpable "de un delito de homicidio imprudente".

¿El resultado? Una condena a dos años de prisión y € 178.000 (USD 200.000) en concepto de indemnización a los familiares de "la víctima". Un fallo que puso en pie de guerra a la indignada sociedad española e incendió las redes. La gran mayoría coincidía: el chico sólo quería ayudar, y salvar a una mujer a la que golpeaban sin parar en la cabeza.

"Ahí, ahí. Duro con ellos. Quién le mandaba meterse en problemas, con lo tranquilo que podía haberse quedado mirando, como hacemos casi todos" escribió en su cuenta de Twitter el reconocido escritor y periodista español Arturo Pérez Reverte.

A pesar de que la sentencia es firme, y que el caso manchará irremediablemente el futuro de Borja, el estudiante universitario de Derecho y Económicas y amante del surf podría aún evitar la pena de cárcel.

La condena no supera los dos años

Hechos probados del documento de sentencia (Foto: La Razón)
Hechos probados del documento de sentencia (Foto: La Razón)

En España, las condenas que no superan el período de dos años, permiten a jueces y magistrados suspender la ejecución de la pena, es decir, debatir si es necesario que el delincuente ingrese finalmente en prisión.

Para ello analizan las circunstancias del delito, el entorno familiar y social del condenado y su vida personal. También analizan su actitud posterior, especialmente lo que se refiere a la reparación del daño. También consideran la probabilidad de que el condenado vuelva a delinquir.

Dado que Borja no tiene antecedentes, estudia, cuenta con un trabajo como agente inmobiliario y su entorno es estable, todo parece apuntar que no tendrá que cumplir la condena dentro de la cárcel. Además, ya ha pagado una parte pequeña de la indemnización de USD 200.000 que deberá entregar a las hijas del ladrón.

La defensa solicitó la suspensión de la ejecución de condena

El abogado defensor de Borja ya presentó una petición de suspensión de ejecución de la pena de cárcel, para que el joven español no tenga que entrar a la fuerza en el reclusorio.

El juzgado trasladó la solicitud a las dos acusaciones particulares (las hijas de Pedro Toro Timeo, también veinteañeras) y a la Fiscalía, y ellos deberán opinar acerca de la petición de la defensa. El juez resolverá en base a sus informes. Según explicó el diario español El Mundo la defensa también recurrió la sentencia ante el Tribunal Constitucional, una corte que conoce casos en los que pueda darse la violación de un derecho fundamental, y que rechaza cada año el 99% de los recursos de amparo.

La Fiscalía no se ha pronunciado sobre la suspensión

El juez fijó una pena de dos años, lo que podría suponer que es favorable a la suspensión de la ejecución de la condena (Foto: especial)
El juez fijó una pena de dos años, lo que podría suponer que es favorable a la suspensión de la ejecución de la condena (Foto: especial)

Cuando comenzó el juicio, la Fiscalía pidió una condena de dos años y medio, con lo que quería asegurarse de que el acusado, o sea Borja, ingresara en prisión.

Sin embargo, en su fallo, el juez dictaminó dos años de condena, lo que podría significar que es partidario de esta suspensión. El homicidio por imprudencia grave por el que condenaron al joven español se castiga con penas de prisión de entre 1 a 4 años.

Un último recurso: el indulto

El partido de extrema derecha VOX y 15.000 firmas recogidas en la plataforma Change.org han pedido el indulto para Borja.

En España, esta medida de gracia la concede el Rey, a propuesta del Ministro de Justicia, previa deliberación del Consejo de Ministros.

Según reportó este miércoles el diario El Español, el ejecutivo liderado por Pedro Sánchez estaría considerando proponer el indulto a Borja.